HAY QUE DARSE LOS GUSTOS EN VIDA, dice el dicho, muy bien dicho. Y vaya que Betty Poltrack se lo ha dado.

Betty es una abuela que acaba de festejar sus jóvenes 91 años y cumplió el sueño de manejar un auto de rally.

Después de instruirse en algunos trucos al volante de un Subaru Impreza 2.5 RS, participó de una carrera del RallyCross en Belmont, Nueva Hampshire, que se había organizado contra la leucemia. ¡No importa cuándo!

httpv://youtu.be/4RcmNr4kbaQ

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre