«¿UN GRAND PRIX en LA Argentina? No lo veo. ¿En el 2014? Estamos abierto para hacer algo en Argentina. Si tratamos con gente seria estaremos contentos».

Eso es lo que dijo Bernie Ecclestone en la transmisión para América Latina, por Fox Sports, del Grand Prix de Singapur, continuando con la saga del fallido GP. A diferencia de lo que muchos creen, enceguecidos por razones políticas, el palo no fue para el gobierno nacional sino para los presuntos organizadores de la prueba, la empresa Time for Fun.

Una de sus caras visibles, Fernando Moya, fue el que aseguró en abril que los contratos estaban cerca de concretarse. En el GP de Mónaco, en mayo pasado, el propio Ecclestone el que dio su versión, en el sentido de que no había nada firmado y estaba todo en el aire. No hace mucho, Moya le dijo a una fuente consultada por VA que «puede ser en 2014 o 2015, no hay apuro» la fecha del hipotético regreso.

-publicidad-

El inglés sabe de qué se trata cuando habla de gente seria. En la misma transmisión hubo gente que había participado de la última organización del Grand Prix argentino, un contrato por siete años que quedó trunco a la cuarta temporada, con un rojo insostenible.

Otros personajes vinculados al mismo emprendimiento fueron los que tendieron un puente entre Ecclestone y el por entonces flamante presidente Néstor Kirchner, en 2003, para ver si al gobierno argentino le interesaba tener la carrera. Por entonces, había otras necesidades más acuciantes y todo quedó en intenciones.

Ecclestone sabe de gente seria: en marzo de 2002, el por entonces alcalde de Moscú Yuri Luzhkov se negó a honrar el acuerdo que habían alcanzado de palabra para la realización de un Grand Prix en Rusia. El manager inglés voló a Moscú en marzo de ese año para firmar el contrato, pero Luzhkov faltó a la cita. Una hora antes de firmar, un funcionario experto en economía detalló al alcalde la letra chica del contrato, diciendole que no debía firmarlo. Así como estaba suponía un costo adicional de 150 millones de dólares. «No entiendo cómo Moscú se resiste a tener un Grand Prix, cualquier ciudad lo considera un honor» declaró entonces el inglés.

Sabe de gente seria, qué duda cabe: él mismo negoció algunos Grands Prix de la Argentina en los ’70 con alguna gente de temer. Como se cuenta en el libro de Terry Lovell «El juego de Bernie». «Negociando para el retorno del Gran Premio de Argentina en 1972 -escribe Lovell- oficiales representando a la junta militar que gobernaba el país volaron a Londres para un encuientro con Ecclestone, Mosley y Andrew Ferguson en un hotel londinense. Acompañando a los militares había miembros de la Embajada Argentina, que arribaron con un viejo grabador de cinta con carretes. Se asumía que la grabación del encuentro era necesaria en Argentina por motivos de inteligencia, aunque su propósito no fue hecho claro. . Pero a Ecclestone no le preocupó (…) Mientras Mosley captaba la atención, fingió estirar las piernas, pasó casualmente junto a la mesa en la que estaba depositado el grabador, y hábilmente colocó un trozo de papel en uno de los carretes antes de volver a su asiento. Pasó algún tiempo antes de que alguien descubriera la cinta apilándose en el suelo»

Gente seria para negociar con gente seria. Lo que corresponde.

Por el equipo de VA

 

 

 

 

 

 

-publicidad-

7 COMENTARIOS

  1. Con el momento q vive la argentina y la suceptibilidad que hay con el Dolar, no van a poner mas de U$200.000.000 en un contrato para la f1. Además hasta q no tengamos un piloto argentino y es posible en un auto de punta , no se si vale la pena hacer el esfuerzo de hacer un gran premio y para cerrar la idea de mar del plata es buena , pero mejor sería remodelar el autodro de bs as. como corresponde en un circuito que sea rápido si es posible en el 15 ., sería fantastico ver un f1 doblando el salotto y llegando a fondo a la chicana de ascari . Pero me parece q solo es un anelo…

  2. asi como muchas veces he criticado al equipo de VA, es justo que ahora me saque el sombrero. me han despeinado con este articulo. gracias.

  3. Creo que la frase de Ecclestone se debería entender de otro modo, no creo que sea correcto que la diga así y por eso la dijo del modo que la dijo. Es su forma de decir «tengo el sartén por el mango y negocio como quiero» Es dueño y señor de algo único y si querés eso, hay que entrar en su juego. Con la FIFA o el COI no es muy diferente, solo que ahí, hay varios caciques, mientras que en esto de la F1. Entiendo que el equivalente de la FIFA y el COI es la FIA, pero para mi, esta federación no está al mando de la F1, mas bien al contrario.
    Así que «gente seria» y no cualquier gente seria, sino que la gente seria que le gusta a él. Sigo sosteniendo que el gobierno no debió entrar en ese juego, que es una suerte no estar en él y que no debe entrar, si es entre privados, es otra cosa y ya es problema del privado.
    Otra cosa, ¿Ecclestone y Mosley estaban a cargo del negocio de la F1 en 1972? Yo pensé que habían llegado a esa posición dominante mas adelante.

    • A principios de los 80 Bernie era el dueño de Brabham, con el que ganò los mundiales de 1981 y 1983.
      Y en la FIA estaba Balestre.

      Lo que no quita que hayan sido los negociadores enviados por los peces gordos de la època.

    • Estos son los presidentes de Fia desde principios de los 70 hasta la actualidad.
      Amaury de Merode 1971–1975
      Paul Metternich 1975–1985
      Jean-Marie Balestre 1985–1993
      Max Mosley 1993–2009
      Jean Todt 2009-presente

    • Si Karun, eso lo recuerdo, pero creo que en 1972 no era ni dueño de Brabham. Bien pudo tener otros cargos y es por ello que pregunto lo que pregunté.

Responder a C.F. Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre