EL TERRIBLE accidente de Jules Bianchi en Suzuka, ha reabierto la polémica en torno a cuestiones de seguridad y organizativas en Fórmula 1, que porque no, se traslada al automovilismo en general.

Entre las derivaciones disparadas por  el golpe del piloto de Marussia, se vuelve a mencionar la idea de instrumentar el cockpit cerrado (mirá la foto simulación). El debate se había planteado luego del Gran Premio de Hungría en 2009, cuando una pieza desprendida del auto que iba adelante, el Lotus de Roman Grosjean, impactó en la cabeza de Felipe Massa, impacto muy serio que pudo tener implicancias.

Rob Smedley del equipo Williams,  brinda su opinión sobre ese proyecto de cockpit, «desde un punto de vista técnico, es algo muy fácil de implementar y lo hemos hablado en muchas de las reuniones de grupos de trabajo técnico, hemos estado yendo y viniendo con este punto».

La FIA se ha ocupado en mejorar la seguridad de los pilotos, y en particular de la cabeza de los pilotos, que en los F-1 desde hace años ha quedado desguarnecida. Un arco de seguridad desde la toma de aire hasta y el borde del cockpit donde va el volante multifunción, incluso fue probado con autos a 225 km/h con resultado muy bueno.

 

Desde algunos equipos, como por ej. Lotus, también dieron a conocer su alternativa, propusieron colocar a los autos una especie de cúpula de policarbonato, como llevan los aviones F16 de guerra. Considera Smedley, que no implicaría dificultad alguna su instalación. «¿Cambiaría la Fórmula 1 un poco?, desde ya si se comparan los coches de 2014 con los de 1950 cuando comenzó el campeonato mundial», sostiene el hombre quien plantea si la estética es un argumento o no para llevar adelante la idea, «para mí no lo es, tal vez lo sea para otros».

Mientras tanto Bianchi (quien ha sido parte del programa de pilotos de Ferrari) permanecía internado en el Mie Centro Médico general de la ciudad de Yokkaichi, padeciendo un severo daño en la cabeza producto del espeluznante golpe contra la grúa que retiraba el Sauber de Adrián Sutil. Su estado se mantenía crítico pero estable, luego de la operación a la que fue sometido. El médico que lo observa es el profesorr Gerard Saillant, un autoridad en el mundo en el tipo de lesiones que sufre Bianchi, quien también ha atendido a Michael Schumacher luego de su accidente cuando esquiaba a fines de 2013.

Por C.S
Foto:  www.laF1.esp

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. seria mejor mas que cápsulas, no existan grúas dentro de los limites de circuito, sino estaba la grúa ahí, bianchi se pegaba un palo fuerte, pero no este accidente terrible, que de accidente no tiene nada porque es pura negligencia del director de la prueba y sus veedores

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre