El otro gran protagonista de la definición brindada por el TC en Buenos Aires, fue Christian Ledesma. Unico oponente a Rossi, apenas recorrió unos metros al largar la 2ª serie hasta la rotura del motor.

Insomnio por estas otras, pero contento de haber entregado cada gota de mi sudor. Los cobardes no hacen historia me dijeron anoche.

En el tuit que ves, el marplatense ha dejado evidenciado como vivió el último capítulo del TC.

 

Jackie la esposa de Ledesma y sus hijos, junto al campeón Rossi. Una linda e inusual actitud, así como la de Christian cuando se bajó de la Chevy delante de la "15" para abrazar y felicitar a Matías.
-publicidad-

 

Allí quedó sellada su suerte, sin embargo, cambiaron el impulsor al que se le dañó «un bulón de biela, que estaba como los demás, debidamente controlado, pero bueno, se rompió. No se si habrá sido por falla de material u otra razón. Ha pasado otras veces, los fierros son así», ha dicho el motorista Fernando García a VA.

Para la final, cambiaron el impulsor y pese a largar último y con todas las cartas echadas, Christian dio el máximo, se jugó, pasó autos y llegó 6º. La ovación de los hinchas del Chivo, también recayeron en el.

Por el equipo de VA

Foto: gentileza Gabriel Santos

 

 

-publicidad-

3 COMENTARIOS

  1. Tal como lo expresé en otro comentario demostraron ser dos grandes personas además de grandes pilotos, la actitud de Ledesma y su familia reconforta y hace pensar que no todo es envidia y mala leche en nuestro automovilismo ojalá el ejemplo prenda y los corredores empiecen a mirarse en el ejemplo de los Ledesma, Arduso,Rossi y algunos otros que no son muchos por desgracia.

  2. Creo que llego la hora de reconocer en Ledesma a uno de los cinco mejores pilotos argentinos. Simplemente tomemos en cuenta lo que hizo en la ultima carrera de TC. Sin perjuicio que pudo haberle favorecido las salidas del «pace car» por la gran cantidad de incidentes que hubo en la competencia, largar ultimo (creo que 36) y llegar sexto, es decir pasando bajo la neblina de la lluvia nada menos a a TREINTA AUTOS QUE TAMBIEN ESTABAN COMPITIENDO, lo hace solo un genio del volante. Fuerza Christian y no te preocupes por no resultar ser «mediatico», en el fondo es preferible un tipo sincero que un demagogo.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre