NIEVE Y FÓRMULA 1, linda -aunque extraña- combinación, ¿no?

Bueno, Reb Bull lo hizo posible en la pista de esquí de Hahnenkamm, Austria, como una forma de promocionar el GP de Austria que, recién, se disputará el 3 de julio. El joven Max Verstappen estuvo al volante de un monoplaza adaptado para la situación: además de utilizar neumáticos especiales para la superficie, a los mismos se le agregaron cadenas para lograr adherencia sobre la nieve. Además, el equipo tuvo que reajustar el motor y la configuración para hacer posible que el belga condujera sobre una «pista» muy diferente a la que está acostumbrado hacerlo.

Mirá el video:

SpeedAgro

httpv://youtu.be/lOIq4L-L01M

 

«Nunca había pilotado sobre la nieve. Fue un auténtico reto y tuvimos que ponerle cadenas a las ruedas, fue algo muy especial. Lo pasé muy bien y en entusiasmo del público de Kitzbühel era asombroso», relató Verstappen tras la prueba, en la que estuvo presente una leyenda de la Fórmula 1: el austríaco Gerhard Berger«Probablemente, muchos de estos aficionados nunca habían tenido la oportunidad de experimentar la Fórmula 1 tan de cerca, por lo que ver un auto de F1 tan cercano, con este monstruoso telón de fondo y sentir la potencia de uno de estos motores es algo bastante único».

Así lo llevaron al Reb Bull a la pista de esquí austríaca.
Verstappen aceleró en la nieve un Reb Bull especialmente adaptado para la superficie.

 

Por el equipo de VA.

Fotos: prensa Red Bull.

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre