BIEN RAPIDO, se percató que el automovilismo argentino no es nada fácil.

 

El gurú de los chasista de Top Race V6, Maxi Juarez, dialoga con Henry Martin (director deportivo del 3M Racing) y con Facundo

Te hablamos de Facundo Regalia, debutante absoluto en el mundo de las carreras en el país, donde nunca había corrido. En Paraná, hizo su primera experiencia en Top Race V6 con uno de los autos del nuevo equipo 3M Racing.

SpeedAgro


Apenas dio un par de giros en las prácticas del sábado, se despistó en la curva 2, quizá la más exigente del circuito entrerriano, y su auto partió para terminar pegando duro contra las defensas de cubiertas. Por suerte Facundo sin un rasguño pero el auto, a la miseria.

“Había hecho bien la vuelta anterior, y entonces decidí ir más fuerte en la siguiente, pero bueno, perdí el auto al encarar esa curva y me pegué, la verdad lo lamenté mucho en especial por el equipo, los patrocinantes y los que me han apoyado en este emprendimiento en TRV6”, dijo Regalia a VA.

La adaptación, el entendimiento con el auto de TRV6 y con la categoría, debería demandarle buena parte del año, sin embargo, Facundo aseguró, “con una carrera más como será la de Nueve de Julio, en la medida que pueda andar sin problemas y así terminar de conocer el auto, para la tercera fecha estaré para pelear adelante. Me tengo confianza y me sirven muchos los consejos de Maxi Juarez (chasista) y Henry Martin (director deportivo del 3M)”.

En la totalidad del fin de semana paranaense, Regalia dio 85 vueltas, nunca antes se había subido a un coche de TRV6, “no lo conocía y tampoco al circuito; los autos de TRV6 no son fáciles de llevar, hay que pelearlos bastante y es complicado dejarlos ok para la clasificación”, deslizó.

Acerca de las razones del palo que se dio, Juarez , experimentado y conocedor si los hay de los autos de TRV6, entendió que “pudo deberse a que las gomas estaban frias, no son fáciles estos autos, no son fáciles…”. ¡Y cómo tuvieron que laburar los mecánicos del equipo!, desde que arrancaron en las primeras horas de la tarde del sábado, hasta la medianoche. “Cambiamos portamazas, una llanta, suspensiones superiores e inferiores, caja, plásticos, rotulas, fue un trabajo muy duro”, contaron a VA. Medida en dinero, el costo de la reparación rondó los 50.000 pesos.

Juarez conversó en los días previos con Regalia, a modo de transmitirle entre otras cosas, las reacciones del auto y de paso, calmar algo la ansiedad de Facundo. El chico no había corrido nunca en la Argentina.

La alternativa de sumarse al TRV6 ganó cuerpo cuando no le fue posible continuar la escalera que pretendió, lo depositara en donde todos sueñan arribar: La F-1. Luego de haberse subido al TRV6, Regalia habrá comprendido in situ, que su camino en el automovilismo nacional será más escarpado de lo previsto.

 

Por C.S

Foto: Twitter Roberto Berasategui

VisionAuto

3 COMENTARIOS

  1. Pregunta : es tan bueno como lo pintan o es uno mas del montón y por eso tuvo que volver a la Argentina???.

  2. para mi es uno mas…inflado por una parte del periodismo…..es mas me parece q es puro bla bla….de billetera flaaaca….

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre