VAMOS A METERNOS EN EL TUNEL DEL TIEMPO

El campeonato 2006 de Turismo Carretera hervía, restaban sólo dos fechas, y la penúltima en La Plata quedaría tildada como una de las más que más conmocionantes.

Diego Aventin acababa de ganar una carrera crucial en el Mouras  platense, a las puertas quedaba del campeonato. Sin embargo, a la hora de la revisación técnica posterior, cuando casi todavía seguía bañado en champán, llegó la noticia explosiva. Los aros del motor fuera de reglamento, provocaron que los técnicos los descalificaran causando gran estupor.

El comisario técnico era Carlos Marchese, avezado hombre que encabezó el área técnica durante largos años hasta su reemplazo por Alejandro Solga, el que en 2016 tuvo una salida controversial de la ACTC, y su lugar pasó a ocuparlo Alejandro Iuliano. Te acordarás tal vez, que el Ford de los aros finos era del Lincoln Sport Group del escribano Hugo Cuervo y a cargo del motor estaba Marcelo «Machete» Esteban.

-publicidad-

Hubo conciliábulos, pero no hubo marcha atrás aquel domingo en La Plata. El Pumita quedó afuera y como consecuencia directa, Norberto Fontana por entonces manejando un Dodge-Cherokee, se consagraba en forma anticipada campeón del año en el TC.

Se habló largo y tendido de los pormenores de lo sucedido en el galpón donde se hizo esa recordada revisación al motor del Pumita, con aros más finos. Y se hizo hincapié en la presencia de preparadores rivales o representantes de motoristas, observando la revisación y el desarme del motor. La práctica de las revisación cruzada, terminó siendo clave para detectar los aros antirreglamentarios en el impulsor de Diego.

 

La práctica de las revisaciones cruzadas, con presencia de preparadores rivales, tuvo su tiempo y luego cayó en desuso, más aún desde 2015 cuando comenzó la era de los motores multiválvulas en el TC, provistos por Oreste Berta en sus partes vitales, para luego tomar las riendas la ACTC, otorgando otra impronta al profundo cambio completado por los autos también con la ACTC como proveedora.

Con Solga en el rol de comisario técnico, las revisaciones cruzadas no se realizaron. Procedimiento que, atendé, es casi un hecho que vuelve a utilizarse desde la carrera en Concordia. Sí, aún con los motores multiválvulas semejantes y la estructura de los coches de todas las marcas, con marcadas similitudes, y con menor margen de maniobra para motoristas y chasistas, las revisaciones cruzadas estaban listas para volver a ponerse en práctica. «Son necesarias para que no existan dudas», ha considerado y con énfasis, un técnico que trabaja en el TC.

Fotos: Turismocarretera.com

-publicidad-

1 COMENTARIO

Responder a Gustavo Fabian Jasinski Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre