LA MAYORIA CONOCE LA historia de Agustín Canapino.

Agustín era aquel chiquilín que andaba por los boxes del automovilismo argentino acompañando a su padre Alberto, uno de los preparadores más exitosos de las últimas décadas.

Nunca se subió al karting ni a un fórmula. Pero el bichito por querer ser piloto siempre estuvo. Hasta que probó con la Copa Mégane, que acompañaba al TC 2000, y la descoció. El pibe salió campeón y después pasó al TC Pista. También s coronó, como lo hizo más tarde en Top Race y en ¡Turismo Carretera! con solo 20 años. 

Amante de los simuladores, Agustín hoy está en el podio de los mejores pilotos del país con 24 años y un futuro lleno de éxitos. Es tricampeón de TR y uno de los apellidos más cotizados del Súper TC 2000. Pero no hizo inferiores. Sólo se preparó con las carreras en la computadora..

Agustín tiene un hermano menor, Matías, que quiere seguir su impronta, pero no sus pasos. Porque este chiquilín -ahora el chiquilín es él- corre en karting y el fin de semana pasado se coronó subcampeón de la categoría Mini de la Copa Rotax. En la última fecha de la temporada, la Gran Final Argentina 2013, el chico de Arrecifes alcanzó su primera pole position y triunfo en las pistas. 

Evidentemente, Matías tiene talento como su hermano. ¿Habrá Canapino para rato?

Por el equipo de VA

Foto: Prensa Canapino Sports

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre