«NUNCA CORRI EN RUTA, aunque cuando empecé en el TC, diez años atrás asentábamos pastillas de frenos con el Chevrolet en la ruta, sobre los surcos que dejaban los camiones, y yo pensaba ‘estos estaban locos…’

«Sin embargo, ahora me tocó, y en un lugar en el que nunca me imaginé. Siempre que entraba al circuito de Potrero de los Funes por ese camino en trepada, pensaba lo lindo que sería andarlo con un coche de rally… ¿Pero con mi auto de carrera? ¡Fue lo más loco que hice en mi vida!»

Pernía, Rossi y Traverso.

 

-publicidad-

«Había mucha gente, yo creo que fueron unas 3.000 personas diseminadas por toda la trepada, que medìa 4.700 metros y tiene 40 curvas. ¡Nunca vas derecho! Primero me subì a la camioneta del Flaco (Juan María Traverso) que me fue enseñando el trazado y guiándome. Luego lo volvimos a recorrer, esta vez también con Leo (Pernía). Por supuesto que no hay manera de memorizar el trazado. Creo que nunca podría aprendérmelo de memoria»

«Luego, cuando cerraron el circuito, salí yo primero. Iba a ciegas, tratando de adivinar para dónde iba la siguiente curva. Vas improvisando. No hay manera de enderezar el trazado, salvo en uno o dos partes. Iba como a ciegas: en un circuito siempre sabés en qué parte estás, pero acá es imposible. Creo que no podría aprenderme nunca las 40 curvas… Por eso, me parece que en una competencia acá el límite es el piloto. ¿Si se puede correr? ¡Claro! En la segunda trepada me solté más y pude bajar el tiempo, de 2m54 a 2m41s.» 

El Toyota de Rossi y el Renault de Pernía.

«El trazado posee los riesgos inherentes de un trazado de montaña que no fue concebido para correr, pero tiene muy buen grip, más agarre que, por ejemplo, Potrero cuando está sucio. De todas maneras, no te podés caer por la ladera porque hay muros en los precipicios. Lo bueno es que la gente puede ver casi todo el recorrido, y el ruido que producen los coches es maravilloso.» 

«Estaría bueno que probaran varias categorías, no para establecer cuál es la más rápida sino para comparar sensaciones. Yo creo que un TC andaría tan rápido como un SuperTC2000, principalmente porque los tramos en los que un STC2000 es superior, como las curvas e media y alta velocidad, en este trazado no existen prácticamente. Con tracción trasera, inclusive, se treparía mejor, y que un TC pese 300 kilos más no sería decisivo.»

(Matías Rossi habló con M.S. y P.V.)

Fotos: SuperTC2000

 

 

 

 

-publicidad-

6 COMENTARIOS

  1. Lo lamento Matías… Los TC no pueden correr allí… Por seguridad, lo que se hace en estos circuitos es prevenir el ingreso de cualquier animal… Y principalmente los perros… Imaginate que hay varios (alguno que hoy puede campeonar y otro que corre con el caballo del comisario) que tendrían que hacerlo sin esa ayudita… Y los papis y favorecedores no lo considerarían justo….

  2. Me parece una muy buena idea, aunque ta van a aparecer los detractores (que muros, que gomas, que el alambrado, etc, etc.). Como dijo el flaco, «es para valientes». Además, si lo hace un auto de rally, no veo por que no estos autos, viajando de a uno.
    La imagen que ilustra la nota, con el Toyota sólo en la ruta, es buenísima. Ojalá lo muestren por tele como corresponde y no sólo una nota pedorra como las que nos tiene acostumbrados carcurrando

  3. !Excelente idea! Es más, debería ser computado como la clasificación para la largada de la carrera en Potrero de los Funes.

    Pablo.

  4. En Europa hay campeonatos de trepada y son unas carreras fantásticas, a las que además va muchísimo público.

    El problema es que acá seguramente alguno de los pelot&#@s de siempre, esos que están en busca de fama y cartel va a poner los «peros» acostumbrados.

    Además nuestro «papá Estado» seguramente dirá que es peligroso para nuestras apreciadas vidas…

    Un abrazo.

  5. Y bueno señor Rossi, lo que natura no da Zalamanca non presta.
    Piense que antes corrían en Alemania en un circuito llamado el infierno verde, 11 Km y 187 curvas. Por algo Fangio fue campeón del mundo y usted campeón de la mediocridad local.

  6. En Cordoba hay campeonato de trepadas, con autos de rally, buggys y/o autos especialmente preparados para esta clase de competencia, que poco federal se ve don J.M. Traverso, considerando el lugar que ocupa.
    Me llama la atención lo calladito que quedaron los cordobeses ante este «descubrimiento». Saludos.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre