Y EL RESTO LO MIRA ABSORTO.

El bailantero Ricky Maravilla tocó la fama con el inolvidable “Qué tendrá ese petiso”, un hit que todavía goza de buena salud. En uno de sus versos, se queja de que el personaje “Se lleva todas, no deja ni una. Yo como un tonto, miro la luna”.

De alguna manera, los rivales de Agustín Canapino deben sentirse de esa manera. Líder en el TC y en el STC2000, el Titán recuperó, en Mendoza, la punta en la categoría donde domina desde hace más de un lustro: el Top Race. Y lo hizo con una contundencia envidiable.

SpeedAgro

El del MS Sportteam había llegado tres puntos abajo de Franco Girolami y con una exclusión a cuestas en la fecha anterior, que le valió quedar detrás del cordobés. Pero, enseguida, recuperó la punta del campeonato con un tercer puesto en la primera carrera, donde Néstor Girolami, con el Mercedes del Lincoln, consiguió un cuarto triunfo que lo metía de lleno en la pelea. Matías Rodríguez, con el Lancer del GF Racing, fue el escolta, mientras que el menor de los Girolami recuperó desde el fondo y fue sexto.

El Bebu le dio el regalo adelantado a su mamá.

No conforme con esto, Canapino remató la faena en la carrera 2, donde ganó luego de tener una lindo mano a mano con el Camry de Matías Rossi, al que doblegó con bastante esfuerzo. Y, otra vez, Franco Girolami protagonizó una gran escalada desde el fondo hasta terminar tercer la final, detrás de Martín Ponte, compañero de Agustín. Un rato más tarde llegó el baldazo de agua fría para el de Isla Verde: fue recargado por un toque y cayó al 10° puesto (Furlán, dueño del equipo que le atiende el auto a Franco, estalló en Twitter), heredando Rossi su lugar en el podio.

“Fue una carrera muy peleada, donde Rossi me hizo una gran maniobra en la largada, no lo pude sostener, luego lo pude superar a mitad de carrera, después de una tremenda batalla, y en el final administrar el ritmo gracias a un auto fabuloso. Ahora, a seguir enfocados y concentrados en búsqueda del máximo objetivo para la próxima carrera en La Plata”, señaló Canapino, que hizo una luz de 20 puntos en el campeonato a falta de dos fechas.

El Titán ganó la final dominguera y volvió a imponer su ley. Acá el festejo apenas bajó del auto con Sergio Polze, dire del Sportteam, y los mecánicos.

En el Series, que corrió su final en conjunto con el Top Race, Gastón Crusitta logró una de esas victorias que vale tanto por los puntos como por el rival al que se le ganar. Es que el Gato doblegó en pista a Gonzalo Perlo, su escolta en el campeonato, y pudo incrementar su ventaja a 14 puntos aunque, claro, no es para nada definitoria. Tomás González ocupó el último escalón del podio. Por su parte, Santiago Piovano dominó la carrera del Top Race Junior y se despegó de Franco Morillo (12° en San Martín) en el torneo. Tomás Brezzo y Lucas Gambarte completaron el podio.

En cuanto a los campeonatos, Canapino manda en el del Top Race con 149 puntos, Franco Girolami tiene 129, el Bebu 124 y Rossi 116. En el del Series, Crusitta le gana el mano a mano a Perlo 166 a 152, mientras que Piovano lidera en el Junior con 115 y Morillo suma 97. La próxima, el 11 de noviembre en el Mouras de La Plata.

El Gato volvió a la victoria y le ganó el mano a mano a Perlo.

 

Fotos: prensa Canapino y Top Race.

 

Jeluz | Productos Eléctricos

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre