ESTE ES EL HOMBRE QUE PUEDE LLEVAR  a Facu Regalia a la Fórmula 1, en más de un sentido. Se llama Franz Hilmer.

Por supuesto que el número 1 en ese sentido es Felix Regalia, el papá de Facu, que hasta acá vino bancando la parte del león en la campaña automovilística de su retoño. Pero Felix conoce a Franz y seguro que piensa lo mismo.

A muchos los sorprendió la noticia, cuando se anunció que Facu correría en la GP2 en el Hilmer Motorsport, propiedad de este industrial alemán, y no en el de Adrián Campos, el español que maneja la carrera del argentino radicado en la Madre Patria. Tengan por seguro que la maniobra no carece de inteligencia.

Facundo Regalia, piloto del Hilmer Motorsport en la GP2 del 2014.

“Conoci a Hilmer a principios del año pasado -relató Facu a VA en su presentación en el ACA- La relación se hizo más fuerte después que gané en Nurburgring. Ahí empezó a hablar con más frecuencia con mi manager Adrián Campos. Así surgió la posibilidad de ir a su equipo. Es un tipazo, con mucha experiencia y creo que juntos haremos una gran temporada. El hecho que mi compañero de equipo (Daniel Abt) sea alemán no me preocupa porque sé que Hilmer es una persona sería y nos dará a ambos la misma atención.”

El industrial bávaro Franz Hilmer.

Franz Hilmer puede ser un desconocido para las grandes ligas, pero parece movido por una ambición inagotable para alcanzar él mismo el máximo círculo del automovilismo mundial. “La Fórmula 1 siempre ha sido un sueño para mí” dijo Hilmer en una entrevista a Motorsport-Magazin.com durante 2013.

Su equipo, el Hilmer Motorsport, la primera escuadra alemana de la GP2, se formó a fines de 2012, cuando el industrial compró el Ocean Racing Technology, que era propiedad del piloto portugués Tiago Monteiro, ex Jordan en F-1 (y el mismo que corre en el WTCC y que en 2014, como piloto oficial Honda, será rival directo de Pechito López). Monteiro se vio obligado a vender la escuadra porque el gobierno de su país no honró los compromisos publicitarios pactados, a causa de la crisis económica que afligía ya entonces a la Península Ibérica. El Ocean Technology era el antiguo BCN Competición, el team con el que Esteban Guerrieri hizo toda la temporada 2004 (¡una década atrás!) de la F-3000: Monteiro se lo había comprado a Enrique Scalabroni a fines de 2008…

Puesto en funciones en 2013, el Hilmer Motorsport se afincó en Vespolate, Italia, en la sede del JD Motorsport, gracias a los oficios de quien sería team-manager, el italiano Gianni Bianchi, el mismo que desempeñara ese rol en el Kaufmann Motorsport (KMS) cuando Norberto Fontana logró el título alemán de la F-3 en 1995. Ese año Bianchi llevó a ese equipo a un compatriota, Jarno Trulli, que ganó el título un año después; el manager le vendió entonces el contrato del piloto a otro pez gordo, Flavio Briatore, quien lo puso en F-1.

En 2013, el Hilmer Motorsport fue, junto con el equipo campeón de la GP2, el Russian Time, el que más competencias ganó en la temporada, cuatro, con tres pilotos distintos.

Hilmer sabe cómo financiar sus proyectos. Después de trabajar diez años en la industria de las máquinas herramientas en su país, fundó Formtech GmbH, una compañía que fabrica piezas de precisión para la industria automotriz y, también, para la competición.

Un trabajador en Formtech GmbH.

Formtech está situada en  Niederwinkling, en Baviera, al sur de Alemania, allí dónde este año se trasladará el equipo de GP2, ahora transformado en el Sahara Force India Driver Development, una suerte de representación oficial de la escuadra Force India de F-1 en la categoría inmediatamente inferior.

En 2007, Hilmer creó la división de materiales avanzados de la Formtech, para fabricar piezas en aluminio y en titanio para autos de carrera, y un año más tarde adquirió los activos del liquidado equipo de Fórmula 1 SuperAguri, utilizando la base de Leafield (que había sido propiedad de la Arrows Grand Prix hasta que el equipo que entonces era de Tom Walkinshaw fue a la quiebra en 2001) para formar una nueva compañía, la Formtech Composites. Quien había sido director técnico de SuperAguri, el ex diseñador de McLaren en F-1 Mark Preston, se convirtió en el responsable de la nueva compañía. 

La actual sede de Formtech Composites, en Abingdon, Inglaterra,

Con la nueva empresa, Hilmer se convirtió en abastecedor directo de partes para coches de Fórmula 1. Su especialidad son las trompas; también posee facilidades para efectuar los crash-test. Allí comenzó su vínculo con Force India: “Tenemos una larga relación, casi familiar” admitió en una entrevista al Mittelbayerische en mayo de 2013. También con otros equipos como Renault –luego LotusToro Rosso y Sauber. A comienzos de 2012, la compañía le cedió su sede de Leafield a Caterham y se estableció en Abingdon. En su condición de proveedor de Force India, conoció a otro empresario en la misma situación: Felix Regalia, propietario de Varlion, que fabrica la ropa del equipo.

El sueño de la F-1 se fue haciendo lentamente realidad para Hilmer, quien en sintonía con la compra de SuperAguri, solicitó a la FIA en 2009 su entrada a la máxima categoría. Era la época en que el máximo organismo esperaba reducir notablemente los costos de la F-1 para introducir nuevos equipos, y había establecido un tope de gastos de 45 millones de dólares. El audaz alemán había planeado un nombre grande para su sueño: pensaba llamarlo Brabham Grand Prix, como la marca fundada por Jack Brabham, tres veces campeona del mundo, y que fuera propiedad de Bernie Ecclestone entre 1972 y 1988. “Brabham es una leyenda, queremos competir con ese nombre” decía Hilmer, por entonces. Hubo cerca de una quincena de postulantes a subirse al carro de la F-1, pero la FIA admitió finalmente a tres: Virgin (hoy Marussia), Campos Meta (luego HRT) y el desastroso, abortado USF1 que se llevó las ilusiones de Pechito López (y unos 800 mil dólares nunca restituidos).

Cuando en 2010 HRT rompió con Dallara, que le fabricaba los chasis, Preston, como director de Formtech Composites, se ofreció a construirlos en su bunker de Leafield. Tenía la tecnología para hacerlo: de hecho había remodelado el SuperAguri SA06 de 2006 para transformarlo en el FV10, un coche que Andy Soucek y Luis Razia, los pilotos de reserva de Virgin de aquel año habían probado largamente en España. Pero Hilmer desautorizó la negociación: no le tenía fe a su posible socio…

El FV10, el coche de F-1 que puso en pista la Formtech.

Cuando compró el equipo de GP2, afirmó “Nos interesa mucho estar cerca de la Fórmula 1”. Por supuesto que ya lo está. No son pocos los analistas que sugieren que, con los problemas que afrontan los dueños de Force India, Hilmer podría ser a mediano plazo el salvador del equipo. El indio Vijay Mallya (dueño del 42,5 por ciento del equipo)  hace lo imposible para salvar su imperio, arrastrado al desastre por la enorme deuda de la aerolínea de su propiedad, Kingfisher Airlines, que debe 2.000 millones de dólares. Mallya está en tratativas para vender otra de sus compañías, la licorera United Spirits, a la Heineken, que ya depositó 135 millones de dólares como parte de la negociación; con ese dinero, el que reciban de Formula One Management (FOM) por los derechos de TV del 2013, más lo que aporte Sergio Pérez, el Force India funcionará durante 2014.

El otro dueño del equipo, Subrata Roy Sahara (propietario de otro 42,5 por ciento), no está muy interesado en la F-1: llegó allí después de prestarle dinero a Mallya, que transformó la deuda en acciones de la escuadra. Subrata Roy Sahara es perseguido por la justicia de su país, que el viernes allanó la mansión del empresario, sin encontrarlo. El 15 por ciento restante del equipo es propiedad de la familia Mol, ex dueños de la escuadra (cuando se denominaba Spyker), de origen holandés: se presume que fueron quienes hicieron los contactos entre Mallya y Heineken.

En definitiva, demasiados problemas para un equipo que aspira a sostenerse en las ligas medias de la F-1. Si Mallya y Roy Sahara no pueden seguir adelante, Hilmer está en pole-position para cumplir su largamente acariciado sueño. Tiene los medios, también la tecnología, está en el sitio y en el momento adecuado. En ese caso, ¿incluirá a Facundo Regalia, a quien conoce desde hace tiempo? Como siempre, los resultados mandan…

Por P.V.

Fotos: Formtech GmbH y Formtech Composites

 

-publicidad-

10 COMENTARIOS

  1. Pablo, Ud. que ha recibido alguna vez críticas de mi parte, aunque también felicitaciones, nuevamente me demuestra que sabe hacer notas interesantes y amenas al mismo tiempo.

    Muy buena y esclarecedora nota!!!

    Un abrazo. jorge.

  2. MUY BUENA NOTA, ES DIFICIL ENCONTRAR NOTAS COMO ESTAS, SON UN BAÑO DE REALIDAD: EN EL AUTOMOVILISMO: DESDE UN KART A UN F 1, SE NECESITA FORTALEZA ECONOMICA. TE FELICITO PABLO.

  3. incluira a facu siempre que papaito felix prometa aportar cosas a la escuderia y cumpla no como hasta ahora que financia la carrera de su hijo con la equipación del equipo y aun no paga lo que debe…..

  4. Primero que Felix Regalia ponga las nóminas de sus trabajadores al día y los pagos a los proveedores y luego si sobra que tire el dinero en F1.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre