Compartir

TODO ES POSIBLE EN EL DAKAR

Y en ese amplio abanico de posibilidad que existe en una carrera tan larga y exigente se vio uno muy particular. Porque es lógico que un líder pierda parte de su ventaja en plena competencia, pero no muy frecuente, que vea reducida su ventaja en un día de inactividad en la ruta como ocurrió en las llegada a Salta.

Bruno Famin, director deportivo de Peugeot, inició intensas gestiones tras conocer la sanción a Sainz. "Era para una multa o un apercibimiento", dijo.
VisionAuto

 

Esto eso que le ocurrió al  líder Carlos Sainz, en lo que fue la gran novedad de una jornada sin competencia. El español fue sancionado con diez minutos de recargo, por un incidente con el quad del holandés Kees Koolen en la 7ª etapa. Una sanción que a la lógica bronca del español y el equipo Peugeot, con su director Bruno Famin a la cabeza, sumó una variedad de suspicacias.

Algunas hablaron de un pase de factura de los organizadores a Peugeot, por su decisión de retirarse del Dakar después de la edición 2018. Otros, con más tibieza, señalaron la necesidad  darle una mayor competitividad  a la definición de la competencia, dada la ventaja (1h06m) de Sainz sobre su escolta inmediato, la Toyota Hilux del qatarí Nasser Al Attiyah.

Sin embargo, ninguna de ambas suspicacias sonó tan fuerte como la que Orly Terranova le deslizó a Visión a su llegada al campamento en el Centro de Convenciones de Salta.”Sabes quién es Koolen? El inversionista  que tiene un 51% de las acciones en Overdrive, el equipo concurrente de los Toyota, uno de los cuales es el de Al Attiyah que casualmente es el escolta de Sainz”, sentenció el mendocino sin inmutarse, y convencido en el agradable atardecer salteño en pleno campamento de Mini, su equipo.

Carlos Sainz se mostró tan sorprendido como molesto por el recargo de 10 minutos, que redujo su ventaja sobre Nasser Al-Attiyah.

 

No tardó en llegar la respuesta de Koolen, quien tiene en su haber el récord de haber llegado en todos los Dakar que disputó, en sus distintas categorías. “ Estoy muy sorprendido por todas las estupideces que están diciendo. He leído muchas historias mías en la prensa, y cosas que dice Orlando Terranova, pero para mí esto nunca ha sido para perjudicar a Carlos o cualquier otro piloto, sino que es para alertar sobre la situación tan peligrosa que viví. Si el coche hubiera ido 20 centímetros a la izquierda yo estaría muerto. Creo que si estuviera muerto sería mucho más fácil para Peugeot y Carlos, porque no podría contar nada”, le dijo a los colegas españoles de Marca, antes de recordar  de esta manera el incidente:

Orly Terranova le dijo a Visión sobre los intereses de Koolen en la sanción a Sainz.

 

“Escuché el sentinel, miré alrededor y vi el Peugeot. Creo que yo iba a unos 20 km/h y el Peugeot iba a máxima velocidad, no sé si a 120, 150 o 180 km/h. Increíble. Yo estaba en el barro y creo que tuve mucha suerte, porque él me golpeó y mi quad sufrió muchos daños. Él dice que no me golpeó”, declaró en su carpa.

Por su lado, Sainz relató de otra manera  el difícil momento. “La maniobra fue muy sencilla, estoy como a unos 100 metros, le doy al sentinel, veo que él se da la vuelta y me ve. Era un sitio con muchísimo barro, lleno de agua, de charcos y mucho espacio a los lados del camino. Es el típico camino con unas montañitas a los lados de la cuneta. Muy correctamente, él se aparta del camino, pero cuando está saliendo por encima de esta cuneta del camino, ahí pierde el control del quad, se le va y lo vuelve a dirigir otra vez hacia el camino. Ahí lo esquivé de suerte, por muy poco, y no lo toqué. Seguí el tramo sin problemas y recién el domingo por la tarde, me enteré de su protesta. Mi coche no tiene ninguna marca y su quad, tampoco. Si lo hubiese tocado a  150 km/h, lo habría desintegrado…” contó el español ante el acoso periodístico antes de conocer la sanción.

El holandés Koolen, el hombre tiene algunos intereses económicos millonarios. Es creador del sitio booking.com e inversionista en Overdrive.

 

La sorpresa y la bronca se mezclaron en Sainz al enterarse del recargo de 10 minutos, que dejó reducido a 56 minutos su ventaja sobre Al Attiyah. Estoy muy decepcionado y disgustado porque es una decisión tremendamente injusta. Realmente no tuve ningún incidente con el quad, no llegué a tocarlo, gracias a Dios. Si no, hoy estaríamos probablemente lamentando algo. Si le hubiese golpeado no me quedaría más remedio que aceptarlo, y por supuesto que me habría parado. Estoy recibiendo una penalización de 10 minutos por nada, pero no voy a dejar que me influya, voy a tratar de seguir haciendo mi carrera”, destacó y anticipó.

¿Podía?

 

Por Miguel Sebastián (Especial desde Salta)

Fotos: Mónica Paz y marca.com


DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre