El NUEVO libro de Pablo Vignone.

 

SpeedAgro

La brillante pluma y narrativa de nuestro Pablo Vignone, queda reflejada una vez más en “TECÉ. Ocho décadas de fierros”. Son 80 episodios de los tantos y tan jugosos que ha deparado la categoría en sus 80 años de existencia, cuyo festejo tuvo su punto culminante con los inolvidables 1000 Kms corridos en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez.

Historias las que Vignone refleja en el libro de Ediciones Al Arco, cuya lectura te engancha desde la primera a la última página. Y como muestra, acá te mostramos un pasaje, el episodio 79.

 

Después de ganar el Gran Premio de 1936, Raúl “Polenta” Riganti se enfrentó con la inevitable pregunta:
–A su juicio, ¿qué recorrido tendrá la próxima carrera?
–Creo que lo único que nos falta –reflexionó– es que se haga la carrera al Polo Sur…

Setenta y cinco años más tarde, en setiembre de 2011, el TC estuvo todo lo cerca del Polo que podía estar. “Desde la Base Marambio son cuatro horas de vuelo hasta el Polo Sur” explica hoy Hugo Mazzacane, uno de los gestores de la idea. Un Torino que había sido de Patricio Di Palma fue embarcado en la base aérea de El Palomar a bordo de un Hércules C–130 modelo 1960, matrícula TC–66 (apropiada para el caso). El coche estaba listo para largar cualquier carrera de TC, pero su motor, preparador por Alfredo “Gardelito” Fernández, poseía algunos trucos: se le habían extirpado el radiador de aceite y los filtros del óleo, para que la circulación del aceite fuera directa. Además, el radiador de agua estaba al tope de líquido refrigerante puro, sin dilución. Los carburadores eran los mismos Weber 48/48, pero con gicleurs más grandes, para aspirar más aire. Cuando el Hércules aterrizó en la pista de la Base Marambio, el jueves 22 de setiembre, Gardelito puso en marcha el motor del Torino a bordo del aparato y lo bajó andando por la rampa. Allí le colocaron la trompa de plástico al Torino, que quedó en manos del piloto de la aventura, Roberto “Tito” Urretavizcaya, uno de los que más carreras (352) disputó en la historia del TC.
“Se sentía el frío, ¿cómo que no? Hacía 20 grados bajo cero… –cuenta el piloto– La pista era de piedra, tierra y hielo. Tenía 1200 metros de largo y 40 de ancho; en primera segunda o tercera marcha, el coche patinaba, pero de cuarta para arriba ya no había más problema. ¿Las gomas? Usábamos cubiertas para lluvia, aunque había sol…”. Durante 45 minutos, ese día, Urretavizcaya paseó a la gente de la base. El Torino pasó la noche en un hangar, y al día siguiente, reabastecido con combustible de aviación, volvió a la pista, para seguir acelerando y hacer trompos durante dos horas y media. “Ya tenía el  brazo izquierdo, el más próximo al exterior del auto, entumecido” confiesa Urretavizcaya. “¡Y eso que no había viento!
Quisimos sacarnos una foto con la bandera argentina ondeando, como fondo para el Torino, y la bandera no flameaba, no soplaba el viento. Una semana antes, ahí mismo se habían registrado ráfagas de 180 km/h”.

 

“TECÉ. Ocho décadas de fierros en 80 episodios”,es el cuarto libro de Vignone para Ediciones Al Arco, luego de “Fierro Líquido”, “Partidazo!, “Los mejores encuentros de la historia de los mundiales” y “Fierro Plus, una loca historia del automovilismo”. Se suman a otros libros también escritos por Pablo como “Campeones del TC I y II‘; “70 años del TC, 70 historias”; “75 años del TC”; “100 ídolos del automovilismo argentino”; “Traverso, una autobiografía autorizada” y “Siglo Fangio”.

El diario Página/12, las revistas El Gráfico y Corsa, entre otros medios así como visionauto, y actualmente uno de los responsables de la sección deportes del diario La Nación, marcan la tan destacada trayectoria de Vignone.

 

Por el equipo de VA

VisionAuto en Instagram

1 COMENTARIO

  1. Pablo, ya lo conseguí. Me estarían por conseguir Fierro Plus, pero Fierro Líquido me resulta imposible hasta ahora. Algún lugar que lo tenga o forma de conseguir un ejemplar tenes? Soy un tardío descubridor suyo…
    Saludos!

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre