HABRA DOS EQUIPOS NUEVOS EN LA F-1 del 2015, y acaso alguno menos. Le saquen o no más ruido a los motores, enterate de los movimientos.

La aparición y desactivación de equipos en la máxima categoría del automovilismo mundial es una constante. Mirá al equipo que lidera cómodamente el Mundial 2014: arrancó como Matra International en 1968, se transformó en Tyrrell en 1970, con sus activos se armó BAR en 1999, luego pasó en 2006 a ser el equipo Honda, en 2009 resultó transitoriamente Brawn GP (precio simbólico de la transferencia: una libra esterlina) y desde 2010 se llama Mercedes Grand Prix (precio de la transferencia: 184 millones de dólares).

Van y vienen: ahí está el magnate malayo Tony Fernandes que entró con tanto entusiasmo en 2010 a la F-1 armando el novedoso LotusF1, cambiándole el nombre a Caterham un par de años más tarde (Caterham era la fabriquita que en 1973 comenzó a fabricar los legendarios Lotus Seven con licencia de Colin Chapman, lo sigue haciendo hasta la actualidad, y en el pasado reciente fue adquirida precisamente por Fernandes…) y que ahora, después de cuatro años de sequía, emplazó a los cuadros superiores del equipo a conseguir resultados como antídoto para evitar el cierre a fin de temporada…

Tony Fernandes, el dueño de Caterham F1

Bernie Ecclestone (sobre quien pesa la ominosa posibilidad de que una corte en Munich lo declare culpable de sobornos, un desenlace que lo alejaría definitivamente de la F-1) tiene en carpeta dos posibles nuevos integrantes del club. A saber:

(1) Gene Haas, el dueño del equipo Stewart-Haas de la NASCAR, que asentaría la base de su equipo en las premisas de su escuadra en Carolina del Norte, en el mismo estado en el que estaba la factoría del fallido USF1. Haas posee un acuerdo de provisión por parte de Ferrari para unidad motriz y transmisión. Gunther Steiner, ex director técnico de Jaguar y RedBull (quien le dejó su lugar a Adrian Newey) está trabajando en el proyecto.

Gene Haas, el titular del Stewart Haas en NASCAR.

(2) Ion Bazac, ex ministro de Salud de Rumania y concesionario Ferrari en ese país de Europa del Este, alienta el segundo proyecto, que se radicará en los talleres de Bavaria (al sur de Alemania) que son propiedad de Colin Kolles, el dentista rumano que fuera director deportivo de Midland (la ex Jordan) y luego del fenecido HRT. En este caso, pese a las conexiones del futuro team principal, el grupo motriz sería aportado por Renault.

Giancarlo Fischella, Enrico Galliera (SVP Marketing de Ferrari) e Ion Bazac.

Pensando en esos nuevos ingresos, aún no oficialmente confirmados, el titular de la FIA, Jean Todt, quería establecer el límite de gastos presupuestarios, en torno a una cifra aproximada a los 200 millones de dólares. Esa intención fracasó, aunque la cifra está muy por encima de lo que los equipos chicos pueden y suelen gastar en cada temporada.

Por el equipo de VA

 

 

 

 

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre