A TENERLO EN CUENTA.

No es fácil ser compañero de equipo de un Schumacher. Si lo sabrán tantos pilotos que durante años vivieron a la sombra de Michael sin poder desarrollar todo su potencial y posibilidades en la Fórmula 1.

No es fácil pero tampoco resulta imposible si se tiene un gran talento y también un respaldo financiero y político. Dentro de la Fórmula 2 lo está demostrando el ruso Robert Shwartzam, compañero de Mick Schumacher en el equipo italiano Prema, Con sus actuaciones en pista Robert está opacando la promocionada figura de Mick al punto que encabeza el campeonato con dos triunfos y ya tomó una importante ventaja (81 puntos contra 39) sobre el hijo de Schumi que se ubica cuarto y que como mejores actuaciones muestra los dos terceros puestos logrados en Hungría.

Robert Shwartzam y Mick Schumacher comparten el equipo Prema de Fórmula 2 y son integrantes de la Academia de Jóvenes Pilotos de Ferrari. Los buenos resultados del ruso constituyen una otra gran presión para el hijo de Schum en sus intenciones de escalar a la Fórmula 1.
-publicidad-

Nacido 17 de septiembre de 1999 en San Petersburgo, Robert Mikhailovich Shwartzam, tal su nombre completo, arrancó como tantos de chiquito (5 años) en el karting desde donde construyó una campaña que tuvo como recientes halagos los títulos de Toyota Series (2018) y Fórmula 3 (2019) que le valieron su integración a la Academia de Jóvenes Pilotos de Ferrari que también comparte con Mick.

Empresario ruso, Mikhail Shwartzam apoyó desde el comienzo la campaña deportiva de su hijo. Murió de corona virus en abril pasado sin cumplir el sueño de ver a Robert en la Fórmula 1.

Cada vez son más en el ambiente los que en base a este gran comienzo en la Fórmula 2 le ven a Shwartzam un cercano futuro en la Fórmula 1, “Ese es mi gran objetivo” repite Robert, que además de su talento tiene un importante apoyo para conseguir ese deseo. Es  nada menos que el del multimillonario empresario ruso Boris Rotenberg, creador del programa SMP Racing que años atrás promovió a la Máxima a Vitaly Petrov y Sergey Sirotkin. Viendo el presente deportivo de su joven compatriota, Rotenberg ya anunció que su programa estará dedicado exclusivamente a promover a Shwartzam a la Fórmula 1.

Todo no es perfecto en la vida y por eso en este deportivamente auspicioso 2020 de Robert no faltó el matiz triste en su vida personal. Fue la muerte de su padre Mikhail, fallecido en abril a los 52 años como consecuencia del corona virus. Era el impulsor de su campaña deportiva y por eso Robert lo recordó con lágrimas de emoción en Estiria al subir al podio como ganador debutante en la Fórmula 2.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre