PUDO SER UNA TRAGEDIA.

Y por suerte quedó sólo en anécdota, más allá de que estuvo todo dado para que el brasileño Denis Dirani sufriera un grave accidente que, es verdad, padeció, pero que no le trajo consecuencias físicas más allá de algún que otro golpe que, comparado con lo espectacular del impacto, no son casi nada.

Ocurrió en el circuito de Estoril, en Portugal, en medio del shakedown de la Copa Porsche. Cuando Dirani encaró la curva viniendo de una recta, su auto se quedó sin frenos y, a 260 km/h, siguió de largo hasta pegar de lleno contra los muñecos de goma que, lejos de absorber bien el golpe, hicieron que el Porsche se tumbara y volteara la reja perimetral, quedando afuera del circuito.

SpeedAgro

Mirá:

Si te fijás, las gomas que debían de servir como contención no estaban enzunchadas, algo que ya nos cansamos de observar y criticar en nuestro automovilismo. Por lo visto, parece que no es patrimonio exclusivo de estas pampas. Ah, en cuanto a Dirani, se bajó caminando del Porsche y se subió por sus propios medios a la ambulancia.

 

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre