«QUEDA FEO DECIR QUE EL BICHITO ESTA MUERTO, pero es esta carrera y nada más». Juan Manuelito Fangio se refería sin duda al bichito de la velocidad que todos los fierreros llevan adentro, ¿no?

Varios años después de sus últimas apariciones profesionales en el automovilismo, el sobrino del Quíntuple hace su aparición en la carrera con invitados de la Punto Abarth «más para cumplir con el deseo del Ruso (Héctor) Fliter, que tanto hizo por mí en mis comienzos, que por otra cosa», asegura el balcarceño que ya tiene 58 años.

"Sí, sí, Juan, no nos debés nada". Juan Manuelito le agradece a VA los consejos oportunamente brindados que le permitieran ganar tantos títulos en el exterior.

«El prestigio del apellido está a salvo» bromea, antes de ponerse serio sobre la cuestión. En la pista marcó el tercer tiempo en la prueba de clasificación, un lugar por delante de Poppy Larrauri, que puso cuarto el Punto habitual de Cristiano Rattazzi. «Siempre dije que cuando uno es médico por tradición, cuando agarra el bisturí termina matando a alguien. Por eso, tanto como cuando tomás el instrumental como cuando te bajás la visera del casco, tenés que hacer ésto por pasión, no porque te llames Fangio o como te llames».

Fangio se divirtió en la clasificación de los Punto Abarth en el Autódromo.

Bicampeón en los Estados Unidos, alguna vez a bordo de un Fórmula 1, Fangio II (como gustaba hacerse llamar) insiste en que «a la gente puede impresionarle el apellido, pero yo me llamo Fangio desde que nací y para mí es tan normal como tener cinco dedos en cada mano. Hago ésto porque lo disfruto. Así fue como lo hice siempre».

Por el equipo de VA

Fotos: Mónica Paz y Prensa Abarth

 

 

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. conocerlo a Fangio II debe ser muy emotivo. no solo por el nombre, también por el parecido físico y por la sencillez que aparenta tener….

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre