EL RECUERDO DEL PADRE.

Recién cuando se enteraron que era Gilles Pironi, muchos prestaron mayor atención a ese hombre que subió al podio del Gran Bretaña, al recibir el trofeo de constructores ganado por Mercedes Benz por la victoria de Lewis Hamilton.

«Para mí fue un gran privilegio, pero también resultó una sorpresa estar en el podio. Somos más de mil  en el departamento de carreras, y sólo unos pocos obtienen una experiencia como esta», declaró a la Gazzeta dello Sport un satisfecho Gilles, quien por si no lo sabés es hijo de Didier Pironi, aquel piloto francés, contemporáneo de Carlos Alberto Reutemann que vió tronchada por un grave accidente en Hockenheim sus grandes posibilidades de ser campeón mundial con Ferrari en 1982.

Gilles Pironi recibió en el podio la felicitación de Lewis Hamilton. «Es un gran equipo y me siento muy a gusto. A mi padre le hubiese gustado correr en Mercedes Benz», comentó el hijo de Didier.

Licenciado en ingeniería mecánica y tecnología, Gilles ocupa desde hace seis temporadas el cargo de ingeniero de motores en el equipo Mercedes Benz, luego de una trayectoria que tras su graduación vio sucesivos pasos por Ferrari, Hyundai y Peugeot.

Gilles no conoció a su padre Didier porque su madre estaba embarazada de mellizos el 23 de agosto de 1987, cuando Didier murió en una carrera de motonaútica en la isla de Wight en Inglaterra. Su nombre Gilles no es casual, su madre decidió bautizar Gilles y Didier a sus mellizos, en honor a la amistad que durante mucho tiempo mantuvieron Didier Pironi y Gilles Villeneuve. Una amistad que ser rompió cuando Pironi no cumplió un pacto y sobre el final le ganó a Villeneuve el Gran Premio de San Marino 1982. Una situación que alteró el ánimo del canadiense, al punto que algunos sostienen que influyó en el accidente fatal que dos semanas más tarde tuvo en la clasificación del Gran Premio de Bélgica.

«Creo que a papá le hubiera gustado aclarar con Gilles, pero desafortunadamente no hubo tiempo«, comentó Gilles Pironi antes de agregar sobre su integración al ambiente del automovilismo, «a mi hermano y a mí siempre nos han encantado las carreras y competimos en karting, pero mi madre y mi abuela no estaban entusiasmadas. Por eso estudiamos y creo que fue la decisión correcta»

Por lo visto está claro que fue la decisión correcta.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre