ALGUNA DIA TENÍA QUE SER.

 

Y por suerte ha sido en el finde de STC 2000 en el Oscar y Juan Gálvez porteño, cuando por fin se produjo el ansiado regreso del público a las competencias, interrumpido desde mediados de marzo por el coronavirus.

No fye un regreso total, porque únícamente hubo habilitadas 500 personas que consiguieron sus entradas, como una muestra de ansiedad por volver a ver las carreras en una tribuna. Esas personas estuvieron distribuidas en las zonas del Palco Oficial y las Plateas A y B, donde se delimitó un espacio de ocupación de cuatro metros cuadros por persona. Asimismo la presencia del público estuvo controlada por un estricto protocolo establecido por el Gobierno de la Ciudad y las autoridades del autódromo.

El marco de tribunas despobladas que tuvo el Súper TC 2000 en sus fechas iniciales no se repetió en el Gálvez. Fue autorizada la presencia de 500 espectadores.

De esta forma el automovilismo, que fue el primer deporte en Argentina en regresar a la actividad en medio de la cuarentena producto de la pandemia por el Covid-19, también marcó el camino para la vuelta de los espectadores de la mano del Súper TC2000, cuya programación también incluyó al TC 2000 y Fiat Competizione que dicho sea de paso, va despidiéndose debido a que cesará una vez culminado su calendario.

Deportivamente el fin de semana también resultó especial para el Súper TC 2000 y no sólo porque disputaba dos fechas, sin recargos, sino porque transitó el corto trazado 2760 metros y bien veloz. Estas características pusieron en alerta a los pilotos sobre la durabilidad de los neumáticos sobre lo que había llevado a advertir sobre la cuestión a  Matías Rossi, actual líder del campeonato.

Fue una buena noticia que de a poco vuelva el público a las carreras. El Súper TC 2000 dio el primer paso y el TC va en camino de imitarlo en San Juan, de conseguir la autorización del gobierno provincial para sus dos fechas finales.
-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre