EL OVALO, A FLOTE

Por el equipo de VA

Después de varias décadas, Ford volvió a ser el número uno del mercado automotor en los Estados Unidos, vendiendo más automóviles que ningún otro fabricante en todo el territorio estadounidense. La compañía, que estuvo en algún momento al borde la bancarrota, superó a las poderosas automotrices asiáticas y relegó también a las europeas, gracias a cambios radicales y a un grupo de ingenieros alemanes.
Ford era considerado un caso perdido hasta hace poco tiempo. Al igual que sus vecinos en la tradicional región de Detroit, General Motors (GM) y Chrysler, sufría las consecuencias del fracaso de sus modelos, la baja cualidad de los vehículos, sus plantas anticuadas y unos costos desbordantes.
El giro empezó en 2006. Bill Ford, descendiente del célebre fundador de la compañía, Henry Ford, renunció tras cinco años de fracasos como presidente de la empresa. Y su sucesor no sólo fue un extraño para la familia, sino para todo el sector: Alan Mulally había pasado los 37 años de su carrera en la Boeing. Todo un shock para el mundo del automóvil en Detroit, más aún después de que Mulally ignorara las viejas estructuras de amistades y conveniencias para renovar la empresa.
El nuevo presidente recortó miles de puestos de trabajo, cerró más de una docena de plantas y vendió varias filiales no rentables, entre ellas las clásicas marcas británicas Jaguar y Land Rover, así como la sueca Volvo.
Para conseguir capital fresco, empeñó todo lo que tuviera valor, entre ellos el famoso logo azul de la firma. El novato ejecutivo apostó por una compañía reducida, la única vía para que Ford sobreviviera, según sus cálculos. Con ello se acabó también la era de los inmensos vehículos que devoraban combustible.
Mulally siguió el ejemplo de sus competidores asiáticos, que se ganaban uno tras otro a los clientes estadounidenses con sus modelos de bajo consumo, sin que contase ningún tipo de patriotismo automovilístico.
Pero el nuevo presidente también recibió ayuda del extranjero. En particular, desde Colonia (Alemania), sede de Ford Europa. El Ford Focus, desarrollado en Alemania, se ha convertido ahora en un éxito de ventas en Estados Unidos.
«Tenemos grandes expectativas (depositadas) en ese auto», dijo Mulally durante la presentación del último modelo en el salón de Detroit. También la pequeña versión del Fiesta entusiasma a los conductores estadounidenses.

Foto gentileza Auto News…………………………………………………
El nuevo Focus en EE.UU se convierte en un suceso y pone lo suyo para la recuperación de Ford

GM y Chrysler tienen poco que ofrecer por el momento para el contraataque. Ambos fabricantes estuvieron al borde de la bancarrota el año pasado, de la que se pudieron salvar sólo gracias a fuertes ayudas de capital del Estado. Por otro lado, Toyota está siendo literalmente frenado por una ola de llamados a talleres debido a fallas mecánicas.
Ford tiene vía libre. El año pasado, registró beneficios por primera vez desde 2005 pese a la crisis económica, por unos 2.700 millones de dólares. «2009 fue un año clave para Ford», dijo Mulally. Vuelve a contratar personal en Estados Unidos, y en Europa el fabricante ha descartado los despidos por este año.
Sus competidores, en tanto, intentan seguir el ejemplo de Ford. A la cabeza de GM está ahora Edward Whitacre, el ex presidente de la empresa de telecomunicaciones AT&T.

10-03-2010

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Good points Kevin. The whole idea that the goennrmvet is picking winners and losers instead of customer demand and free market principles shows how far our economy has moved away from capitalism.I understand the worries about the supplier networks and the possibility that Toyota, Ford, and others could have been harmed by an outright failure by GM and Chrysler. As I mentioned in the article, however, these companies were in trouble for years before the whole thing came to a head. It seems like we could have figured out a way to wind them down in a reasonably orderly fashion before we had to scramble to find emergency solutions.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre