NO ES COMUN QUE haya mujeres al volante de autos de carreras. Pero de a poco se ha ido notando algo más.

Violeta Pernice y Julia Ballario quizá sean hoy las dos pilotos más famosas de la Argentina por la trascendencia. Aunque también es cierto que hay más y cada vez se reparten en diferentes categorías.

Como el caso de Lorena Blanco, quien compite en la Fiat Punto Abarth. La piloto es nueva en esto de las carreras. Recién hace tres años que tuvo su primera experiencia, pero ya se dio el gusto de competir.

Todo comenzó cuando su familia se anotó para las 1000 Millas de Bariloche de autos clásicos y uno de sus hermanos se enfermó. «No nos dejaban cambiar el pasaje ni la inscripción, entonces necesitaban a alguien indefectiblemente con el mismo apellido. Así fue cómo mi papá me obligó a viajar. Terminé siendo su copiloto», cuenta Lorena en una entrevista con la Revista Luz.

«Hasta ese momento me tenían en cuenta para que sirviera café y para que me encargara de que siempre hubiera algo de whisky para después de las competiciones; y acá estoy ahora», agrega.

Después de aquella vez se interesó más en el tema. Hasta que un mecánico le dijo: «Cuando subas a un auto de carrera, nunca más vas a querer bajar». Y parece que así fue.

Fue a la escuela de José Bianchi en el Autódromo de Buenos Aires y comenzó a aprender. «Cuando me enseñaron a frenar, acelerar y a pasar las curvas de manera correcta, sentía como si el auto bailara una especie de vals», compara.

Es la única mujer que corre en la categoría y eso implica que es muy cuidada por sus colegas, a pesar de que hay conversaciones entre hombres en la que no debería escuchar… «Me cuidan mucho y siempre están pendientes de lo que me pasa. Pero dicen que soy muy llorona y es verdad, porque cada vez que gano, pierdo o le pasa algo al auto se me cae una lágrima. No es exagerado, lo que pasa es que la conexión que generás con el coche es increíble; lo sentís parte de tu cuerpo». 

Y para cerrar, Lorena cuenta que es la encargada del negocio hotelero familiar: «Ser ejecutiva implica más adrenalina que doblar a más de 150 km/h. Es más, correr genera vértigo, trabajar en la compañía, ¡terror!». 

¿Qué tal, Lorena? Tiene 38 años, es soltera y vive en San Isidro, Buenos Aires…

Por el equipo de VA

Foto: Revista Luz

 

 

-publicidad-

4 COMENTARIOS

  1. Te felicito Lorena !!! tanto por F.L.C. como por la categoria D.T.N.H. con el peugeot 504 amarillo, te destacas en las dos categorias con mucha destreza, exitos !! te mando un saludo enorme.-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre