EN LOS NEGOCIOS, política, deportes y tantos quehaceres de la vida diaria, ante determinados problemas trascendentes, suelen hacerse estudios, análisis, proyecciones, para luego aplicar planes.

Viste que es habitual que se hable de un Plan A, luego el B; bueno, nosotros al abocarnos a los costos que demanda correr en Turismo Carretera, sus razones y proyecciones, hemos apelado a Alberto Canapino. Uno de los técnicos con mayor trayectoria y antecedentes exitosos. Analista exhaustivo, trazó para Visión en exclusivo, su plan para enfrentar el gran dilema que aqueja al TC desde hace tiempo, agudizado este año.

¿Cómo hacer para reducir los tan elevados costos que se exigen en Turismo Carretera?. Este es el Plan C, con «c» de Canapino.

 

Canapino, frente a la computadora.

 

Plan C. El que tiene in mente Canapino.

 

1. Evaluación general de costos desde el mismo inicio mismo de la construcción de un auto, hasta el momento que está en pista listo para largar una carrera, y también conocer el porcentaje en que incide en ese costo global, cada parte, cada elemento. Para esto se debería efectuar un relevaamentio general y profundo, de todos las variables que inciden.

2. Continuar en la línea de las medidas que se han tomado, como por ejemplo, comprar sólo cuatro neumático nuevos por carrera y utilizar otros cuaro resellados de la fecha anterior; también la utilización de menor cantidad de radios-intercomunicadores entre los equipos y el piloto. La incidencia en el total de las erogaciones, es del 2% pero que al usarse sólo un aparato por auto,representa una reducción de 30%. En las radios se gastaban unos 7000 pesos por auto y por carrera, cifras que bajaron a unos 3000 pesos; eso implica una reducción de 70%.

3. Sellado de motores, objetivo muy importante (puesto en vigencia desde la carrera que viene en Rafaela, de acuerdo a lo dicho por Canapino, extendiéndose a la siguiente competencia, en Paraná, cierre de la etapa regular. Esto significaría una disminución muy significatdiva en el costo de los moores, ya que del 21% que inciden en el presupuesto total de un auto, se bajardda al 10,5%.

5. La actividad los días viernes, no redunda en beneficios eliminarla, y no lleva a que se reduzca el dinero a pagar por fecha. Ratificar que la categoría corre viernes, sábados y domingos. Ya se puso a prueba hace unos años, y al no girarse los viernes y centrar todo en sábados y domingos; fue en  la época que era presidente Oscar Aventin, y no dio ningún resultado positivo. Si no hay actividad en pista los viernes, se originan varias consecuencias, una es que el TC pierde presencia en los medios escritos que son tan importantes, diarios, revistas y por ende pierde difusión y repercusión. Corriéndose sólo los sábados y domingo por otro lado, cuesta «calentar» el clima de la carrera. A su vez  a los sponsors, otra parte de importancia en el automovilismo, en su mayoría no les parece conveniente eliminar los viernes.

6. Las medidas que puedan ir adoptándose para reducir costos, no deben abarcar la reducción de personal con que cuenta cada equipo. Mi postura clara, es que se ataquen los costos por donde sea necesario, pero de ninguna manera se vean afectadas las fuentes de trabajo. En nuestro caso contamos con seis personas por auto, y en modo alguno contemplaríamos la posibilidad de desprendernos de algunos para gastar menos, para nada.

7. Frenos. Apunto a que fueran homologados discos y pastillas de freno, a modo que los autos usaran un único disco delanteros y un único trasero, y también las mismas pastillas para todos, provistas por el actual proveedor Bruno Santoro. Ahora, más allá de esta medida de fondo como la considero, Santoro tengo entenido bajará los precios un 10%. Si se usaran los mismos discos y pastillas los precios, bajarían un 50% nada menos, según mis calculos. En la actualidad se gastan unos 5000 pesos en frenos por auto en cada carrera.

8. Gastos de logística. En este caso, yo apuntaría a conseguir que los equipos, personal y camiones,pudieran viajar a cada circuito donde se correrá, un día más tarde. Ahora están viajando los miércoles y podría salirse los jueves. Esto impactaría muy poco en los horarios previstos horarios y cronogramas que comienzan los viernes.

9. La alimentación del personal de los equipos, es otro costo importante que también hay que contemplar, analizar y encontrarle una disiminución. Si bien en la actualidad en el «Diner» (restaurante montado en la zona interna de boxes, en cada autódromo visitado por el TC) existe un beneficio para los equipos, la ACTC debería hacer un esfuerzo extra, para que este item resultara algo mas aliviado para los equipos.

10. La ACTC podría concensuar con proveedores a modo de conseguir rebajas en los precios de elementos, una manera por eemplo, podría ser, que la categoría acordara con un proveedor comprar lotes de elementos más numerosos a modo de conseguir válvulas, resortes a mejores precios. Esto se podría lograr centraliznado con algunos proveedores o buscando la competencia entre ellos al solicitar precios y desde ya, sin resignar calidad.

¿Anotaste?; hasta acá, lo que propone Canapino. ¿Que te parece?.

 

Por Carlos Saavedra
Foto: gentileza Guillermo Cejas.

-publicidad-

6 COMENTARIOS

  1. Por dios… que horrores de redacción y de ortografía. Haber, muchachos de visión, a ponerse las pilas a la hora de redactar una nota.
    Pd: La actc se pasa por el culo estos items escritos por Cagapino, los chicos de la calle Bogotá no quieren hacer esfuerzos a la hora de reducir su recaudación. El esfuerzo quieren que lo hagan los equipos. A los Bogotanos solo les importa recaudar (chorear, robar, afanar, hurtar) la guita que mueven y generan los equpos. Y LA DEL ESPECTADOR TAMBIEN.

  2. Lindo el plancito, ahora vaya uno a preguntarle cuanto cuesta la atención y/o asesoramiento de un auto de carrera no creo que sea barato y que baje el precio.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre