DAYTONA TIENE ESE NO SE QUE…

Un día corriendo en uno de los circuitos más clásicos del mundo, rodeado de una atmósfera muy especial; 24 horas donde ocurren un sinnúmero de alternativas para otorgar intensos pasajes a la carrera.

La edición 59ª estuvo acorde a lo que te decimos; hasta cuando faltaron seis minutos, la pelea por ganar no dio respiro, reducida a segundos de diferencias en la clase principal de los DPI, entre el Acura nº10 del Wayne Taylor Racing compartido por Helio Castroneves, Alexander Rossi, Filipe Albuquerque y Ricky Taylor y el Cadillac de Chip Ganassi Racing, ganador seis veces en Daytona, que volvió a la Serie IMSA tras un año de ausencia, auto que condujeron Renger van der Zande, el reciente ex-F1 Kevin Magnussen y Scott Dixon.

A sólo seis minutos que cayera la bandera a cuadros, quedó con el poco camino por delante despejado para el Acura en manos de Albunquerque, cuando al Cadillac conducido por van der Zande se le rompió la cubierta trasera derecha (tres horas tuvo el mismo problema), allí quedó sellado el resultado de las 24 Horas.

Las últimas cuatro horas de carrera fueron un intercambio constante en la lucha por las primeras cinco posiciones en la clase DPi. El Acura nº10 de Wayne Taylor Racing, los Cadillac  nº01 de Chip Ganassi (el auto utilizado por el Juncos Racing, que manejara Agustín Canapino, comprado al equipo del argentino cuando resolvió alejarse de la Serie IMSA) junto al nº48 del equipo Action Express e incluso el Mazda nº55 que había perdido una gran cantidad de vueltas en el arranque, libraron una dura batalla.

Helio Castroneves, Alexander Rossi, Filipe Albuquerque, Ricky Taylor
los triunfadores en la Victory Lane (Foto gentileza LAT USA).

Con la gran victoria el Wayne Taylor Racing empató el récord al conquistar su tercer triunfo consecutivo en las 24 Horas de Daytona (suma cuatro en los cinco años anteriores), con la utilización de un nuevo auto y la renovada alineación de pilotos.

Filipe Albuquerque mantuvo a distancia a Kamui Kobayashi y a Renger van der Zande (ambos parte de los equipos ganadores con Wayne Taylor de las últimas dos temporadas, quienes buscaban convertirse en los primeros ganadores de tres 24 Horas al hilo.

El duelo entre Albuquerque y Van der Zande en la media hora final resultó electrizante, frustrado como te mencionamos, por la goma rota en el Cadillac de Chip Ganassi Racing.

Kamui Kobayashi (compañero de José María López en el Toyota Gazoo Racing en el Mundial de Resistencia), Jimmie Johnson el rey del NASCAR, Simon Pagenaud y Mike Rockenfeller finalizaron segundos con el Cadillac nº48, mientras el Mazda nº55 de Harry Tincknell, Oliver Jarvis y Jonathan Bomarito se recuperó de fallas mecánicas y eléctricas y culminaron terceros. En tanto el Acura nº60 del conocido Juan Pablo Montoya, Oliver Pla, Dane Cameron y AJ Allmendinger finalizó cuarto y el top cinco lo cerró el Cadillac nº01 de Renger Van der Zande, Kevin Magnussen, y Scott Dixon, que de no haber sido por el neumático destruído, podrían haber celebrado el triunfo.

Kobayashi ubicado segundo al detenerse el Cadillac, no tuvo lo suficiente para alcanzar a Albuquerque, quien llevó a la primera victoria general en Daytona a la marca Acura. Al terminar la temporada pasada, Wayne Tailor Racing se desvinculó de General Motors (GM) después de 28 años, por ende dejó de participar con Cadillac (marca perteneciente a GM) y pasó a competir con Acura, para lo cual en los últimos dos meses el alistamiento para Daytona fue contrareloj. A su vez modificó la alineación de pilotos, contrató a Albuquerque e ingresó Ricky Taylor (hijo mayor de Wayne), así como a Helio Castroneves y Alexander Rossi. El trío había conducido con Acura las últimas tres temporadas con el equipo Penske, pero necesitaban de otro trabajo desde que Penske dejó de competir en 2020.

El Wayne Taylor Racing hizo que la marca japonesa Acura, se impusiera por primera vez en las 24 Horas, para cortar la racha de cuatro victorias de Cadillac. Para Albuquerque y Ricky Taylor resultó la segunda victoria, mientras que Helio Castroneves y Alexander Rossi ocuparon el centro del podio en la Victory Lane por primera vez.

¡Que momento!, el duelo por la victoria queda trunco a minutos de la finalización, una cubierta detiene al Cadillac de Chip Ganassi.

Nueve fueron los pilotos latinoamericanos que corrieron: Castroneves, Montoya, Gabby Chaves, «Pipo» Derani, Augusto Farfus, Marcos Gomes, Mateo Llarena, Felipe Nasr y Daniel Serra. Acaso haya faltado el nombre del argentino campeón del mundo del Mundial de Resistencia (WEC), José María López. Daytona, la Serie IMSA, podría resultar tierra muy fértil para Pechito, avalado por sus innegables aptitudes y tan valiosa experiencia recogida en carreras endurance, coronada con el título el año pasado. 

¿Que ocurrió en las restantes clases?

LMP2. La victoria le correspondió al prototipo nº7 del Era Motorsport manejado Dwight Merriman, Kyle Tilley, Ryan Dalziel, Paul-Loup Chatin.

LMP3. La tripulación del Riley Motorsport integrada Spencer Pigot, Oliver Askew, Gar Robinson y Scott Andrews, la triunfadora.

GT Le Mans. El éxito quedó en manos del Chevrolet Corvette nº3 de Antonio García, Jordan Taylor y Nicky Catsburg.

GT Daytona. El Mercedes Benz nº57 del Winward Racing, con Mario Engel, Indy Dontje, Philip Ellis y Russel Ward pilotos, los ganadores.

A propósito del español Antonio García, ganador en la clase GT Le Mans, revuelo y controversia se produjo cuando, una vez finalizada la carrera con el triunfo, sometido al examen de Covid-19, su resultado dio positivo. García se mostró extrañado, según expresó contrajo la enfermedad «a finales de diciembre» y tuvo síntomas. «Entonces -amplió- pasé como dice el protocolo un mínimo de 10 días aislado y esperando estar al menos cuatro más sin síntomas. Viendo el revuelo, me gustaría haberlo compartido con vosotros, y así no les hubiera extrañado tanto como a mí. Desde que me dieron el alta el 8 de enero, nunca imaginé que volviera a dar positivo en algún test de los que hice posteriormente «, escribió en sus redes sociales.

El madrileño afirmó sentirse «molesto por tener que hablar de esto, parece más importante que ganar Daytona«. García, ganador por tercera vez de las 24 Horas de Daytona , dio positivo en el análisis previo a abandonar Estados Unidos. El equipo Corvette Racing precisó que, en cuanto lo supo, sacó a Antonio García de la carrera, pese a que no experimentó síntomas, a la vez que informó a todas las personas que tuvieron contacto con el piloto.

Foto portada: gentileza motorsport image.

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. Corrijo un dato. El Cadillac de Juncos Racing que mencionan, NO es el que manejó Canapino, ya que ese auto se destruyó en un accidente en otra carrera, al mando del brasileño Victor Franzoni. En consecuencia, Juncos compró un nuevo vehículo, con el que corrieron una o dos carreras más, y luego se lo vendieron a Ganassi.

    Saludos

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre