PAT SYMONDS era el director técnico de Renault cuando Fernando Alonso ganó el GP de Singapur de 2008. Todavía está suspendido por la FIA. Se animó a dar su versión.

Symonds trabajó durante casi 30 años en la F-1, desde el debut en 1981 con el equipo Toleman, en el que luego fue ingeniero pista de Ayrton Senna, y que luego se transformó en la escuadra Benetton -y diseñó los autos que le permitieron a Michael Schumacher ganar los dos primeros de sus siete títulos mundiales- hasta 2009, cuando el equipo ya era Renault y la Federación Internacional del Automóvil (FIA) lo suspendió por cinco años por su activa participación en el “Crashgate”, el escándalo de aquel GP de Singapur. Nelson Piquet, el piloto número dos de la escuadra chocó deliberadamente en la curva nº 17 del circuito de Singapur, lo que produjo el ingreso del auto de seguridad, una vez que Alonso ya se había detenido a reabastecer. Ese truco le permitió ganar el Grand Prix.

El ingeniero británico logró una reducción de la pena, de cinco a tres años, y a fines de esta temporada podrá volver a aparecer en los circuitos. De hecho, ya estaba actuando como asesor técnico del equipo Marussia desde el arranque del 2011, y el diseño general del modelo 2013 lleva su impronta. “Trabajé muy duro durante mi carrera, y entonces cometí un error, un enorme error, fue casi como si eso tapara todo lo bueno que hice” aceptó en una entrevista que apareció en el último número de la revista Motor Sport. Allí dió su versión de lo sucedido:

* “Alonso volvió a Renault en 2008 pero con un gran salario, lo que nos redujo considerablemente el presupuesto para trabajar en el auto. Tuvimos que echar a 90 personas y yo fui llevado a creer –elijo esas palabras cuidadosamente- que el equipo estaba en serios problemas, y que si no nos esforzábamos, Renault se retiraría y habría que cerrar la factoría de Enstone a fines de año”.

-publicidad-

* “En Singapur el auto estaba muy bien y sentimos que había buenas chances. Pero enla Q2 Alonso tuvo un problema con la manguera de combustible y terminó en un desastroso 15º puesto. Antes de la carrera me fue sugerida la posibilidad de que usáramos una detención de Nelson para que entrara el safety-car para ayudar a Fernando. ¿Quién me lo sugirió? El propio Nelson Junior. Sabía que su lugar en el equipo pendía de un hilo, posiblemente vio esto como una manera de mejorar su posición en el equipo. De todas maneras, el lo propuso, lo que por supuesto es totalmente opuesto a lo que admitió un año más tarde en la investigación”.

“Mi gran error en ese punto fue que debería haber dicho ‘no seas tonto. De ninguna manera vamos a hacer eso’. Pero no lo hice. Bajo presión en competencia sufrí lo que ocasionalmente sufría Michael (Schumacher), un serio error de juicio al calor de la competencia. En lugar de rechazar la idea, la compartí con otros. Me gustaría no haberlo hecho nunca. Pero la presión era inmensa. Honestamente yo pensaba que si no ganábamos una carrera esa temporada 500 personas iban a quedarse sin trabajo. Pero nunca creí que que la cosa estallara como sucedió. Hubo momentos en la Fórmula 1 en los que cosas tan malas o peores quedaron impunes…”

Pat Symonds en diálogo con Flavio Briatore en la época del Crashgate, en 2008.

¿Qué pasó en la carrera? Alonso arrancó con una carga ligera de combustible y paró a reabastecerse en el giro 12. Dos vueltas más tarde, en la 14, Piquet golpeó la pared en la curva 17. Entró el safety-car, los punteros aprovecharon para detenerse, pero el español –que siempre negó estar en conocimiento de la maniobra- siguió en la pista. En ese momento se despertó la incógnita: los pilotos que largaban tan atrás solían llevar más cantidad de combustible, no menos, y el accidente de Piquet resultaba de una enorme fortuna para lo que parecía una estrategia equivocada. Sin embargo, a la carrera siguiente, Alonso ganó de forma tan dominante el GP de Japón en Fuji que las sospechas fueron abandonadas… hasta que Flavio Briatore, el director deportivo de Renault, despidió a Piquet Jr. a mitad de la temporada 2009 y entonces el piloto brasileño contó a una radio de su país que en Singapur había sido instruido por Symonds para chocar deliberadamente.La FIAinició la investigación.

“Yo declaré inmediatamente mi culpabilidad, pero no involucré a nadie más. No acusé con el dedo a nadie, pese a que (el presidente dela FIA) Max Mosley trató muy seriamente de persuadirme para que lo hiciera. Repentinamente, quedé solo. La suspensión de cinco años fue un gran shock. El golpe financiero fue tremendo. Flavio sigue prohibido y no puede desempeñar ningún rol en automovilismo, aunque puede ir a las carreras. Yo nunca le pedí una credencial a Bernie (Ecclestone) pero fui al Grand Prix de Inglaterra y me mezclé con la gente porque me gusta el automovilismo. Cuando Marussia me llamó para pedirme consejo, fui a París a verlo a Jean Todt, y él me dio su aprobación. No puedo ir a las carreras, pero me conecto a las computadoras del circuito y cada noche hablo con los ingenieros. Pero no sugiero nada, porque eso iría contra el espíritu de mi acuerdo conla FIA. El año que viene ya podré volver a las carreras y tengo varias ofertas”

Vos decidís si le creés.

Fotos: archivo VA

 

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre