SILVA QUIERE MANO DURA

Por C.S

Mirá que comedia grotesca hubiera escrito un guionista de haber estado el sábado pasado en el Autódromo de San Luis, ante la visita del Turismo Carretera. No dirás que no te has enterado de lo que pasó. Ocho pilotos de la primera tanda clasificatoria (Pechito López, Leo Pernía, Caíto Risatti, Emi Spataro, entre ellos), no pudieron salir a clasificar porque no salieron a pista dentro de los 90s estipulados por la ACTC. Medida que llegó debido a lo sucedido en Trelew, cuando en el lote de las figuras, se amontonaron porque ninguno quería ser el primero en acelerar para buscar el tiempo.

«Para mí se distrajeron», dijo Matías Rossi después de mantener la pole que al día le siguiente tuvo continuidad con la victoria en la serie y en la final, de manera concluyente, sin despeinarse con la Chevy del JP Racing, pese a la cercanía de Lionel Ugalde. Cuando los corredores vieron que se les impedía el acceso a pista, saltaron como leche hervida, no sólo ellos, responsables de sus equipos también, aunque algunos como Gustavo Lema (JP), no dijo ni «mu» y aceptó el error, la demora. Eso de que debieran salir dentro de los 90s a pista, se hizo para evitar que aguardaran en boxes, especulando, hasta ver los pasos de los rivales. Valdrá la pena mencionar que las pruebas clasificatorias se corren en la pista y no en los boxes, ¿por que no entonces y a la luz de lo visto en Trelew?, no se limitaron a observar y sancionar si cabía a corredores que no cumplieran con lo pautado pero…, en la pista (por circular lento o esperar a otro para «tirar» juntos, por caso).

La medida de los 90s generó confusión y dio lugar a suspicacias, esas que suelen acompañar al TC, mas allá de las proclamadas acciones de la directiva para aumentar la transparencia en la categoría mas poderosa e importante del automovilismo nacional. Imaginate, piensa VA, si esto ocurriera en la carrera donde se definieran los ingresantes al playoff, o en un carrera de esa serie decisiva y ni hablar, en la que pueda definirse el título. Ardería Troya. ¿Y si en su camino a pista, a un auto se le detuviera el motor y fuera un candidato al título?, o se cruzara un espectador de los tantísimos que pululan por un sector caliente, calle de boxes, adonde no deberían ni acercarse.

«Yo dejaría todo libre el asunto de las clasificaciones, que cada uno salga a pista cuando quiera, y si después hace algo incorrecto arriba del auto, está bien que se apliquen sanciones fuertes», ha sostenido el Pato Silva cuando VA le sacó el tema. No duda el chaqueño, pretende que se actúe con firmeza por parte de las autoridadesk en situaciones donde los pilotos cometan una infracción. «Yo quiero mano dura, son reglamentarista a full; hay que ser inflexibles en la aplicación del reglamento. ¿Que me parece mas conveniente, la quita de tiempos, que te echen o una multa?, yo voy por la sanción que duele mas, el retiro de tiempos».

¿Que ocurriría si fuera yo uno de los sancionados?, si entiendo que la sanción es injusta, lo hablaría; caso contrario me callo y acato; insisto, yo quiero que se apliquen los reglamentos, siempre lo he dicho». Silva pasó por la tercera fecha del TC con otro pálido resultado a bordo de uno de los Ford del HAZ (21º); Guido Falaschi en el otro, 20º. Corolario: se fue el motorista Juanjo Tártara y no precisamente en buenos términos con alguien del staff del HAZ

Foto gentileza Diario Norte
29-03-2011

-publicidad-

7 COMENTARIOS

  1. ¿Por qué las letrotas remarcadas y tan grandes Vision Auto?.
    ¿Tienen ganas de pegarle al TC?…
    Reacomoden la nota con letras del tamaño de todas como se debe.

  2. Siempre el TC es noticia por estos cosas, pero sino no seria el TC. Estaria bueno que los autos salgan cuando quieren como dice el lloron Silva

  3. el pato quiere mano dura, vamos a ver como va a gritar y quejarse cuando le toque a el.
    es cierto los corredores son todos iguales, patean para donde les conviene, tienen mucho de hipocritas

Responder a Maxi Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre