ITALIA ARDE

EN LA
HOGUERA DE
FERRARI

Por el equipo de
visionauto

Italia vive una crisis de proporciones. La derrota de Ferrari en el Mundial de Fórmula 1 es considerada en la península como una deshonra nacional, y desde la primera actitud de intolerancia -el reclamo de la renuncia de Luca Di Montezemolo a la presidencia de la casa del Cavallino Rampante por parte de un ministro del premier Silvio Berlusconi- la actitud belicosa hacia Maranello se ha intensificado de tal manera que los máximos responsables de Ferrari, Fiat (que es como decir el Estado italiano) se vieron obligados a salir en defensa de las huestes vencidas en Abu Dhabi, una suerte de Armada Brancaleone denostada y satirizada.

Con calificativos como “Atroz», “desastre» y “desilusión», la prensa italiana calificó la demostración de la Scuderia en Abu Dhabi. “Final atroz», tituló La Gazzetta dello sport: “Sebastian Vettel es el nuevo campeón del mundo de Fórmula 1. No así Fernando Alonso y Ferrari, que finalizó, increíblemente, apenas en el séptimo puesto (…) Ferrari erró en su táctica de carrera: decidió anticipar la entrada a boxes de Alonso para controlar a Mark Webber, y al salir se encontró en medio del ‘tráfico»’ describió. “¡Qué desilusión!» exclamó Tuttosport. «Una mala estrategia cuesta a Ferrari el campeonato del mundo, el sueño se esfumó», añadió. Es un «desastre para Ferrari», tituló La Repubblica. «Nada para Alonso, Vettel es el campeón», dice por su parte el Corriere della sera, que también menciona una estrategia errónea por parte de la Scuderia.

-publicidad-

El consejero delegado del grupo Fiat, Sergio Marchionne, calificó de «ingratas» y «ofensivas» las «frases sarcásticas» dirigidas a los integrantes de Ferrari y a Di Montezemolo. «El resultado no es el que nos esperábamos, pero tenemos que agradecer a todos el trabajo que ha permitido a Ferrari llegar a una meta que hasta hace pocas semanas no nos podíamos ni imaginar», agregó Marchionne.

«No se puede borrar el trabajo de tantas personas con declaraciones casi complacidas por la derrota», afirmó, en elíptica referencia al ministro de Gobierno de Berlusconi, Roberto Calderoli, que inició la caza de brujas pocas horas después de la derrota en Yas Marina. «Ferrari ha logrado perder un Mundial que, de hecho, tenía ganado, por culpa de la demencial estrategia decidida desde los boxes. Quienes han perdido este título son los estrategas del equipo y no el admirable Alonso” había acusado el político. «Cuando el estadista Calderoli consiga en su vida el uno por ciento de lo que ha hecho Ferrari por este país, en términos de industria y deportes, entonces se merecerá una respuesta», reaccionó Piero Lardi-Ferrari, el hijo de Enzo Ferrari que todavía conserva el 10 por ciento de las acciones de la empresa.

Marchionne cerró su defensa argumentando que «Ferrari representa en el mundo lo mejor de la tecnología italiana y sus vehículos son considerados el símbolo de una Italia a la vanguardia. El resultado de la carrera no pone en discusión estos valores».

Con ese respaldo, Ferrari absolvió de culpa a su piloto Fernando Alonso. “Si Fernando no ganó, no es por su culpa», afirmó di Montezemolo. “Estoy orgulloso de Ferrari, hemos perdido en la última carrera y por pocos puntos. Estábamos tal vez convencidos de que no íbamos a perder y eso hace más daño», añadió, confirmando de alguna manera las apreciaciones (como la de visionauto) de que cundió una generalizada convicción de asunto cerrado en el box italiano –especialmente después de la clasificación sabatina-, lo que generó un inoportuno exceso de confianza.

Andrea Stella, ingeniero de pista de Ferrari, admitió su responsabilidad. “Fernando merecía un mejor apoyo. Se comportó como un gran piloto toda la temporada. No le hemos respondido de la mejor manera» dijo en relación a la desafortunada orden para la detención en boxes de la vuelta 15.

“En un momento de la temporada, nadie esperaba que disputásemos el título mundial en la última carrera», agregó el presidente de Ferrari. “Fernando ha hecho una temporada extraordinaria. Estuvo magnífico. Terminamos con la cabeza alta». Di Montezemolo le mandó un mensaje directo a su segundo piloto, el brasileño Felipe Massa: “Esperaba más esta temporada de Felipe, pero estoy seguro de que se recuperará». ¿Puede rodar la cabeza de Massa? En ese caso, ¿será la única?

“Los análisis los hacemos con calma, pero sabemos lo que ha pasado» afirmó por su parte el director deportivo de la Scuderia, Stefano Domenicali. ¿Será el chivo expiatorio cuando pase la ola de locura que clama venganza?

16/11/2010

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre