RENOVADO, MEJOR.

Mercedes-Benz continúa ampliando la familia de las SUVs y por eso ha presentado el nuevo GLA, el todoterreno de entrada de la marca. Los nuevos modelos que se ofrecen son GLA 200 Progressive y GLA 250 AMG-Line 4MATIC.

El vehículo hace ostentación a primera vista de sus genes de todoterreno. El mayor ancho de vía delante y detrás y las llantas de mayor formato le dan elegancia y expresividad. Su interior es más variable que nunca, gracias a los asientos traseros desplazables en sentido longitudinal.

Con una longitud de solo 4,41 metros, el GLA es al mismo tiempo el vehículo más corto de Mercedes-Benz y, por lo tanto, perfectamente preparada para un estilo de vida activo y urbano. A su vez, como nuevo SUV ha aumentado el espacio para las piernas en su parte trasera, midiendo diez centímetros más que su predecesor. De aquí, resulta una posición más alta sobre el asiento y un incremento de la altura hasta el techo en las plazas delanteras.

Este nuevo modelo posee todos los atributos de la actual generación de compactos de Mercedes-Benz, como potentes y eficientes motores de cuatro cilindros, la versión actual de los sistemas de asistencia a la conducción que prestan ayuda cooperativa al conductor, y el sistema de info-entretenimiento de manejo intuitivo MBUX.

Los modelos 4MATIC están equipados en serie con el paquete técnico Offroad, que incluye un programa de conducción adicional, ayuda para descender pendientes y animación de los parámetros para la conducción todoterreno en el visualizador de medios. Este paquete incluye además un programa adicional de conducción: el despliegue de potencia del motor y la regulación del ABS para terreno ligeramente accidentado fuera de las pistas asfaltadas.

El Mercedes GLA acredita proporciones externas poderosas, con voladizos cortos adelante y atrás. Resaltes longitudinales esbozados sobre el capó subrayan la desenvoltura del SUV, al igual que las ruedas grandes de hasta 20 pulgadas, enrasadas con el exterior de la carrocería.

El motor que empuja al GLA 200.
El motor del GLA 250.

El tablero de instrumentos es totalmente digital. En la sección del lado del conductor destaca la unidad de pantallas disponible en dos ejecuciones diferentes: un visualizador de 7 y otro de 10,25 pulgadas (26 cm) y la versión widescreen con dos visualizadores de 10,25 pulgadas. El equipamiento de serie incluye el sistema de info-entretenimiento de manejo intuitivo MBUX (Mercedes-Benz User Experience), que puede configurarse individualmente con ayuda de distintas opciones.

Entre los componentes de la tracción integral 4MATIC figuran la salida de fuerza para el eje trasero, integrada en el cambio automatizado de doble embrague, y el engranaje del eje trasero con embrague de discos integrado. Este último componente consta de seis discos (12 superficies de fricción) con un revestimiento de fibra de carbono, y puede transmitir un par máximo de 1.000 Nm. El reajuste para compensar el desgaste se realiza automáticamente.

En el GLA 200, su motor naftero M 282 con 1,33 litros de cilindrada ofrece un consumo de combustible en el ciclo mixto 5,9-5,6 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto 135-129 g/km. El propulsor tiene una función de desconexión selectiva de cilindros, para mejorar la eficiencia en el régimen de carga parcial.

GLA 250, por su parte, viene con el motor naftero 2 litros de cilindrada con el block de fundición inyectada de aluminio, y camisas de fundición gris. El diámetro de los cilindros se ensancha en la sección inferior, de acuerdo con el principio Conicshape, que disminuye la fricción interna de los pistones, y, por tanto, el consumo. Los pistones con canales de refrigeración, para compensar la mayor potencia específica. En la parte inferior del block se han dispuesto árboles de equilibrado que favorecen un funcionamiento suave.

 

Fotos: Prensa Mercedes-Benz.

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre