CHRISTIAN ROMERO no quiere dejar de festejar el título que logró en la Fiat Abarth Competizione.

El flamante campeón de la Fiat Abarth Competizione disfruta con tranquilidad y alegría el título que logró el pasado 30 de noviembre en Potrero de los Funes. “La verdad que la sensación es como que uno no termina de caer en lo que ha logrado, es algo soñado por todos los que corremos. Estoy que muy feliz”, cuenta el propio piloto a casi diez días de quedarse por primera vez con el título de Fiat Abarth.

Más aún, Romero revela: “Siempre soñé con el campeonato desde que arrancaron los Abarth. En los últimos tres años, llegué con chances a la última fecha de lograr el título pero hasta ahora, no me venían saliendo las cosas como esperaba u a otros le salían mejor”.

Fue un año en donde predominó la paridad dentro de la categoría. Tanto fue así que a la última fecha llegaron ocho pilotos en condiciones matemáticas de ser campeones. En referencia a esto, el “nuevo 1” en la temporada venidera, se detuvo a pensar en el momento en el que el campeonato se inclinó a su favor: “Creo que el quiebre fue en Chile – fecha 11-, una carrera que casi no voy por tener un compromiso. Pero por suerte fui y logré pasar del cuarto puesto al primero, en los playoffs para llegar a la última fecha con buenas chances de pelear por el campeonato, cosa que antes de Chile estaba con varios puntos de diferencia sobre el primero”.

Justamente, en la fecha trasandina Romero conquistó su segunda victoria en la temporada (la primera fue en Rosario, en la fecha 4), que le valió llegar al desenlace del campeonato en la cima de la clasificación general.

Por supuesto, Romero también se refirió a lo que fue el fin de semana en San Luis donde todo se definió: “Fue una final muy emocionante. De los 8 candidatos al título, 6 estaban delante de mí en la largada en Potrero. No estaba para nada fácil, pero me subí al auto con fe y con ganas de avanzar. No bajé nunca los brazos y se dieron los resultados que buscaba, algunos candidatos se eliminaron solos, otros pude pasar y llegué en un puesto que me permitió ser campeón. En definitiva, hay que creérsela un poco más, no sentirse menos que nadie. Ninguno de nosotros nació manejando, todos fuimos aprendiendo y aún queda mucho más por mejorar”.

Y ya avisó ,quiere correr en TC2000 el año que viene. ¿Por qué no, Chris?.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre