AQUELLOS TIEMPOS (foto).

JURA Y SE CONMUEVE con el dolor dibujado en su alma: “Sólo busco la verdad”. Quiere, precisa saber “porque murió Guido porque de que murió ya lo sé, lo dijo la autopsia”.

-publicidad-

Graciela Falaschi se sienta, enciende el primer cigarrillo, toma un vaso con agua y habla con VisiónAuto, no pone reparo alguno en el diálogo y aclara, “estoy dispuesta a hablar con todos los medios, no tengo problemas ni miedo; ya perdí lo que mas amaba en la vida que era mi hijo, entonces lo único que me guía es saber la verdad, y que se sepa quienes fueron los responsables de la muerte de Guido”.

Este 13, ha marcado el calendario, se han cumplido ya 3 meses de la tan dolorosa muerte de El Príncipe, aquel espantoso domingo de Turismo Carretera en Balcarce. Hasta allá había ido Graciela, como otras tantas veces también estaba su marido Víctor.Yo lo acompañaba como madre, para estar con el, para hacer la comida si era necesario, nada más, en el resto no me metía”.

Acumula horas y horas de lucha en silencio, haciendo consultas, hablando con gente, nutriéndose de valiosa documentación; “he hablado con mucha gente, reunímos mucha y muy importante documentación probatoria que la aportamos a la justicia, siempre con un único objetivo como digo: llegar a la verdad, mi lucha es sólo por eso, no quiero revancha, ni destruir a nadie, tampoco a ninguna categoría, para nada ¡por Dios!. Necesito saber lo que pasó para que Guido descanse en paz”.

Muestra montaña de documentos acercados a la justicia, y reconoce que le gustaría que la causa cobrara otra dinámica, que se moviera más. “Hay muchos testigos citados que aún pese a la citación, no han concurrido”. El primero en ser citado para el 3 de enero pasado fue uno de los comisarios deportivas, el Pato Mesa; unos días más adelante debió concurrir Roberto Argento, a cargo por la ACTC de revisar el estado y las condiciones de seguridad de las pistas; también han sido citados pilotos como Norberto Fontana, el Pato Silva, el campeón Guillermo Ortelli, Néstor Girolami, entre otros. La causa judicial que se tramita en los Tribunales de Mar del Plata, acumula más de 6 cuerpos.

Apunta Graciela Falaschi mientras enciende otro cigarrillo, “algo que pienso también  sería muy importante es que alguien de la FIA conociera lo sucedido, y pudiera colaborar en conocer las causas del accidente y a la vez, colaborar para buscar soluciones como una forma que cosas tan terribles y dolorosas, no ocurran más en las carreras en La Argentina”.

Lamenta dice, que “nadie de la ACTC en todo este tiempo se haya acercado a nosotros, al menos para solidarizarse, para acompañarnos”. Y a la hora de referirse a Rodolfo Balinotti, encargado del servicio médico del TC, lo cuestiona muy duro por su proceder y declaraciones posteriores al accidente, como cuando mencionó que a Falaschi “le había tocado la bolilla negra”. “Eso me suena muy mal, lo mismo que cuando algunos dijeron que fue una “fatalidad». Me queda la impresión que nosotros lo mandábamos a jugar a la ruleta rusa…; lo que hay que hacer es darle mas seguridad a los pilotos!”.

Entre tanta documentación acumulada, también dispone de fotos; algunas le sirven para sustentar aún más su cuestionamieno hacia Balinotti usando como se ha visto, guantes antiflama en ese momento. «Cargan a Guido en la parte de atrás de la ambulancia, y el médico sale adelante sentado y así llegó, con los guantes puestos al hospital», apunta.

 

Foto gentileza: www.alsurinforma.com

 

“A Guido lo mató la negligencia, desde el 13 de noviembre, a mi no me ha quedado nada;  ya no tengo a mi hijo que me diga: ”buen día ma´, o feliz cumpleaños mamá. Cada día pienso: ¿para qué me levanto, por qué me levanto?», revela con crudeza. No caben dudas, la familia Falaschi vive un vía crucis diario desde aquel día en el  Fangio.

Puntualiza la madre de Guido: «ocurrieron muchos errores antes, durante y después de la carrera en Balcarce», y reflejando lo mucho que ha leído afirma: “Lo dicen todos los manuales de la FIA: las gomas deben estar atadas y abulonadas, y consta en el expediente que tenían una malla puesta, y ante el mínimo impacto se desparramaron».

 La mujer se pregunta una y otra vez lo mismo. «A mí me llama completamente la atención que en el estado de gravedad en el que estaba mi hijo, el médico estuviera con guantes de piloto, así ni siquiera el pulso le podía tomar. Además –sigue- pusieron a  Guido en la parte de atrás de la ambulancia y el médico se sentó adelante,  ¿quien lo atendió entonces en esos momentos críticos?. Entonces digo, Guido pudo morir en el accidente y ellos sabían que estaba muerto, o caso contrario no hicieron nada para evitar que muriera».

«Se supone que si está corriendo en TC -considera-,  la categoría más grande, mas popular del país, las normas de seguridad se cumplen.  Sin embargo, evidentemente algo falló. Guido no se mató, hubo negligencias que lo mataron, al menos es lo que yo pienso».

«No quiero que ninguna madre pase  por este gran dolor que estamos sufriendo, tampoco un padre o abuelo. Nadie merece vivir un dolor tan terrible, por eso repito, lo que busco es que se sepa la verdad de lo ocurrido. De esa forma pienso que podrá haber más seguridad para los pilotos».

Graciela Falaschi, la madre de Guido; entre el incomensurable dolor y la férrea voluntad de encontrar la verdad, como debe ser.

Por Carlos Saavedra

-publicidad-

6 COMENTARIOS

  1. FUERZA GRACIELA, TODOS QUEREMOS SABER LA VERDAD Y QUE POR FAVOR ALGUNOS MEDIOS PERIODISTICOS NO SEAN COMPLICES DE UNA MUERTE ABSURDA. BASTA DE PAN Y CIRCO

  2. Hola! No tienen blog ni web, pero sed este1n en Facebook. Si bcsaus A FLor de Piel , tendredas que encontrarlos. De todos modos te paso el mail, para que puedas consultarles a ellos. El mail es a1Saludos!

    • How about something aheving lots of Eierlikf6r into the kitchen (just for the feeling of familiarity) and then something spicey for your voice? BTW: I am delighted that you share the making of your Album and hope you continue all the way from recording to release!

Responder a jorge adrian ochoa Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre