Compartir

UNA TARDE ESPECIAL

Tomándole el dedo índice y el medio de su diminuta mano, José María López  hizo docencia práctica con el chiquilín de Sala 4 y contestó a su pregunta sobre cuántos campeonatos llevaba ganados en el Mundial de Turismo.

VisionAuto

“Pechito corre en autos y gana…” explicó Soledad Bereciartua, la gerente de comunicación de Citroen, tomando por unos segundos el lugar de la maestra, para decirle a los pequeños alumnos del Jardín de Infantes Quinquela Martín quién era y que hacia ese muchacho que ya a poco de conocerlos parecía uno más entre ellos. ”También yo corro…” soltó espontáneo el pequeño  Bastián, antes de enfilar raudamente, tropezón mediante, hacia donde estaba Pechito, quien terminó alzándolo sobre sus hombros.

El intendente Valenzuela, el animador Tato Aguilera y Soledad Bereciartua (Citroen) acompañaron a Pechito en el acto de la donación del motor.

 

Como éstas, hubo muchas imágenes de una tarde distinta en la rutina de acciones promocionales de Citroen durante el paso del por ahora bicampeón mundial por la Argentina. Un tarde lejos del ruido de las pistas, el glamour de los hoteles cinco estrellas o el confort  de los salones VIP. Una tarde en pleno barrio Ejército de los Andes de Fuerte Apache , la otra cara de ese mundo que Pechito está acostumbrado a habitar, y hasta donde llegó para brindarle a esa gente que tal vez recién esa tarde se enteró quién era y qué hacía, su mensaje de esperanza de una vida mejor en la medida de buscar y aprovechar las oportunidad.

“La  vida tiene buenos y malos momentos, pero nunca hay que bajar los brazos si uno tiene un objetivo. Hay que esforzarse y perseverar…” proclamó Pechito, ya instalado en el palco donde en compañía de Diego Valenzuela, el intendente de Tres de Febrero, hizo  entrega  a la directora de la Escuela  Técnica Nº 4 de de un motor de Citroen para uso de los alumnos. Todo bajo la atenta la mirada que desde un amplio mural lanzaba Carlos Tévez, el hijo dilecto del Fuerte Apache y la animación de otro reconocido boquense como el periodista  deportivo Tato Aguilera.

El andar de Pechito sobre el Citroen fue seguido con entusiasmo por los habitantes de Fuerte Apache.

 

La tarde inolvidable para la gente del barrio se completó con una par de vueltas de Pechito sobre el Citroen en un improvisado y pequeño circuito. Se llenó el lugar del ruido de un auto de carrera mundial que nunca hubiesen imaginado. Desbordó de orgullo el Melli, el vecino del lugar elegido para la experiencia de acompañar a López en su recorrido. Tendrá para contarlo por años, igual que los chicos, cuyos ojos seguían mostrando el  asombro cuando entre múltiples pedidos de autógrafos, selfies, fotos, y hasta un insistente “Pechito regalame la campera…” de un desaforado que nunca falta, el cordobés fue abriéndose paso rumbo al auto que lo llevó al Aeroparque para tomar el vuelo a Río Hondo donde el fin de semana correrá una nueva fecha de Mundial con las expectativas de repetir sus triunfos de las tres ediciones anteriores y acercarse al tercer título mundial consecutivo.

“Fue algo distinto…” comento una satisfecha Soledad Bereciartua en la despedida. Es cierto, fue una tarde distinta y una experiencia humana interesante.

 

Por Miguel Sebastián

Fotos: Mónica Paz

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre