¿UNA SEÑAL?

Es el significado que en la antesala del Gran Premio de Francia, muchos le han dado a la presencia del holandés Nick De Vries, al volante del Mercedes Benz que habitualmente conduce Lewis Hamilton. Igualmente era sólo en la tanda inicial de entrenamientos de la 12ª fecha del Campeonato Mundial de Fórmula 1, con escenario en el circuito de Paul Ricard.

Sin embargo el tema no pasa desapercibido para seguidores de la categoría, lo consideran como una movida del equipo para preparar a un futuro no muy lejano, la sucesión del piloto inglés, de actuales 37 años, con contrato vigente hasta fines del 2023, y según lo confesado con pocas ganas de prolongar mucho más su tan exitosa campaña.

Hamilton, flanqueado por De Vries (buzo blanco) y el ruso Robert Shwartzam, uno de los integrantes de la Academia Ferrari, con chances por su lado de probar un auto de Fórmula 1 del equipo italiano.

Asimismo la presencia de De Vries forma parte de la obligación que recae sobre los equipos de punta, para probar en los entrenamientos de viernes de dos Grandes Premios a jóvenes pilotos. Red Bull lo hizo en España cuando Sergio Pérez se bajó para darle lugar al Juri Vips, el estonio que poco después fue despedido de Red Bull por comentarios racistas.

Nacido en Sneek, Holanda, el 6 de febrero de 1995, De Vries no es un desconocido en el mundo Mercedes Benz. Pertenece a su grupo de pilotos desde 2019, año en el que fue campeón de Fórmula 2. A ese halago sumó en 2021 el título de la Fórmula E. Dicha temporada lo vio competir también en European Le Mans Series con el equipo G Drive que compartió con el argentino Franco Colapinto y el ruso Roman Rusinov.

Tampoco de Vries desconoce lo que es andar sobre un F-1. Lo hizo este año en el Montmeló español, sobre un Williams en reemplazo de Nicholas Latifi. Marcó mejores tiempos y por eso se lo mencionó como posible candidato, para ocupar el lugar del canadiense en 2023, como una manera de conseguir el fogueo necesario para saltar a Mercedes cuando se retire Hamilton Un camino similar al recorrido por George Russell antes de convertirse en compañero de Lewis.

Desde su último regreso al calendario en 2018, el circuito de Paul Ricard fue escario del Gran Premio de Francia. Su continuidad para 2023 está en peligro, ante las exigencias económicas de Liberty Media.

Lejano a lo que te contamos más arriba, y en función del campeonato, el Gran Premio de Francia asoma como punto clave para el duelo mantenido por Max Verstappen (208 puntos) y Charles Leclerc (170), con el acompañamiento de sus coequipers Sergio Pérez  (151) y Carlos Sainz (133).

Ferrari va por la continuidad de la nueva racha luego de ganar las dos últimas carreras, Gran Bretaña y Austria, mientras que Red Bull apunta al retorno al éxito. Todo en un ambiente con una alta sensación, debido a que puede ser la última edición del Gran Premio de Francia (lo mismo podría ocurrir con Bélgica) una de las carreras que Liberty Media, como sabés empresa dueña de la Fórmula 1, quiere reemplazar por escenarios con menos tradición deportiva pero con más rédito económico. Nada nuevo.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre