UNA MALA COSTUMBRE.

Es la que acompaña al Desafío de las Estrellas, la carrera que se distingue en el calendario del TC por armar su grilla por un sorteo. Ni el nuevo escenario (El Villicum sanjuanino), ni su inédito carácter decisivo para varios ingresos al playoff, lograron modificar esa desagradable tendencia. Por segundo año consecutivo, y tercero sobre cuatro ediciones, el ganador no fue quien subió al escalón más alto del podio y recibió el trofeo mayor. Fue su escolta.

Así  como el año pasado en Río Hondo llegó primero Juan Manuel Silva y venció Emanuel Moriatis, y en 2015, en Olavarría,  terminó adelante Juan Martín Trucco pero se impuso Matías Rossi, en San Juan el del festejo apagado resultó Julián Santero y el inesperado heredero, Jonatan Castellano.

Una imagen del podio inicial que pareció anticipar lo que vendría. Un cabizbajo Santero, por entonces todavía vencedor, es rodeado por los felices Castellano y Ardusso.

A diferencia de los anteriores (sancionados por toques), la ocasión perdida por Santero para festejar su cuarto triunfo en el TC y el primero con Ford, fue el error de entrar  a boxes en una vuelta par (), cuando le correspondía ingresar en una impar de acuerdo al anexo reglamentario implementado el fin de semana. Carlos Serpero, desde su lugar de responsable de la estrategia del equipo de Moriatis, se hizo cargo de la macana que dejó a Santero con la manos  vacías y una gran sensación de desilusión e impotencia, en el numeroso público que vio ganar al que finalmente no ganó. Si hasta el gobernador sanjuanino Sergio Uñac, posó para la foto con Julián tras entregarle el trofeo mayor.

“No es la mejor manera de ganar, pero vale y es un estimulo para el futuro”, dijo un sorprendido Castellano que con la mira puesta en ingresar en los Tres de Último Minuto, puso en pista un nuevo Dodge. Paradójicamente Pinchito nunca estuvo al frente de la carrera, que por su particular desarrollo mostró siete líderes diferentes (el local Della Motta, Savino, Ponte, Cotignola, Ardusso, Ruggiero y Santero). Castellano pasó a la punta en el trailer de los comisarios deportivo, con el recargo de 30 segundos a Santero, que dejó al mendocino en el puesto 21. Muy poco para su gran trabajo en su retorno al TC, sobre al Ford de Emanuel Moriatis, luego de ocho meses de ausencia.

Rossi, Silva, DeBenedictis, Ardusso, Ortelli Y Canapino (parados); Ledesma, Pernía, Urcera,, Werner, Mangoni y Aguirre (sentados). Estos son los pilotos que iniciarán la Copa de Oro el 8 de septiembre en Rafaela.

Como contrapartida de Santero, Matías Rossi y Guilermo  Ortelli zafaron de situaciones más controvertidas, que pudieron dejarlos fuera de la Copa de Oro. El Misil estuvo objetado por un toque a Josito Di Palma. Y tan grande fue la duda que a la hora de armar la foto con los 12 clasificados hubo dos versiones: con Rossi y Emiliano Spataro, su reemplazante en caso que Matias hubiese sido recargado. Emi fue el único que llegó a  El Villicum dentro de la Copa, y quedó afuera desplazado por el ingreso del campeón Agustín Canapino .

Menos avanzó el cuestionamiento a Ortelli por haber cambiado la goma trasera derecha destrozada sin ingresar la Chevy al interior del box como debió ocurrir.”El Guille no puede faltar en la Copa”, se escuchó en el barullo y caos que reinó en la zona, donde la docena de clasificados se juntó para la tradicional foto institucional.

 

(Especial desde Albardón. San Juan).

Fotos: Prensa ACTC.

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. Si Ortelli debe estar entre los pilotos que disputen el Play Off , porque no lo preclasifican e ingresan los 11 primeros de la face regular? O no cambió neumatico en la calle de boxes a la vista de todos? Y me juego que entre los 3 de ultimo minuto ingresa el manco Mazzacane. Vergüenza total.

  2. Más allá de lo de Ortelli y varios pilotos más involucrados antes (era voz populi en los boxes el viernes antes del sorteo para quien sería el 1), durante y luego de la carrera que dejaron un manto de sospecha por parte de la ACTC como es costumbre en el TC, quiero centrarme un el recargo al ganador que no fue.
    Estuvo bien recargado: SI
    Ahora bien ello ocurrió en la sexta vuelta , a más tardar ya en la vuelta 8 le deberían haber puesto el cartel de recargo por 30 segundos,entonces el piloto puede cambiar su estrategia junto al equipo y/o por su cuenta propia y perdida ya la carrera tienda a remontar todo lo que más pueda, jugandose el todo por el todo.
    Ese es el carma que le queda al piloto y que las autoridades no asumen ni nunca van a asumir.-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre