DESDE LA CARRERA DE LOS 2 MILLONES, EN 2019 EN RAFAELA.

No sólo no ganaba Manuel Urcera, también había cedido el protagonismo fuerte que en 2019, lo llevó a un andar notable en la etapa regular e ingresar como serio candidato al título donde sin embargo, en la  Copa de Oro, su Chevrolet del JP Carrera se «palmó».  ¿Te acordás en Rafaela?, apareció sigilosamente una tuerca en un cilindro?, abriendo un cúmulo sospechas y especulaciones nunca develada…

Luego de la parálisis del automovilismo, y del TC por ende, el Chevrolet de Urcera aún en Las Toscas Racing, continuó remolón, y su conductor cada vez más fastidiado. El hombre muestra calma, actidudes medidas y ausencia de palabras altisonantes; eso sí, en público. Entre bambalinas, saca a relucir su carácter, exigencias, reclamos y dispara palabras sin filtro, ni hablar cuando las mieles de los buenos resultados le pasan lejos.

Cansado, mas aún al comprobar que como aportante de suculento respaldo dinerario para sentarse en un auto de punta, no se reflejaba en los resultados. Más una relación desgastada con Gustavo Lema, creador y líder del siempre «gloriso JP, derivaron en que Manu hiciera las valinas y se mudara a Las Toscas Racing.

Que cosa la del JP Carrera, para desmenuzar. Su época dorada se ha ido diluyendo más aún en la etapa más reciente. Se desvincularon «con la mejor onda», Lema y su amigo el Guille Ortelli. Lo siguió como has visto Urcera y el desmembramiento del rubro pilotos, lo va a culminar Valentín Aguirre. El Torpedo de Arrecifes, una de las grandes figuras de la compleja temporada jaqueada por la pandemia, le anunció a Lema que tampoco vestirá los colores del JP en 2021. Aún sin confirmar, todos los caminos parecen conducir a San Nicolás, al DTA Racing de Ulises Armellini quien se encargaría de la atención del Ford que va  a correr desde febrero 21 de 2021 (la ACTC ya le dio el visto bueno para el pase). Ah!, y al JP le falta otro cambio muy significativo, Guillermo Kissling y hijo, mentes grises técnicas se van a enfocar en otras áreas, ya no en el el «departamento TC».

Podio copero. Urcera, Werner y Ledesma

Volvamos noviembre de 2020. Urcera ganó y subió sus acciones como candidato, se metió a 19 puntos de Mariano Werner líder. El entrerriano y su equipo Fadel Memo Corse, conscientes del potencial del Ford, leyeron  con acierto la carrera en el Gálvez, que en la ACTC consideran, fue la última del ejercicio en terreno porteño. Preservados en el segundo lugar, Werner con el Toto Etchegaray en línea directa, pudieron coincidir: «venimos derechos, superiores, para que arriesgar«. Y ni hablar cuando vieron que Agustín Canapino sin rendimiento su Chevy, coronado con el motor roto, quedó con chances mínimas para retener el «1». Y lo mismo pudieron pensar, cuando Aguirre después del palazo del sábado, el JP reconstruyó el Dodge pero, no hubo caso, en la final luego de una de las recuperaciones a lo Aguirre, terminó en el pasto por un toque con Juan Cruz Benvenuti, un copero que no pateó al arco. ¿Chau Copa, ambos?

¡Larguen!. Santero y Urcera en primera fila y Werner-Canapino en la segunda. Julián punteó hasta la vuelta 5, cuando se paró su Ford del Alifraco Sport por la transmisión.

El que no dijo «chau Copa», al contrario y anda revitalizado es Christian Ledesma. En la Chevy de Las Toscas, la pasada por afuera al salir de la Horquilla a Canapino, lo hizo sentirse reinvindicado. Y así lo lanzó cuando terminó apuntando a los «boludos que me querían retirar». El Titán vio el final apoyado en su Chevy enmudecida, con muy devaluadas posibilidades de que lo sigan llamando «campeón».

Semejante atributo teceísta, parece que va a pasar a ostentarlo un piloto de apellido Werner…

 

Fotos: Fotos ACTC.


-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre