EMI TAMBIÉN ESTUVO EN VISION AUTO RADIO.

Extravertido y analítico sobre su campaña deportiva, Emiliano Spataro pasó por Visión Auto Radio (en la plataforma de Campeones Radio) y dejó interesantes conceptos, que por si no nos escuchaste, te entregamos en esta nota.

La actualidad en el TC no muestra a un perseverante Emiliano Spataro con pocos buenos resultados. Suma 73 puntos y ocupa el 34° puesto en el campeonato

 

-publicidad-

LAS CARRERAS  EN TIEMPOS DE PANDEMIA

“A esta atura pensé que íbamos a estar en una situación más normal en el automovilismo nacional y la verdad que no, porque no estamos pudiendo visitar los autódromos y provincias que hubiéramos querido y visitamos siempre. Estamos trabajando con una cantidad limitada de mecánicos. También estamos girando mucho menos de lo que girábamos. Todo eso se nota y si bien nos vamos adaptándonos,  extraño el automovilismo anterior a la pandemia. Al Super TC 2000 le cuesta más que al TC adaptarse a esta nueva situación, y encontrar lugares para correr. Al TC también le cuesta, pero pareciera que tiene una mayor facilidad para organizar sus carreras. Me imagino que no debe ser fácil para ninguno. Igual pasa con los equipos aunque no se conozca. Muchos tienen mecánicos con contagios, problemas para viajar. Es muy complicado. Si bien para todas las categorías está complicado al Súper le cuesta más donde correr.”

PILOTOS Y EQUIPOS SIN GANANCIAS

“El automovilismo es el segundo deporte de la Argentina y es tal su magnitud que nunca va dejar de funcionar porque es una super empresa que da trabajo a mucha gente. Y tenemos la suerte que muchos pilotos que corren tienen situaciones completamente diferentes. Para mí no podría ser posible de no contar el 100% de mis sponsors. Hay otros pilotos que necesitan menos cantidad de dinero. También hay otros equipos que tienen sus sponsors y entonces suman a un piloto que no llega con sus aportes. Todas estas situaciones tan diferentes hacen que el automovilismo tenga la cantidad de pilotos que tiene. La realidad es que el margen de la ganancia para el piloto y el equipo, ya antes de la pandemia estaba bajo, y ahora es imposible. Lo que estamos haciendo es correr para que en algún momento podamos sacar la cabeza afuera del agua. Pero la realidad es que si bien estamos funcionado y la rueda sigue girando, estamos corriendo a un costo alto de lo que significa correr en cualquier categoría del país de primer nivel. Sacrificamos nuestras ganancias para seguir corriendo. Y lo mismo hacen los equipos. En mi caso hay carreras como la de San Nicolás, donde choqué el auto, de la que me vine no sólo sin ganancias sino que tuve que aportar algo de mi patrimonio para arreglar lo que fue el fin de semana donde choqué”.

LA AUSENCIA DEL PÚBLICO

“Se extraña mucho el público (en las carreras). Tampoco quiero decir que no se puede correr sin público, porque la verdad es que cuando uno se sube al auto de carrera no está viendo si hay o no gente, pero es cierto que un fin de semana sin público es bien diferente. Y sobre todo por lo que es el público en Argentina y el público del automovilismo, y el público del TC que es el más efusivo. Es un poco lo que viví con los europeos que venían al Dakar y me decían Esto no se ve en ningún lugar del mundo. El público se hace sentir. No es frío y distante. Está encima del piloto, quiere su foto, quiere su autógrafo, Ahora si me dicen si eso es lo que más siento, digo que no. Lo que más siento es el poco tiempo que tenemos para trabajar, el poco tiempo en pista y lo difícil que se hace el fin de semana sin poder moverse del box, sin poder ir a buscar a un ingeniero, un mecánico Esto es lo que más complica y se extraña. Es decir la vida social del fin de semana en carrera. Eso de verdad lo extraño mucho”.

Las carreras sin públic o o con pocos aficionados en las tribunas son una consecuencia de la pandemia. Emi dice extrañar el afecto de loa hinchas, especialmente en el TC.

LA LUCHA DE GENERACIONES

“Lo que pasó no me cambió la cabeza. Veo es que cada vez tengo más canas y cada vez me cuesta más poder estar en el nivel top de los pilotos de punta que no son los más chicos sino los de mediana edad, porque la edad óptima para un piloto a nivel nacional es entre los 27/30 años y los 40. Ahora en vez de pensar en qué voy a hacer cuando me retire, estoy pensando más que nunca en tratar de estar en el mejor nivel que pueda a esta altura de mi carrera, donde el automovilismo no depende tanto del físico. Si sería un futbolista, no podría estar jugando por más que entrene y me cuide mucho. Teniendo en cuenta que el automovilismo me da esta posibilidad, trato de estirar mi vida útil y en vez de pensar que voy hacer cuando me retire, pienso que puedo hacer para en la próxima carrera estar más competitivo. Eso me tiene la cabeza ocupada. No sé bien lo que voy a hacer cuando me retire. Espero que sea lo más tarde posible. Primero porque me apasiona el automovilismo. Y segundo porque aparte de que es mi medio de vida, hace treinta años que corro, y es muy difícil cuando uno está tanto tiempo en una actividad saltar a otra. Cualquier cosa que vaya a hacer me va a costar aprenderla porque tengo 45 años y saltar a otra actividad me resultaría muy difícil. En cambio me sería más fácil ser director deportivo o tener mi propio equipo. Me resultaría difícil hacer otra cosa pero llegado el momento tendría que aprender”.

LA PASIÓN Y EL NEGOCIO

“Hay casos y casos de directores de equipos que ganan más que los pilotos. Hay directores de equipo que les va muy bien. Hay otros que están como estamos ahora los pilotos, una carrera nos va bien y otra no tan bien, pero la mayoría no está bien. Si, hay equipos que tienen buena cantidad de autos por circunstancias diferentes. Porque le tocan construir autos y en un automovilismo que ha mutado mucho se han acomodado bien, Pero son los menos. Si fuese del ambiente exterior al automovilismo no haría una inversión en un equipo. Solamente por pasión y no, por negocio”.    

 LA DUREZA DE LOS MALOS RESULTADOS

“Arriba del auto me doy cuenta que tengo 45 años cuando me cagan a palos. Ahí me doy cuenta de lo que está pasando y que evidentemente algo estoy perdiendo. La realidad es que no disfruto como cuando empecé a correr, que eran todas nuevas emociones. Era como la escoba nueva que barre bien. Cuando te subís a un auto de carrera te llama la atención lo que acelera, lo que frena, la diferencia de una goma nueva en el rendimiento del auto. Todas estas cosas luego de 30 años ya no te sorprenden tanto y uno pasa a ser dependiente de los resultados. Si te va bien, la pasas bien y si te va mal, no la pasas bien. Eso me inquieta porque trabajo bastante. La verdad es que desde que hace un año y ocho meses me fueron del equipo Renault no me está yendo bien y es un fin de semana tras otro que uno va recibiendo golpes y eso es duro. En caso de un chico que tiene mucho por experimentar lo toma como una experiencia pero en mi caso me cuesta que me den tantas palizas y tengo que trabajarlo para tratar de recuperarme, algo que ya no es tan rápido, y llegar a la carrera siguiente de la mejor manera posible. Hace unos años empecé a trabajar en la parte sicológica, la parte cognitiva, en la parte de la preparación de la carrera. Cuando vos terminas frustrado un fin de semana tratar de arrancar la siguiente con el estado óptimo y no cargar con la frustración. Por supuesto que si te va mal un fin de semana es fácil, pero cuando van 12 carreras que te va mal la mochila se te hace más pesada, se hace mucho más difícil y no la llevo de la mejor manera. Laburo para llevarlo de la mejor manera dentro de mis posibilidades”.

Emiliano reconoce que la salida del equipo Renault de TC lo perjudicó en la parte deportiva y también en la económica. «No lo lamentaría si ahora tuviese un auto competitivo» señala.

SU SALIDA DEL EQUIPO RENAULT

“De mi salida del equipo Renault , lo único que me duele es que teníamos un gran equipo y yo tenía un auto competitivo y actualmente no lo tengo tanto. No es la primera vez que me pasan estas situaciones y tengo un desamor así. Me pasó con Edgardo Fernández. Seguramente, y no la cuento porque no me la acuerdo, alguien se vio perjudicado por una decisión mía. Y bueno, así es la vida y la vida en este nivel tan competitivo del deporte. En el deporte siempre es mucho más difícil que en otros negocios, porque en el medio tenes la parte deportiva y mezclas la parte humana y también está la económica. Entonces cuando tomas una decisión, como me pasó a mi que me quede afuera del equipo, me termina afectando por muchos lados, y no sólo por la parte económica. Me golpeó porque no logro conseguir un auto que funcione rápido. Si estuviese con un auto competitivo no lo lamentaría para nada. Ahora después que te pasa una cosa así, ves que las personas con las que tratabas no eran lo que vos creías y uno siempre quiere estar rodeado de personas con las que se lleva bien y sean buen gente. No es que tengo rencor pero en algún momento digo Me gustaría tener el auto que tenía antes…”

LAS DECEPCIONES POR EL TIEMPO PERDIDO

“No me decepcionó nada del automovilismo Todo lo que me decepcionó fue por mi falta de talento o capacidad para mejorar. Los golpes fuertes que tuve fueron por situaciones que yo mismo eché a perder. Campeonatos que he perdido o en mi mejor momento no saber aprovechar las posibilidades dedicándole el tiempo que le estoy dedicando ahora y no a boludear con mis amigos. Ese tiempo perdido que hoy no recupero son decepciones. En ese momento no lo eran porque no me daba cuenta y como no me daba cuenta hice cosas que hoy haría diferente. Si hoy pensara como fuese mi vida sin automovilismo sería un vida chata, vacía. El automovilismo me dio todo. Siempre que me golpeé estuve tan enojado que no me di cuenta y pasó tiempo para que me diera cuenta de ese golpe. Ahora encuentro que me dejó experiencia. En su momento no pensé que me dejaba experiencias porque creí que tenía la razón. Ahora me doy cuenta que a veces no tenía razón y de hecho era la base del problema. Fui un pibe que dejé la escuela en la primaria, no hice la secundaria. Siempre me considere que no era una de las personas más inteligentes y sin embargo gracias al automovilismo y mi afán por intentar ganar carreras me ayudó a mejorar. Actualmente puedo tener una charla con periodistas y llevarla de la mejor manera. Hace 20 años atrás no sabía ni hablar. Me fui puliendo, mejorando en un montón de cosas y aspectos y poniendo un poco más culturoso”.

UN AGRADECIDO AL AUTOMOVILISMO

“Todo esto lo conseguí gracias al automovilismo como también pude trabajar mi mente y mi físico y por eso me encuentro bien a los 45 años. Además el automovilismo me dio un montón de otras cosas. Conozco toda Europa porque en un momento corrí en Europa. Viví en Italia, viví en Brasil, conozco casi todo Brasil, conozco Sudáfrica gracias al Dakar. He corrido 8 Dakar que era mi sueño. Me dio un montón de cosas pero por supuesto le dediqué mucho esfuerzo, le di toda mi vida y de esto no me arrepiento para nada. Repito las cosas malas fueron provocadas por mí falta de capacidad y flexibilidad para manejar situaciones. Al automovilismo por el contrario, no tengo nada que reprocharle. Es más, volvería a elegir la misma profesión si volviese a nacer”.

«Por su capacidad y personalidad, Matías Rossi podría haber llegado a la F-1, destacó Spataro en un particular elogio a su actual compañero en el equipo Toyota de Súper TC 2000.

LA DURA EXPERIENCIA EUROPEA

“Una de las cosas que me molestó es no haber podido llegar a la Fórmula 1. Y me molestó porque en su momento arrimé un grupo de sponsors al grupo que trabajaba con pilotos en el camino a la Fórmula 1 y ese grupo tomó malas decisiones por mi. Me frustré pero la verdad era que no tenía nivel para llegar a la Fórmula 1. Ni el nivel intelectual, ni en ese momento había hecho los caminos lógicos para llegar a la Fórmula 1. Esteban Tuero tenía mejor nivel que yo, estaba preparado mejor sicológicamente, quizás no tanto físicamente, pero él estaba más capacitado y yo no. Y en ese momento creo que Fontana era superior a los dos. Norberto había hecho una escalera perfecta para llegar a la Fórmula 1. Había estado muchos años en Europa y yo como todas las cosas en mi vida traté de hacerlo lo más rápido posible. Corrí el primer año en Europa, el segundo ya pasé a la Fórmula 3000 y el otro paso era llegar a la Fórmula 1. Imaginate en dos años no conocía todos los circuitos y obviamente no iba a llegar a la Fórmula 1 de esa manera. Bueno uno se equivoca y se equivoca en su mejor momento. Eso es lo peor, lo que me golpea. No sé si me enojó porque extrañaba mucho las cosas de acá. Extrañaba mis amigos, salir de joda los fines de semana con mis amigos que éramos un grupo muy unido. Igual no la pasé mal. Después del segundo año cuando se frustró mi carrera porque obviamente con los sponsors se quedó ese grupo que llevaba pilotos a la Fórmula 1, yo quedé en bolas, y la verdad estaba más contento que triste. Necesitaba volver a mi país, a mis cosas”.

MATÍAS ROSSI Y LA FÓRMULA 1

“El punto más importante que tenés que considerar a la hora de tomar la decisión de irte a correr al exterior es que a los 18 años, corriendo en TC Pista podés ganar plata pero cuando vas afuera, no, porque generalmente no tenés un respaldo para una vida más cómoda y no conseguís todo el patrocinio para correr en Europa. Actualmente para los argentinos llegar a la Fórmula 1 es como llegar a la Luna Por lo lejos que estamos, por el desarraigo que tenés cuando te vas chico y por la diferencia que hay con el dólar.  Y eso que en Argentina hay pilotos con la capacidad y energía para llegar a  la Fórmula 1. Matías Rossi, por ejemplo. Matías podia haber llegado no sólo por su capacidad conductiva sino por su capacidad mental. Él está recontraenfocado en un objetivo y creo que es un piloto que se podía haber rebancado todo lo que significa irse a vivir solo en Europa y hacer toda la escalera. Pero resulta que en Argentina no se entera nadie que estás corriendo hasta que llegas a categoría importantes. Rossi se podría haber bancado todas esas situaciones pero es muy arriesgado. Vos te bancas cuatro, cinco, seis, siete años haciendo esa escalera para llegar a la Fórmula 1, gastas un montón de dinero, te pasas toda tu juventud lejos de su familia y amigos y cuando llegas a la Fórmula 1 tenes que poner, 10 millones de dólares, ¿de dónde lo sacas? Entonces vos tenes el talento, hiciste toda la escalera necesaria y en el momento de llegar, como le pasó a Fontana, no tenes la plata. Eso es más frustrante. En cambio Rossi al segundo año de correr acá ya estaba en el mejor nivel y podía ganar plata corriendo en autos. Ahí está el tema de la decisión de irte o no. Es muy difícil de tomar”.

La presencia de Spataro fue un clásico en las versiones sudamericanas del Dakar.. por ahora ve lejana la posibilidad de correr en Arabia pero no la descarta..

 LA AMISTAD CON TUERO

“No fue un error haber ido a Europa. Me ayudó mucho, sobre todo ir a vivir a la casa de Esteban Tuero que era un tipo con mucha disciplina. Nada que ver con lo que era yo. Se acostaba temprano, era un deportista. Aprendí mucho con él, y cuando volví estaba un poco más ordenado en mi vida, y eso me ayudó un montón. No la pasé bien deportivamente, pero me ayudó porque empecé a darme cuenta de lo que significaba ser un deportista profesional. Ahí empecé y estuve diez años para ordenarme hasta llegar a un punto lógico”.

LAS GANAS DE VOLVER AL DAKAR

“Está terrible para ir al Dakar pero tengo todo. Tengo tres autos, el camión. Si fuese millonario correría todos los fines de semana. Pero no lo soy y por eso cuando entra una posibilidad así, todo lo que entra va a los autos de carrera. Todo mi capital de mis últimos 15 años lo metí en el Dakar y tengo el equipo listo para salir a correr. Actualmente por la diferencia de dólar que tenemos ir a correr es muy difícil especialmente con la poca difusión que está teniendo el Dakar al no pasar por Argentina, ni Sudamérica. No lo veo fácil pero no me desprendo de todo porque sé que en algún momento puedo tener la posibilidad de ir a correr a Arabia, algo que me encantaría. Ahora estoy muy ajustado con el presupuesto del TC y no me da la cara para ir a decirle a mis patrocinantes que voy a correr el Dakar, pero en algún momento lo voy a intentar”.

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Extraordinaria y sobresaliente nota en donde el entrevistado se desnuda ante el periodista y cuenta detalles de su intimidad deportiva, de su vida y pasión por el automovilismo-
    Creo que son muy contados los casos en que ello ocurre y hablan de la sinceridad de un piloto , sus debilidades y sus resiliencias.
    Solamente me gustaría saber el porqué se adelantó a Ardusso en la recordada carrera del millón sin haberlo consultado antes y que a la postre le costó el campeonato a Torino.
    -contrafáctico-(tanto Ardusso como el equipo lo disimularon pero..quedaron heridas) entiendo que lo traicionó el subconciente.
    Emiliano pinta desde adentro lo que se vive en el automovilismo tanto en nuestro país como en el exterior y si él tuvo errores tambíén esos
    errores abarcaron a preparadores y equipos en donde le tocó estar.
    Hay que bucear mucho para encontrar pilotos que se adentran a la parte más profunda de la persona para contar sus vivencias
    Gracias al equipo de Visionauto y al protagonista.
    Un abrazo.

Responder a Jose Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre