UN NEYORKINO común y corriente decidió jubilarse. Y para pasar los últimos días de su vida optó por comprar un viejo galpón en Portugal.

Cruzó el charco y adquirió unos terrenos de varias hectáreas que tenía un enorme galpón y que estuvo deshabitado por 15 años, porque los dueños habían fallecido sin dejar herederos.

Es más, el lugar se vendió para poder pagar los impuestos. Ese enorme tinglado no era un misterio ni nada por el estilo porque quienes gestionaron la operación daban por seguro que sólo habría montones de basura.

-publicidad-

Sin embargo, este hombre se sacó la lotería. Porque después de derribar el portón se encontró con algunas joyas de todos los tiempos. Autos y autos de colección que son obra de arte y objeto de deseo de muchos.

Allí adentro, lleno de tierra y amontonados había Fiat Cabriolet (1200 o 1500), Ford Cortina MKII, Mercedes Benz 180/19, Astin Martin, Opel GT, Lotus Elan FHC, Lotus Super Seven Series IV, Lotus Elan DHC, Porsche 356, Austin Healy Sprite MKII, Volvo PV 544, Ford Y, Giulietta Sprint, Giulia Sprint Speciale (SS), Nash Metropolitan, Alfa Giulietta, Lotus Europa, another Lotus Elan FHC, Matra Djet, Lancia Flaminia Coupé, Abarth 1300 Scorpione, Lancia Flaminia Coupé, Peugeot 504 and 404 Cabriolet, Mini, Alfa 1900 Super Sprint, Balilla, Fiat Topolino II Triumph TR4, Peugeot 202, BMW V8, Formula Racers, Chryslers, Mercedes, Austin A30, Alfa Romeo…


Y seguro te preguntarás si funcionan. Bueno, sí, andan. El neyorkino le cambió las baterias, le puso nafta y arrancaron. Cómo es la suerte, ¿no?

Por el equipo de VA

Foto: http://www.lanacion.com.ve

3 COMENTARIOS

  1. Muchachos por que no se actualizan..? tiene razón Leo es una notica vieja, aunque: Como me gustaría estar en la piel de que compro el galpón!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre