SE HACE CARGO de lo que dice, de nuevo.

En al previa de una nueva fecha de Turismo Carretera, Matías Rossi dejó bastante tela para acortar al referirse a la sanción que él y Norberto Fontana sufrieron tras la carrera de Viedma.

«Mi cabeza está bien porque soy de decir las cosas, de descargarme, vengo con esta situación difícil de Viedma, tratando de entender, así que ya está. Hice público mi descargo y lo hice con la gente de la CAF en la ACTC», puntualizó sobre su estado de ánimo el Misil en en programa radial Mundosport. A la vez agregó: «Estoy tratando de entender y de comprender algunas cosas, en la cuales nosotros, los pilotos, también podemos mejorar para resolver ciertos asuntos. De todo se aprende. Ahora, cabeza fría y pensar en seguir adelante».

Si bien el vigente campeón del TC recibió de la CAF como pena una multa de $15.000, ha considerado mucho peor la sanción que recayó en Fontana: «Es mucho la fecha de suspensión que le dieron a Fontana, el piloto pierde mucho. Él no está bien en el campeonato, y creo, una fecha de suspensión lo deja afuera de los playoffs. Entonces, es una situación mas que comprometida para un piloto del nivel de Norberto. En su momento, nosotros habíamos pedido que no se nos parara una fecha, porque el perjuicio desde lo económico y desde lo deportivo es importante».

-publicidad-

A modo de reflexión, mandó Matías: «Hay que ser inteligentes para resolver ciertas cosas. Indudablemente, gritándolo a los cuatro vientos, haciéndolo público y expresándolo en los medios, la experiencia demuestra que no se logra nada».

Hasta acá lo que dijo Rossi estuvo dentro de lo imaginable, pero  esperá, después le llegó el turno a la ACTC. «En el TC falta autocrítica y reconocimiento de los errores como muchas veces lo hacemos nosotros. ¿Y por qué lo digo?, porque el público es algo fundamental para el automovilismo en general, las categorías lo necesitan. Y el TC es la de mayor convocatoria, algo que aplaudimos y agradecemos cuando llenan los autódromos. Ahora, cuando llenan las redes sociales de quejas en contra de la categoría, por lo que me pasó a mí en Viedma, no los escuchamos».  Claramente, ha pedido a la ACTC lo mismo que se le exige a los pilotos ante un error: «Necesitamos reconocer los errores. Yo le dije a los de la CAF, que fuí bien sancionado con los $15.000 porque rompí una clásula del reglamento ,al publicar mi cámara on board, tuvieron razón. Pero si a su vez la cámara demuestra que yo fuí mal sancionado, ¿por qué no hay una autocrítica de ellos?. Eso los haría quedar bien porque, si me reclasificaban, toda la gente que estuvo en contra de la ACTC porque piensa que fue una injusticia, van a ver que la categoría hace un acto de bien».

 «¿Qué le cambiaría entonces al TC? -se preguntó el Misil, este finde desde ya, presente en Concepción del Uruguay para la 5ª fecha-,  que haya autocrítica y reconocimiento de los errores, algo que va a hacer que la categoría sea aún más grande de lo que es, más genuina y con más reconocimiento del público».

Y sobre su conocida tirante relación con la anterior cúpula de la ACTC, ¿que dijo?:  «Me he peleado muchísimo con la dirigencia anterior de la ACTC, cuando Oscar Aventin era el presidente. Creo que va en cada uno el hacerse respetar. Ahora tengo una muy buena relación con Hugo Mazzacane, se permite el diálogo y ese es el camino».

Por Cristian Re.

-publicidad-

2 COMENTARIOS

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre