EL TERCER MOSQUETERO.

Era Mariano Altuna de aquella juvenil triologia de pilotos que completaban José María López y Esteban Guerrieri como integrantes de la delegación argentina con la que el Lincoln Sport Group, bajo la tutela de Hugo Cuervo y Julio Gutiérrez irrumpió a principios del siglo XXI en Europa en el último proyecto serio que se encaró desde Argentina en el ámbito internacional.

El paso de los años deparó distintos destinos. Pechito escaló en base a triunfos y títulos europeo y llegó hasta las puertas de la Fórmula 1. La frustración lo hizo volver a la Argentina hasta que imprevistamente surgió una posibilidad en el Mundial de Turismo (por entonces WTCC) que aprovechó y cómo, con tres títulos seguidos que le abrieron la posibilidad para mayores ambiciones como fue si ingreso como pilotos oficial Toyota al Mundial de Endurance.

Alejado del automovilismo, a los 38 años, Altuna colabora con su padre en los trabajos de fumigación aérea y las tareas rurales. en su campo de Lobería «Ya le di muchos años al automovilismo» destaca.

Fue más duro y variado el camino de Esteban Guerrieri, que tuvo una fugaz y lejana ilusión con la Máxima con el equipo Virgin, y tras competir y ganarle en Fórmula 3 a Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, anduvo por el automovilismo norteamericano y hasta triunfó en el legendario óvalo de Indianápolis en Indy Light. Su periplo deportivo también incluyó un regreso al automovilismo argentino, como paso previo a un retorno internacional, donde finalmente encontró un lugar, y bueno, en el Turismo Mundial como piloto oficial de Honda.

A diferencia de sus compañeros, Altuna sólo corrió un año en Europa. Sin el respaldo económico necesario para mantener, regresó al automovilismo argentino. Compitió en casi todas las categorías (TC, TC 2000, Súper y Top Race), y ganó en todas las que corrió pero nunca pudo festejar un título. Actualmente está inactivo “por tema de presupuesto y las complicaciones que trajo la pandemia” según cuenta Mariano.

Pechito y Guerrieri han corrido muchos años en en las pistas internacionales pero paradójicamente en sus pasos por el automovilismo argentino compartieron un equipo de Turismo Carretera.

Las vueltas de la vida y el automovilismo han provocado que en el fin de semana Pechito y Guerrieri dispongan de distintas oportunidades para consagrarse campeones mundiales. En Bahrein, el cordobés la busca en el Mundial de Endurance con el Toyota que comparte con el japonés Kamui Kobayashi y el inglés Mike Conway. En Aragón, España, Esteban la tiene en WTCR (nueva versión del Mundial de Turismo) sobre el Honda Civic. Ambos encaran el desafío como escoltas en los respectivos campeonatos.

“Me alegra y les deseo la mejor suerte a los dos. No es algo que me cree una cuenta pendiente, porque estoy tranquilo con lo que logré en el automovilismo. Ahora estoy en otra liga y ni siquiera miro las carreras…” le dice un distendido y convencido Altuna a visionauto en la comunicación telefónica desde su campó en Lobería, donde también anticipa que a la misma hora que sus excompañeros definan títulos mundiales, él estará de pesca en el mar Una forma de disfrutar de esa nueva vida que el Monito cuenta orgulloso, especialmente cuando habla de Marcos, su pequeño hijo.

Está claro que Mariano ya ganó su campeonato personal.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre