UN EPISODIO RESONANTE QUE ENTRÓ EN LA HISTORIA DEL TC Y DEL AUTOMOVILISMO. CUATRO AÑOS ATRÁS.

Diciembre de 2016, Autódromo Roberto Mouras de La Plata; definición muy caliente y sumamente reñida del campeonato. ¿Te acordás?, Matías Rossi a 400 metros de coronarse campeón y Mariano Werner pegado atrás del Misil, en la última curva intentó lo imposible.

Las consecuencias fueron espantosas para el Misil…, y para Mariano también. Rossi ahogado, impotente, se quedó vacío sin el título, Werner soportando una andanada de durísimas críticas y Guillermo Ortelli, afortunado receptor del incidente sumó su séptima corona de campeón.

En más de una ocasión, Mariano recordó su error capital que ha marcado su exitosa trayectoria deportiva, cuando como te menciono, lo chocó a Rossi, provocó su despiste y le dejó servido el título a Ortelli.

La montaña de fondo. El piloto, la Copa, el campeón.

La ley de la CAF de la ACTC le cayó con sumo rigor, un año de suspensión más 750 mil pesos de multa. Medida que apelada, fue atenuada a seis meses de parate y reducción de la cifra con la que fue multado.

Ha sabido contar Mariano sobre aquel incidente en el Mouras, «Matías salió patinando de una curva anterior, y yo llegué a la última curva con mucha más velocidad que él. Son esos momentos en los cuales hay que tomar decisiones, ví el hueco por adentro y me tiré, y cuando ví que Matías se cerró, saqué el auto, toqué la tierra y obviamente pasado de velocidad lo complique a él”.  “Hasta el último momento -argumentó- traté de salvar la situación, no complicarlo a Matías y creo que, si en su lugar hubiera estado otro piloto y yo necesitaba los puntos, hubiera hecho lo mismo, porque en ese momento no me fijaba quién estaba adelante, yo necesitaba ir para adelante. Pero bueno, lo compliqué y le arruiné el campeonato”.

La sanción también la recibió de parte de los seguidores del TC, Werner quedó en el ojo del huracán; el reconocimiento cosechado a partir de sus inicios en la Fórmula Renault, consolidado a medida de su crecimiento profesional, había quedado lastimado.

Gesto. El campeón saliente Canapino, saluda a Werner, nuevo monarca del TC. Han corrido mil veces, y no han faltado desencuentros. Sin embargo, estos hechos fortifican la salud del deporte (Imagen TV Pública)

La experiencia padecida le sirvió, y paso a paso volvió a recomponerse para mantenerse en la consideración general, como uno de los mejores pilotos de la Argentina.  En la categoría que participara, Werner agrandó su espacio y peso específico; aguerrido, decidido, un «hueso muy duro de roer», dotado de gran talento y capacidad natural para manejar autos de carrera y para conseguir victorias y volver a pelear campeonatos.

El camino para llegar a la cima, salir campeón de Turismo Carretera, la categoría más importante y popular del país, fue más extenso de lo deseado y no faltaron obstáculos y reveses. Sin embargo, hombre polifacético y conocedor de todos los factores que no sólo abarcan al auto de carrera, sino también de aquellos que hacen a aspectos comerciales, técnicos, Mariano ganó en madurez pese a su juventud y lo consiguió.

A poco de cumplir 32 años (28 de diciembre), Werner hizo realidad su sueño. Respaldado por un equipo que fue amalgamándose como el Memo Corse del empresario argentino Marcelo Occhionero, radicado en Miami, con la apoyatura técnica en gran parte de un año tan complejo por la pandemia, del DTA Racing de Ulises Armelli hasta la desvinculación. Después vino la formalización del soporte técnico de Marcos Laborda, la más reciente incorporación del Toto Etchegaray para aportar su vasta experiencia. Werner en el Ford se mostró casi siempre superior y contundente (el más ganador de la temporada, tres veces), empujado por los motorazos de Rody Agut (“Mariano en lo más”, mandó el motorista siempre bancado por el entrerriano), sobre cuya continuidad de cara a 2021 se dudaba.

“¡Me saqué una mochila inmensa de encima, que la llevé mucho tiempo. Pensar que durante tantos años busqué el título, y se me dio, se me dio!, ¡vamos carajo!. Han sido muchos años luchando para conseguirlo con la ayuda de todos los que han estado al lado mio», lanzó enfervorizado como reciente campeón.

En diciembre de 2016, se nubló su carrera deportiva por aquel choque a Rossi, capitalizó semejante «despiste» y se reinventó hasta ponerle su firma, cuatro años después. a la Copa de Oro que alzó como nuevo campeón de TC.

Fotos: Prensa Werner.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre