“ME ACABA DE PASAR UN WILLIAMS, más lento no puedo ir”. La frase de Lewis Hamilton al equipo Mercedes, por radio, pasará a la historia menuda.

Generó mucha polémica el pasado Grand Prix de España de Fórmula 1 por las condiciones en las que se disputó, con la mayoría de los pilotos yendo más lento que lo que los autos podían correr, solamente para cuidar los neumáticos.

La políticas de fabricar cubiertas más frágiles para darle emoción a las carreras quedó desbaratada en la carrera de Montmeló, aunque los que pusieron el grito en el cielo fueron los que se perjudicaron, no toda la categoría. A Ferrari, que hizo una estrategia perfecta con Fernando Alonso, o a Lotus, que puso a Kimi Raikkonen en el segundo lugar con otra estrategia bien pensada, no se les escuchó queja alguna.

-publicidad-

Los mayores argumentos vinieron de RedBull. “La Fórmula 1 ya no es más automovilismo” se quejó amargamente su dueño, el magnate austríaco Dietrich Mateschitz, que el domingo tuvo una entente de media hora con Bernie Ecclestone en el motorhome del zar de la F-1, usando en general el dedo índice de la mano derecha…

Al equipo campeón lo perjudica, llamativamente, la eficiencia aerodinámica de sus coches… Generan tanta down-force que las cubiertas le duran menos. Por eso abogaron desde el mismo lunes por un cambio en las construcción de los neumàticos. ¡Y lo consiguieron!

Ecclestone y Hembery en Montmeló

El proveedor Pirelli se defendió el domingo: éstas son las gomas que les pidieron para este año. El lunes, admitieron que quizás se les había ido la mano, pero reaccionaron a las críticas de los campeones preguntándose en público sin un destinatario en particular: “¿qué quieren, que le demos el título en bandeja a los RedBull?”. Concedieron la posibilidad de cambiar recién para el próximo GP de Inglaterra, a fines de junio. Pero el martes cedieron y adelantaron los cambios para el GP de Canadá, tres semanas antes…

“El problemas es que nosotros no podemos testear nuestros neumáticos con los autos actuales, a lo más que tenemos acceso es a un Renault del 2010 que es cuatro o cinco segundos más lento que los coches de hoy –declaró el responsable deportivo de Pirelli, Paul Hembery, como para explicar la excesiva fragilidad de las cubiertas- No queremos hacer cambios dramáticos ni tampoco penalizar a los equipos que han tomado una dirección en el diseño de sus autos que tiene en cuenta el cuidado de las cubiertas, pero de todas maneras, tenemos que hacer algo para mejorar la situación. Nunca quisimos que fuera necesario hacer cuatro paradas para ganar un Grand Prix”.

La negrita del párrafo anterior es la clave: algunos equipos, especialmente Lotus, tuvieron muy en cuenta en su ecuación de diseño la necesidad de contemplar los requerimientos del neumático. Raikkonen pudo llegar al segundo lugar en España con una parada menos que Alonso, por ejemplo. Esos equipos dieron en la tecla con las reglas de juego impuestas antes del comienzo de la temporada, y ahora perderán probablemente esa ventaja. A Lotus le dolerá el doble, porque con menos recursos económicos tiene una acotada posibilidad de reacción técnica, a la vez que ha perdido a su director técnico, James Allison.

“Si seguimos así, para sacarle completamente el rendimiento a nuestro auto, vamos a tener que parar de ocho a diez veces por Grand Prix, de acuerdo al circuito” declamó con furia Mateschitz, el lunes. Esa la otra cara de la moneda: en RedBull maximizaron el rendimiento aerodinámico sin darle tanta importancia a la resistencia de las cubiertas: por eso ahora pretenden el cambio por neumáticos más resistentes. Sebastian Vettel fue cuarto en España sin poder defenderse, por ejemplo, de Felipe Massa.

Vettel no rindió en Barcelona a causa de los neumáticos.

Mercedes también quiere el cambio: marcó tres pole-positions consecutivas pero sufre en carrera porque las cubiertas traseras se degradan a un ritmo impresionante. Y McLaren está de acuerdo porque, en estas condiciones, peor no puede andar. Están sextos en la Copa de Constructores, muy atrás del quinto, ForceIndia (que usa los mismos motores Mercedes), aunque su problema es que no consiguen grip suficiente.

Este de 2013 es un campeonato a tres bandas, lo que ya nadie duda, entre las combinaciones Vettel-RedBull, Raikkonen-Lotus y Alonso-Ferrari. Las dos últimas no se vieron perjudicadas por el estado de las cosas, la primera sí. Sin embargo, habrá cambios, que solo benefician a una combinación en esta lucha.

Parece que la reunión Ecclestone-Mateschitz dio sus frutos.

Por P.V.

Fotos: Pirelli

 

 

-publicidad-

5 COMENTARIOS

  1. Si realmente quieren algo bueno para la gente liberen la competencia y listo. Varias marcas tratando de ganar carreras. La monomarca para abaratar costos es una mentira que solo sirve para que un par de vivos se llene de guita.

  2. Karun, el año pasado tuvimos la mejor temporada de F1 desde las peleas epicas de fines de los 80, y la goma fue fundamental para eso.
    Es increible el poder que tiene el equipo gaseosero, La formula 1 historicamente fue de cuidar el auto tambien, el año pasado hubo carreras en las que se llegaron a las cuatro paradas tambien.
    Los de red bull son unos llorones que trabajen en la preservacion de las ruedas y listo.

    • Antes que nada te digo que no soy hincha de Red Bull, sino de McLaren.
      Si tanto es el poder que tiene Red Bull, porque sacaron el doble difusor, o los mapeos de motor, o los escapes sopladores. Todas las modificaciones al reglamento fueron para mutilar a los austríacos, no te confundas.
      Los que más poder tienen en la F1 son Ferrari y luego más atrás McLaren, Renault y Mercedes.

Responder a bruno Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre