SALTARON LOS TAPONES.

«Es una vergüenza lo que hicieron con el Toyota y el reglamento, viene jugando con nosotros, se vienen divirtiendo”.

Nunca imaginó Agustín Canapino que semejante confesión picante, que por la radio le hizo a su equipo JP sobre el rendimiento del Toyota Camry de Matías Rossi, escaparía de la privacidad y se haría pública. Allí debería haber quedado, en el cono del silencio, donde han quedado encerradas tantas confesiones y quejas, de tantos otros pilotos en tantos otros equipos. Raro en el, un hombre tan digitalizado.

La superación del Chevrolet de Canapino fue el último obstáculo de Rossi en el camino al tercer puesto final que en su quinta carrera le dio el primer podio a Toyota en el TC.
-publicidad-

Lamentablemente para Canapino esta vez, y vaya a saberse el porqué y cómo se dio, trascendió publícamente ese estiletazo verbal. Por eso tras la carrera, quedó más incómodo que si hubiese hecho un trompo en plena recta, cuando tras declarar ante las entrevistas radiales con un formal y prudente e irónico “el Camry va rápido, va lindo pero no quiero opinar. Lo tiene que tratar la categoría…”, los periodistas le mencionaron los duros cuestionamientos al auto japonés, lanzados en un supuesto “off “ con el JP. “Eso no lo tendrían que haber sacado, no hay códigos”, fue su limitada y desacertada defensa, antes de buscar amparo en otros temas. No extrañó.

Expertos en la “lloratina” como bautizó Oscar Aventin en su época al frente de la ACTC, a habituales reclamos, quejas, por el reglamento, los pilotos no suelen hacerse cargo de sus dichos cuando trascienden.

No ganó Canapino pero otra vez festejó el JP Carrera con la victoria de punta a punta de Santiago Mangoni, nuevo líer del campeonato. Christian Ledesma completó el 1-2 de Chevrolet.

De una manera poco imaginada, revivió un duelo como el  Canapino-Rossi, apagado desde que Matías se fue del TC y no expandido al Super TC 2000 hasta 2021.

En Termas, porfiaron un poco en la pista, donde prevaleció Rossi, tal vez por eso la queja de Agustin. Sabido que perder es un verbo que lo fastidia, y ni hablar si quien lo derrota es Rossi. Se enfilaba al tercer lugar pero se interpuso Matías, quien en la quinta carrera le dio el primer podio en el TC a Toyota y disparó la polemica. Matías quedó mejor parado y como es característico en el, manejándose cómodo como en la mayoría de las ocasiones al hablar (salvo cuando debe afrontar preguntas incómodas, y fuera de «programa» de entrevistadores no funcionales), replicó: “Agustín, además de ser un ‘pilotazo’, es muy inteligente. Sabemos las cosas que decimos por la radio, y es normal que así sea. Lo felicito por ganar las dos carreras seguidas, pero tiene un auto pesado por el sistema de lastre y pese a que quiera, se le hace difícil seguir ganando; mientras mi auto todavía no carga kilos. El TC es así y por eso la diferencia”. Incluyeron sus dichos, una cuota de ironía, si bien, sin ganas de profundizar en la polémica.

Una polémica que empezó a dar que hablar y va a seguir, próximos días y tal vez saque a la superficie esos cuestionamientos en voz baja, sobre el reglamento abierto que goza Toyota. Como Canapino, al momento, muchos los hacen “en off”, sin atreverse a plantearlos en público. Bien del TC y también del resto automovilismo argentino.

 

-publicidad-

4 COMENTARIOS

  1. En el tc 2000 sabemos que la c no es de competición es de Canapino.
    Hace lo que quiere en esa categoría.
    Si el hubiera pasado a Rossi de la misma manera hubiera dicho que es mérito del equipo que le entrego un auto fantástico ( lo que dicen siempre)
    Es harto conocido el llanto de los Canapino cuando no les salían o salen las cosas.
    Ninguna novedad

  2. Es el mismo comentario, que deben hacer el 70% de los pilotos, sobre él
    Gana con peso, gana dsp que le destrozaron el auto, gana el compañero de equipo. Ellos se ríen de los demás
    Qué pensará el pibe Ramos, que junta moneda tras moneda, para poder ir a una carrera, en fin…

  3. Estrategica esta lloratina de Canapa
    Cuestiona los Toyota para tapar que termino la carrera asfixiado por el humo dentro de su auto.
    La ACTC deberia penalizarlo tal cual hizo con Pernia en Viedma

  4. Por lo visto y escuchado, el único Toyota que lo preocupa es el de Rossi. Evidentemente Jakos lo corre por q es el hijo de ….

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre