“SE LO QUERÍAN COMER CRUDO …”.

El conocido énfasis que Benedicto Caldarella le suele poner a sus relatos, no disminuye en su intensidad durante el contacto telefónico con visionauto, al recordar aquel 12 de abril de 1970. Ese día marcó en una carrera de Fórmula 2 Europea,  el debut europeo de Carlos Alberto Reutemann. Fue en Hockenheim, escenario del Memorial Jim Clark, la tradicional carrera que, por entonces honraba la memoria del piloto escocés, muerto dos años antes en ese mismo circuito alemán.

Chiche Caldarella habla con el conocimiento que le da su cercano protagonismo como compañero de Lole, en aquel equipo que con el gran apoyo logístico, técnico y económico del Automóvil Club Argentino, sentó las bases para la proyección del santafesino al máximo nivel mundial del automovilismo. Lamentablemente la experiencia no se repitió.

Con este particular título, la revista Automundo destacó la actuación de Reutemann en su debut en las pistas europeo. Fue el comienzo de casi 13 años de actividad internacional del santafesino, en el más alto nivel mundial.

¿Que había hecho Lole para que en su primera carrera en Europa, sus rivales se lo quisieran comer crudo? Simplemente intentó discutirle el liderazgo al austríaco Jochen Rindt, nada menos. El intocable Jochen Rindt, indiscutido rey de la Fórmula 2 que venía de ganar las dos carreras anteriores en Thruxton y Pau. El mismo que no admitía otra cosa que la victoria como objetivo de las carreras. El mismo Rindt que entre mayo y septiembre de ese año, transitó 118 días entre la gloria de ganar cinco Grandes Premios (Mónaco, Holanda, Francia, Gran Bretaña y Alemania), y la tragedia con su muerte en Monza. Aquel dramático hecho, que no le permitió disfrutar ese título mundial que como inédito caso en 70 años de Formula 1, logró de manera post mortem. 

Lole ya había sorprendido el sábado con su 7° tiempo en clasificación, a 4/10 del poleman que no fue otro que Rindt. No era poco, eran tiempos la Fórmula 2 albergaba además de pilotos de la F1, como ya lo era Rindt, a valores en ascenso y que ese año debutarían en la Máxima. Tal los casos del sueco Ronnie Peterson, el francés Francois Cevert, el brasileño Emerson Fittipaldi y el suizo Clay Regazzoni.

Reutemann confirmó en 1971 lo mostrado en su primer año. Fue subcampeón de Fórmula 2 Europea, detrás de Ronnie Peterson, y además venció en las carreras sin puntaje en Hockenheim y Tarumá y se adjudicó el Trofeo Dos Mundos.

Apenas largada la serie inicial (la carrera comprendía dos por suma de tiempos), Lole avanzó un par de posiciones y desde quinto lugar, encaró por afuera al cuarteto de punta liderado por Rindt. Al cerrarse provocó un múltiple choque que tuvo a Cevert como principal perjudicado. Unos metros más adelante y ante el acoso de Reutemann, se despistó Rindt y también el argentino. “No sé si lo toqué antes, o cuando ya estábamos sobre el pasto”, dijo Reutemann, quien sólo admitió “tal vez frené un poco tarde sobre un piso que estaba mojado…”.

El Lotus de Rindt quedo a un costado de la pista, mientras que Reutemann pudo retomar la marcha con el Brabham BT 30B y llegó octavo. En los boxes los ánimos de algunos de sus colegas estaban lejos de las felicitaciones para Reutemann. “Para colmo estábamos al lado del box de Cevert…”, rememora Caldarella sobre esa proximidad que hizo que el francés fuese quien iniciara la serie de recriminaciones. ”Estás loco…”, le dijo pero no en un francés que Lole difícilmente hubiese entendido, sino con el universal gesto del  dedo índice apoyado y moviéndose en la sien. Más mesurado fue el, “¿qué quisiste hacer Carlos?”, largado por Regazzoni. El ambiente se cargó de tensión ante la abrupta llegada de Rindt, preguntando a viva voz “¿quién es el sudamericano ese que me sacó de pista?», y cerrando con un durísimo “los indios tiene que estar en la selva, y no en los circuitos…”. Quienes estuvieron cerca dicen que por una cuestión idiomática Lole no entendió en toda su dimensión el agravio de Rindt.

Otro cumpleaños que vio a Lole sobre un auto de carrera fue el de 1981. Fue ante sus compatriotas, y quedó la amargura de perder su última oportunidad de ganar el Gran Premio de la República Argentina. Ese día con un Williams escoltó al Brabham de Nelson Piquet y quedó por delante del Renault de Alain Prost.

Todos esos ataques no afectaron el ánimo de Lole, al punto que largó sin problemas la segunda serie y punteó durante siete vueltas. Un problema en la caja y un trompo sobre el final, lo relegaron al 9° puesto final en ese parcial. Quedó en la suma de tiempos, que le entregó a Regazzoni la primera victoria en su camino al título de campeón. La buena impresión causada por Lole en su debut, se confirmó dos semanas más tarde en el Montjuich catalán, con el puesto que le dio el primero de los tres puntos  (los otros los obtuvo con el 5° lugar en la fecha final en Hockenheim)  que lo ubicaron 13° en el campeonato, junto con el italiano Vittorio Brambilla y al alemán Hubert Hahne.

El destino deparó distintas alternativas para aquellos protagonistas de hace medio siglo en Hockenheim. Rindt murió en septiembre de ese 1970, en las prácticas del Gran Premio de Italia. A punto de convertirse en el sucesor de Jackie Stewart en Tyrrell, Cevert se mató en octubre de 1973 en los entrenamientos del Gran Premio de Estados Unidos. Regazzoni recorrió un camino más largo en la Fórmula 1, truncado en Long Beach 1980 por un choque que lo dejó parapléjico. Muchos después, en 2016, murió en un accidente de tránsito en una autopista italiana. En cambio la vida sigue acompañando a Reutemann, que junto con este recuerdo hoy celebra sus 78 años. ¡Feliz cumpleaños Lole!.

 

Fotos: fierrosclásicos.com

-publicidad-

5 COMENTARIOS

  1. Hermoso recuerdo del inicio del Lole en Europa.Para mi Fangio,Juan Galvez y Reutemann son el podio de nuestro automovilismo.Estas notas historicas son una buena forma de pasar la cuarentena.Tambien entender todo lo que se fue perdiendo con el paso de los años y que motiva el desinteres actual por las carreras de autos…
    Me permito recomendar ver viejas carreras de F1,Tc o TC2000 por Youtube(hay muchisimo para ver)y ademas,por supuesto,leer VisionAuto.Saludos desde el sur.

  2. Jajjaa ese es mi hermano. Coincido. Fangio arriba. Juan galvez y el lole. Y si vamos mas abajo habria que sumar a froilan y el flaco. Felices pascuas a la familia de visionauto

Responder a Carlos Saavedra Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre