TRÁMITE VELOZ.

Es lo que resultó la definición del título de Súper TC 2000 en el Oscar y Juan Gálvez. No sorprendió, porque la amplia ventaja (26 puntos sobre 30 en juego) de Matías Rossi sobre Agustín Canapino no ilusionaba con muchas emociones conociendo la capacidad y experiencia de Matías para manejar este tipo de situaciones, y la gran confiabilidad de su Toyota que en las anteriores once fechas nunca lo había dejado a pie.

Una impecable largada le permitió a Canapino, superar al poleman Santero y tomar un liderazgo que no dejó hasta el final. Igual el triunfo no le alcanzó para quitarle el título a Rossi, tercero.

No hubo sorpresas. Y así desde la largada, cuando Agustín le quitó el primer lugar a Julián Santero. hasta que en ese mismo orden recibieron la bandera a cuadros, las 24 vueltas se convirtieron en un tedioso espectáculo. Con la sola inquietad de ver si alguna falla mecánica o un toque, pudiese quemar los papeles de campeón a Matías, quien simplemente se conformó con mantener el tercer puesto. Ni por asomo estuvo esa posibilidad. Nadie arriesgó más de la cuenta en un circuito 6, que con la dificultad para los sobrepasos, mucho tuvo que ver en el aburrimiento. Habrá que avisarle al “genio” que lo eligió para la definición, que no es el mejor camino para que la categoría recupere la atención de los aficionados.

“Estoy feliz porque hace tiempo que no ganaba un campeonato en la categoría”,  fueron las palabras iniciales de Rossi, recordado que su anterior coronación en el Super databa de 2013, antes que llegasen los festejos en Turismo Carretera (2014) Turismo Nacional (2014) y Top Race (2019). Con la nueva reconquista Rossi ha llegado a cinco títulos entre los tres (2006-2007-2011) de la época de TC 2000, y el par restante (2013-2020) del Super. Y quedó a un par de escalones de los siete que como récord posee Juan María Traverso, espectador desde el box de Toyota en la cálida jornada del Gálvez.

El festejo de Matías Rossi y la gente de su equipo junto con Exequiel Bastidas (TC 2000) y Jorge Barrio (Fórmula Renault 2.0), también campeones coronados en el Gálvez.

“Por la contundencia que durante todo el campeonato mostró el equipo, sabíamos que no podíamos perder el título, pero también sabíamos que en una carrera de autos, todo puede pasar”, destacó Matías, antes de reconocer en el repaso de la temporada que si Canapino y Chevrolet hubieran tenido esa buena performance en el arranque hubiese sido un torneo muy luchado, pero Toyota mostró una gran interpretación del nuevo reglamento y sus buenos resultados en las primeras carreras fueron claves”.

 

Somos los número 1. Rossi  celebra en el podio, abajo integrantes del equipo con la remera de campeones en una pausa del festejo de carnaval con la nieve. (Foto prensa Toyota Gazoo Racing)

Como siempre, Canapino luchó con todo en la búsqueda de cambiar el final de una historia que, como muchos, intuía desde mediados de temporada.

El gesto. Canapino le cede el escalón más alto del podio a Rossi campeón. (Foto prensa Toyota Gazoo Racing).

No pudo Agustín. “Hice lo que tenía que hacer pero no alcanzó”, dijo sin efusividad, más preocupado como fue entendible desde ya, por el estado de salud de su padre Alberto (internado con coronavirus), que por la posibilidad perdida de conseguir su segundo campeonato en el Súper. En el podio tuvo el digno gesto de ofrecerle el primer escalón a Matías, merecido campeón.

En una carrera lineal, la excepción fue el áspero sobrepaso de Pernia a Ardusso. Después Leo no se atrevió con Rossi y quedó cuarto. Fue el momento más atractivo de la aburrida definición del Súper TC 2000.

Como en toda regla hubo una excepción Y en la regla de una carrera lineal, esa excepción fue el chapa a chapa entre Facundo Ardusso y Leonel Pernía, hasta la fecha que cerró el campeonato 2020, “compañeros” en el equipo Renault. Prevaleció Pernía en una lucha que pareció tener otro significado, aunque Facu admitió que “me pasó muy bien”  en su digna despedida con un quinto puesto.

Dentro de un mes, cuando el Súper arranque su campeonato 2021 otra vez en el Gálvez (ojalá sea en el circuito número 12), Facu y Leo serán enteramente rivales. Ardusso, como cabeza de un renovado equipo Honda junto a Fabián Yannantuonni, Juan Angel Rosso y Manuel Sapág, con Juan Manuel Silva (se baja como piloto) como director deportivo y Luciano Monti como responsable técnico. Pernia, como referente de un equipo Renault que además del reemplazante de Ardusso puede tener otros nombres nuevos en caso que Matías Milla y Tomas Gagliardi por distintos motivos, no acordasen la continuidad. ¿Qué nombres?  Manuel Urcera, Damián Fineschi, Nicolás Moscardini y Franco Girolami.

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Coincido totalmente. Aburridisima carrera, lo unico que hubo fue el cambio de posiciones en la largada, luego cuando Santero casi se lo traga a Canapino entrando al 9, y la lucha de Pernia y Ardusso casi al final.
    Pesima eleccion del trazado como dice la nota, sumando a ello la colocacion de torres de gomas en los interiores de las curvas, algo tan antiestetico como superado.
    Un cierre de año acorde a la actualidad de la categoria. Y eso que no mencione el sonido de los motores, porque vi la carrera sin volumen.
    Saludos

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre