Compartir

“ESTAR SENTADO en la misma butaca en la que estuvo Sebastián Loeb, el 9 veces campeón del mundo para abrochar varios de sus títulos en rally, acelerar el Citroen DS3 WRC que manejó semejante pilotazo, e incluso…

 

Todo OK. A volante del tremendo DS3 WRC con Alex como "navegante".

 

VisionAuto

el ganador debutante Kris Meeke en el Rally de Argentina reciente, fue una gran experiencia que pude vivir en el circuito de pruebas “Gastón Perkins” de La Fortaleza del Mago Berta. Ni lo pensé un instante cuando recibí la invitación junto a otros periodistas de la gente de Citroen Argentina, Valentina Solari, directora de marketing y comunicación, Soledad Bereciartúa (responsable de comunicación) y Francisco Lugones (responsable de prensa).

 

El auto a punto de salir el box del circuito de pruebas de Berta

 

Y allá viajamos hacia Córdoba para encontrarnos con semejante fierro, un World Rally Car (WRC) como el DS3, empujado por los 330-340 caballos del motor 1.6 turbo, tracción integral, caja secuencial con 6 cambios, frenos a disco de 300 mm de diámetro.

Los integrantes del Citroen Racing a cargo del auto junto al piloto instructor Alex Bengue (que después se mandó algunas vueltas bien, bien picantes), nos enfocaron en como venía la mano: Nada de maniobras bruscas ni pasadas de vueltas, el autito cuesta una fortuna…

 

En acción, curva a la izquierda, rebaje, doblar y a acelerar de nuevo

 

Con el el buzo y el casco colocado (con el logo de Berta, un detalle nomás), me senté en la butaca, me ajustaron los cinturones; recibí las últimas indicaciones de Alex, apreté el botón de arranque que está en el medio del volante, y a acelerarlo sea dicho. Para moverlo sólo es necesario pisar el embrague para meter “primera”. Después por el power shift, los cambios (ascendentes hacia atrás, descendentes hacia delante), los pasás si levantar el pie del acelerador. Un placer, lo juro…

 

Ahí viene el auto, parecen decir como testigos, dos de los nuevos DS3 que Citroen ha presentado para el mercado nacional

 

En cada acelerada no dejó de impresionarme para disfrutar a pleno desde ya, la tremenda aceleración del DS3, y ni hablar el sonido del motor metido en el habitáculo. Con las manos sobre el volante, me fui hermanando con el auto y sus reacciones. “Obedece” hasta al más mínimo moviendo del volante, del acelerador o la caja de cambios, hace que te sientas que va donde vos quieras y como quieras, eso sí monitoreado por el instructor que no quitaba la mirada a mis movimientos ni al display que te canta las vueltas del motor, la indicación había sido “no llevarlo al límite indicado en rojo”).

El auto no tiene reacciones que te sorprendan, salvo algún desliz conductivo propio; vos entenderás…, ¿te repito?, acelera, frena y dobla como los dioses. Las vueltas al circuito de Berta se esfumaron mucho más rápido de lo que hubiera pretendido, cuando Alex me indicó entrar a “boxes” y paré el auto, respiré profundamente y me sentí pleno. Ni más ni menos.

Por Carlos Saavedra
Fotos: Prensa Citroen Argentina

2 COMENTARIOS

  1. “Don Carlos” ajjajaja, que fenomenoooooo!!! Verlo sentado ahi!!! DISFRUTE Señor!!! ahahahahaha no para d admirarlo!! Un fenomeno autentico!!

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre