TANTO VA EL CÁNTARO A LA FUENTE…

Deseo, anhelo, sueño, obsesión.

José María López a los 38 años así como ostenta una trayectoria estupenda iniciada en el karting, también con mucho hilo en el carretel, es una máquina para motivarse. Cuando se sumó al Toyota Gazoo Racing, mostró esa actitud y convicción que no lo abandona. En 2017 visiónauto comprobó en Le Mans, como encaró, con gran determinación, su debut en las 24 Horas. Debut que en plena noche como para agregar dramatismo, junto a sus compañeros, se frustró cuando el auto se silenció en la oscuridad. Más tarde los mismos socios, en 2018 y 2019 arribaron segundos y terceros en 2020.

Le Mans le despertó a Pechito una ansiedad distinta, y en las sucesivas visitas apoyado en el dominio de Toyota desde 2018, favorecido ante los retiros de Audi y luego Porsche, puso lo que tenía y más sin la reciprocidad transformada en victoria. Hasta 2021.

-publicidad-

Se metió en la historia grande de automovilismo mundial, al triunfar en la 89ª edición de las 24 Horas junto a sus grandes compañeros del Toyota Gazoo Racing, el británico Mike Conway y el japonés Kamui Kobayashi siempre en el auto nº 7. Las 24 Horas de Le Mans por el Mundial de Resistencia (WEC), una de las tres carreras mas legendarias y célebres, convertida en un faro para el mundo de la velocidad como el GP de Mónaco de F-1 y las 500 Millas de Indianápolis, la virtual Triple Corona conquistada por un único corredor como Graham Hill.

La 24 Horas de 2021, como desde 2018, también en la primera vez con los Hypercar como el GR010 Hybrid de la nueva era, fueron dominadas a voluntad por Toyota, en particular por el auto nº 7 puntero durante casi todo el recorrido, completando el doblete el suizo Sebastian Buemi, el japonés Kazuki Nakajima y el australiano Brendon Hartley en el auto nº8. No pudo ser mejor para la marca su debut con los Hypercar en la pista de La Sarthe. La nueva era comenzada a la espera de la llegada de otros grandes jugadores como Peugeot, Porsche y siguen las firmas.

El extraordinario logro deportivo de Pechito, hizo retrotaerse al año 1954, el 11 de junio, el inolvidable Froilán Gonzalez en dupla con el francés Maurice Trintignant, llevó a la primera victoria a Ferrari sobre una 375 Plus en Le Mans, Enorme Pepe.

La dimensión del logro conseguido por Pechito, queda reflejado en la envergadura, fantástica historia y prestigio que otorga convertirse en ganador de semejante cita en la ciudad de Le Mans, iniciada allá por 1923, y en la que han intentado ganar muchos de los mejores pilotos de todas las épocas. La quinta vez fue la vencida para el cordobés, que conmovió con sus lágrimas de emoción mientras miraba los monitores en el box, mientras Kobayashi al comando cerraba una faena brillante

Abran paso. El Toyota 7 y sus pilotos saludados.

El dominio abrumador de los autos japoneses sin embargo, atravesó horas de riesgo. Ambas unidades mostraron fallas en el el sistema de combustible del motor. Obligó a cambios de estrategia sobre la marcha, trabajo urgente del equipo y más detención para cargar nafta ante el mayor consumo. En el auto de Pechito se acentuó en las últimas seis horas, tanto que en los últimos 120 minutos, debieron detenerse en cuatro ocasiones

El problema pudo echar todo por la borda, sin vueltas lo explicó Kobayashi: “Siempre supe que se requiere suerte para ganar Le Mans y hoy la tuvimos… Tuvimos que hacer un procedimiento especial para seguir funcionando. Hicimos todo lo que pudimos para sobrevivir durante las últimas horas; era un trabajo casi imposible. Normalmente, la carrera hubiese terminado ahí para nosotros, pero de alguna manera sobrevivimos porque el equipo trabajó muy duro e hizo lo correcto».

«Un sueño hecho realidad»

El susto, la preocupación fueron superados y a medida que el reloj se acercó a las 24 horas, creció la emoción. Pechito con lágrimas en los ojos, vio recorrer con el japones al volante, los últimos tramos. Después mas calmo, consagrados ganadores soltó “las últimas carreras en Le Mans fueron bastante duras para nosotros como equipo. Finalmente ganar esta competencia es un sueño hecho realidad. Es simplemente asombroso…”.

“Llegamos muy lejos durante esos años, pero recién ahora pudimos ganar en Le Mans. Todas esas experiencias hicieron que la victoria fuera aún más especial”, consideró el cordobés junto a Mike y Kamui campeones reinantes. «Ellos son como hermanos para mí y los he visto hacer cosas en el auto que son simplemente increíbles”, resaltó Pecho. Y reconoció, “por supuesto, hay un equipo fuerte detrás de nosotros en Japón y Colonia. Nos llevamos la gloria, pero no podríamos hacerlo sin semejante equipo».

“Es una sensación increíble estar aquí como ganador de Le Mans. Tuvimos que pasar por muchas experiencias a lo largo de los años, algunas de ellas muy difíciles, para llegar aquí”, coincidió el terceto triunfante.

Tarea cumplida, Sueño concretado.

Fotos: Toyota Gazoo Racing WEC

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre