CUANDO ESTUVO EN BUENOS AIRES…

…hace poco con el cometido de trasladar a autoridades nacionales, el interés de Indycar por correr en Argentina, Ricardo Juncos, aprovechó para reunirse y tomar contacto con unos pilotos argentinos, a modo de conocer sus inquietudes, trasladarles en cierta forma el trabajo que desarrolla el Juncos Racing en EE.UU, y hasta trazar potenciales posibilidades que un argentino corriese en el automovilismo del país del norte.

Agustín junto a Juncos en el complejo del Juncos Racing junto al auto de Indycar, ¿te va Canapa?.

Uno con los que conversó Juncos, (charló con dos más, ambos con experiencia internacional) quien no paró ni un minuto casi durante su estadía en la ciudad, fue Agustín Canapino. Se encontraron en el Madero Hotel del coqueto barrio porteño, y café va, café viene, los temas fluyeron y al cabo del encuentro, quedaron las bases para continuar en contacto y analizar lo conversado. Juncos, afianzado en EE. UU, compite con su equipo en Indycar, Indy Lights, la promocional Pro Mazda (en la que ha obtenido varios campeonatos, inclusive el de este año) y, se prepara para afrontar un desafío de campanillas como es del de sumarse a la conocida serie IMSA con un prototipo Cadillac de la división mayor DPI, provisto directamente por la división motorsport de General Motors (GM) de EE. UU. Juncos ha alcanzado una aceitada vinculación con GM a partir de haberse incorporado a Indycar utilizando motores Chevrolet. La muy buena impresión generada en la marca por el equipo del argentino, llevó a GM a ofrecerle la provisión de un Cadillac para la temporada entrante de IMSA que comenzará a fines de enero con las famosas 24 Horas de Daytona, en las que se turnarán cuatro pilotos para conducir el auto.

El momento esperado, Canapino manejando el simulador del Cadillac de IMSA en la fábrica Dallara.
SpeedAgro

El encuentro de Canapino con Juncos en Buenos Aires dio pie a que General Motors de EE.UU y General Motors Mercosur que encabeza Carlos Zarlenga, propiciaran la experiencia vivida por Agustín al probar un Cadillac DPI en el sofisticado simulador que el fabricante de autos de competición Dallara, posee en su complejo en Indianápolis a escasa distancia del célebre óvalo y también a una pocas cuadras de la moderna sede del Juncos Racing, en la misma ciudad. El test reemplazó al previsto para diciembre, cuando la gente de GM pensaba llevar a Canapino a probar en el simulador que General Motors dispone en North Carolina.

El sofisticado simulador de Dallara.

El mismo domingo de la carrera de Super TC2000 en San Nicolás, Canapino voló a EE. UU y vía Houston, arribó a Indianápolis donde mantuvo reuniones con Juncos e ingenieros de su equipo, antes de la prueba en el simulador, a la que además de Juncos y parte de su staff, también asistirían directivos de Cadillac. Al día siguiente, el arrecifeño concretó la prueba en el simulador con el Cadillac adecuado a las configuraciones a utilizar en 2019 por primera vez, utilizándose en forma virtual los circuitos de Daytona y Sebring, este último muy conocido también por desarrollarse allí otro clásico de larga duración, las 12 Horas.

“Quedé muy contento con Agustín, con Carlos Zarlenga y Jorge Maiquez por la oportunidad. Siempre supe que Agustín era muy bueno, pero no me imaginé tanto. Lo que hizo en el simulador fue increíble, nunca visto. Y lo digo con la experiencia que tengo de ver pilotos de Indycar, de mi equipo y de otros con estos simuladores. Quedamos todos muy sorprendidos por cómo maneja, por su capacidad técnica y el feedback que tan bien sabe transmitir. Nos aportó definiciones de lo que le pasa al auto, a los frenos y luego comparamos con la data utilizando software muy complicados, y notamos que fue exactamente lo que Canapino describió”, ha comentado Juncos.

Argentinos en Indianápolis, Agustín junto a Juncos.

“Fue muy bueno para nosotros -sostuvo-, nos dio todo lo que esperábamos y más. Esto se dio en el marco de una oportunidad que nos dio Cadillac, de usar el simulador antes que nadie, ya con las configuraciones de 2019. Por otro lado, tenerlo a Agustín trabajando con nuestros ingenieros, fue una ventaja y una experiencia única. Estoy más que agradecido porque funcionamos como si estuviéramos en la pista. Fue un día espectacular, por eso agradezco a Cadillac de EE. UU, a GM Mercosur, a Agustín; vaya si valió la pena!”.

Juncos en diálogos mantenidos con visionauto en EE.UU en ocasión de las 500 Millas de Indianápolis de este año, y más recientemente, cuando estuvo en Buenos Aires, no ocultó uno de sus grandes anhelos que, por otra parte te lo hemos contado en una nota anterior, “me gustaría mucho realmente, contar con un piloto argentino en mi equipo”. La prueba de Canapino se notó, lo ha entusiasmado; ahora bien, para hacer realidad que Canapino pudiera correr para su equipo en EE.UU resta un largo trecho y existen una multiplicidad de factores en juego; desde ya, el económico no podía faltar.

Volveré. La visita que no podía faltar, al óvalo de Indianápolis. El edificio de la característica “pagoda” atrás, y parado sobre el brickyard (franja del original piso de ladrillo en la pista)

No salió de su cautela Zarlenga, el titular de GM Mercosur, ante el paso que iba a dar Canapino; al conversar con vision en ocasión del anuncio de la prolongación del contrato de Canapa con GM hasta 2020 inclusive,  al que se agregó hasta la culminación de 2019 el de Bernardo Llaver. Había sostenido el ejecutivo que se trataba de una prueba exploratoria de alguna manera, y que no había más que agregar si bien señaló “hay que ir paso por paso”. Luego ante otra pregunta de vision, sobre una eventual participación de Canapino en el automovilismo norteamericano, deslizó “puede ser, ¿por que no?”.

El simulador de Dallara es increíble, pude girar muchas horas arriba del Cadillac DPI en Daytona, y en el final del día hicimos también unas vueltas en Sebring para que el equipo de Ricardo Juncos obtuviera información de cara a su futuro proyecto con Cadillac para el campeonato de IMSA. Fue una experiencia única, fabulosa, y estoy muy agradecido a GM Mercosur, a Cadillac, a Ricardo Juncos y a su equipo que me dieron la posibilidad de hacer un test que para mí fue de gran aprendizaje”, contó un Canapino pleno. “Es la oportunidad de mi vida”, se le escuchó decir en San Nicolás en ocasión de la carrera de Super TC2000. Canapino antes de emprender el regreso a la Argentina en una semana vertiginosa, estuvo en el óvalo de Indianápolis, templo si los hay del automovilismo mundial. Lo aguardaba la segunda fecha de la Copa de Oro de Turismo Carretera en La Pampa.

¿Acaso, la exitosa prueba de Canapino pueda convertirse en su puerta de entrada al automovilismo estadounidense?. Ah!, y no descartés que un próximo ensayo pudiera ser en un Indycar…

Fotos: Prensa Chevrolet Argentina y Twitter Canapino.

Jeluz | Productos Eléctricos

4 COMENTARIOS

  1. Bien, muy bien por Canapino.
    No deja de sorprenderme en cada paso que da,y eso desde que apareció en el automovilismo.
    Es una cosa muy seria.
    Muy aplomado,respetuoso,no agresivo en la pista.Rápido, muy rápido.
    Repito,aunque me reitere, bien, muy bien, me encanta.

  2. Canapa tiene una cualidad que lo distingue de muchos: respira automovilismo y los resultados que consigue estan en línea con eso.

    A sus capacidades y habilidades las multiplica con actitud.

    Y a nosotros, como espectadores, nos hace disfrutar como cochinos verlo competir “dando lo máximo” como siempre dice él.

  3. Estimado Canapa, como hincha fanático de Ford te digo que te mereces todo lo bueno que te pase, sos un orgullo como argentino.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre