SE SUPONE QUE EN LAS CATEGORIAS promocionales los pilotos van a aprender y más en una monomarca como la Mini Challenge, a la que van jóvenes pilotos que recién comienzan o empresarios que despuntan el vicio.

Sin embargo no siempre es así. En la fecha de la Mini Challenge en el autódromo Oscar y Juan Gálvez hubo bronca y hasta piñas por una maniobra. Es que todo ocurrió a mil metros de largarse la final, cuando el debutante Gonzalo Tomasello tocó a Pablo Melillo, quien volcó y tuvo un golpe muy fuerte.

httpv://youtu.be/z3G_PEJS1ZA

Melillo, el más perjudicado, señaló: «Estoy con mucha bronca, muy triste y dolorido. No venía teniendo un gran fin de semana, me habían tapado la vuelta rápida, pero me había recuperado en la largada, ya que venía 7° en los primeros metros hasta que luego de la curva 1, Gonzalo Tomasello me tira afuera y me voy muy rápido contra el guard-rail y me pego un palazo enorme con vuelco incluido… Que me rompan el auto así en los primeros 1000 metros de una final a 14 vueltas es muy duro y siento gran impotencia. Me duele todo, el cuello, el codo, el golpe con los cinturones fue muy fuerte, por suerte el auto respondió de mil maravillas y la asistencia médica de la categoría fue inmediata”.

Pero todo eso no quedó ahí, porque en el Vip de la Mini, ubicado en el primer piso del autódromo, el piloto Federico Braga discutió con Tomasello y todo se desvirtuó. Al parecer, dos allegados de este último, se metieron en la discusión terminando con Braga golpeado y también su hija al interponerse en medio de la discusión.

La CDA del ACA modificó la clasificación final de los Mini, excluyendo a ambos pilotos del evento y aplicando de oficio una fecha de suspensión, según indicaba la planilla de clasificación…

Lamentable.

Por el equipo de VA

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. Si…… hay uno que le dicen «Pollo» rie y grita constantemente….. acota comentarios inentendibles, no se le entiende nada, gran invento el control remoto por suerte…

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre