CÓMO LLEGÓ CANAPINO AL EQUIPO CHEVROLET

Lop Multimedia
Canapino recibe el premio
de manos de Bessone.

Por M. S.

Me gustaría ser ídolo de Chevrolet…” decía Agustín Canapino en la noche del jueves minutos después de recibir el Premio Consagración de Clarín y pocas horas antes de estampar su firma como nuevo integrante del equipo Chevrolet de TC 2000 a cargo del JP Racing de Gustavo Lema. Ese lugar para el que muchos daban por seguro a Esteban Guerrieri, el mismo que compitió con el campeón del TC por ese premio y que fue uno de los primeros en tenderle su mano como felicitación apenas se conoció el nombre del ganador.

Como le cambiaron las cosas a Agustín en tres semanas. “No sé si hubiese llegado a la posibilidad de correr en el equipo Chevrolet de no haber salido campeón del TC” reconoció sobre una historia que comenzó a cambiar de destino a partir el domingo 28. Hasta ese momento su lugar en el TC 2000 parecía ser el equipo Citroën, al que por entonces se daba como ingresado al TC 2000 para la temporada 2011. “Es muy poco para un campeón de TC” escuchó decir Agustín a su alrededor sin consentir ni negar. Sonó válido entonces el temor que días después en Potrero de los Funes deslizó Ulises Armellini, hasta ese día señalado como director del proyecto de Citroën, al anticipar que “creo que me lo van a robar a Agustín”. Pareció que el “atraco” vendría por el lado de Toyota, por el fresco antecedente del buen paso de Agustín en los 200 Km de Buenos Aires, pero fue una gestión aislada que desde el análisis frío no tenía mucho futuro porque con Werner y Rossi eran demasiados “gallos” y encima las relaciones entre Matías y Agustín no son las mejores. Empezó a surgir la posibilidad para el segundo Chevrolet para la que sonaba Guerrieri, aunque realmente este era el plan C de Esteban en caso que fallara el A que era su ingreso en la Fórmula 1. El B estaba en Indy Lights y lo cerró apenas el viernes 10 recibió el llamado de la gente de Virgin anoticiándolo que se le habían terminado los plazos de espera porque el belga Jerome D´Ambrosio ya tenía un pie y medio en la segunda butaca. No fue ninguna sorpresa para Guerrieri y su gente, por entonces ya bastante bajoneada con la demora y vuelta de los apoyos solicitados para el proyecto de Fórmula 1.

Así quedó el camino libre para el desembarco de Agustín como nuevo compañero de Christian Ledesma. “Me motiva mucho este nuevo desafío” largó Agustín sin demasiada originalidad, mientras a su lado alguien lo señaló como “el piloto mejor pago del TC 2000” y hasta se animó a tirar las cifra de 700.000 pesos anuales. En su apuro por tomar el vuelo a Brasil para unos días de vacaciones olvidó aclarar si esa cifra incluía la licuación de la deuda que el JP Racing tenía con su padre…

-publicidad-

2 COMENTARIOS

Responder a Edgardo Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre