TRES CORONAS TRES.

Se definen el fin de semana en el Oscar y Juan Gálvez con esa sensación especial que significa terminar campeonatos en pleno mes de febrero. Todo como consecuencia de la nefasta pandemia de coronavirus, que todavía tiene en jaque al mundo y por supuesto al automovilismo.

La emotiva definición entre Canapino y Rossi en la fecha incial pareció anticipar el duelo por el título. Aquella vez ganó Agustín. Ahora Matías era el gran candidato a la corona.

Paradójicamente la definición de la categoría más importante, o sea el Súper TC 2000, es la que crea menos suspenso. Todo parece dado para que Matías Rossi sume su quinta corona, con esos 27 puntos (145 a 118) que le lleva a Agustín Canapino, cuando restan 33 en juego entre la clasificación sabatina (3) y la final dominguera (30). Tal es el favoritismo de Matías que hasta puede asegurarse la corona en caso de ganar la clasificación, ya que elevaría la ventaja a 30 puntos, la misma cantidad que hay en juego en la final. Una victoria de Canapino, con Rossi fuera de los puntos en la última carrera, no cambiaría las cosas pues ante la igualdad de puntos prevalecen la mayor cantidad de victoria (5) de Rossi contra las 3 que sumaría Canapino.

Fiel a su personalidad, Rossi es optimista pero no se confía. “Tengo una ventaja importante pero no tendré que descuidarme porque conozco a Canapino y sé que no se va a rendir fácilmente” anticipa el Misil, que además de la ventaja tiene a su favor el superior rendimiento de su Toyota y el incondicional respaldo de sólidos y veloces compañeros de equipo como Julián Santero, Rubens Barrichello y Franco Vivian. Además, y por si fuese poco, están los dos Toyota privado del equipo Midas.

“Es difícil, pero siempre que hay chances matemáticas, todo puede pasar. No voy a salir pensando en la definición sino en ganar la carrera y que después el destino muestre lo que tiene que pasar”, repite Agustín, que viene incentivado por el alza en el rendimiento de su Chevrolet Cruze demostrado con última victoria. A diferencia de Rossi, sólo tiene a su compañero Bernardo Llaver, y en menor medida al Chevrolet del equipo privado de Luciano Monti, para respaldar sus pretensiones y complicar rivales.

Jorge Barrio tuvo un buen arranque en la fecha que puede darle el titulo de la Fórmula Renault 2.0. El líder del campeonato marcó el mejor tiempo en los entrenamientos .

Más reñidas aparecen las definiciones en el TC 2000, y en la Fórmula Renault 2.0. Exequiel Bastidas (262 puntos), Tomas Cingolani (250) y Matías Cravero (249) forman el trío de aspirantes que con 30 puntos en juego  en la final deciden quien es el sucesor de Nicolás Moscardini.

Jorge Barrio (228 puntos) es el candidato más firme en la Fórmula Renault 2.0 pero no debe descuidarse porque Isidorio Vezzaro (203), Eduardo Moreno (194) y Mateo Polakovich (174) no le perdonarán errores en busca del objetivo mayor.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre