«¿COMO LO CONOCI a Gabriel?, uhh!, nos conocimos en la escuela y en el barrio, íbamos al mismo club y éramos del mismo grupo de amigos de Ciudad Evita, los dos somos de ahí».

La que conversa distendida con Visión, es Mariela Quintero; esposa de Gabriel Furlan.

 

Mariela y Gabriel. Una pareja, un matrimonio, una vida a 200 km/h

 

Ambos componen uno de los matrimonios más ligados, y con muchos años compartidos en el vertiginoso mundo de las carreras. A Mariela desde hace mucho, es habitual verla en el box del equipo, vestida con el uniforme que corresponde, auriculares colocados, planilla de tiempos en mano, los anteojos para sol.

Se conocen de memoria con Furlan, si hablamos en términos fierreros, componen un binomio que se entiende con la mirada. Mariela acá cuenta algo de su historia, la de una mujer que forma parte de un mundo que suele deparar momentos extremos, felicidad, amargura, difíciles, duros, donde las pasiones abundan.

«Siempre me gustó el automovilismo y la verdad soñaba con viajar y estar al lado de alguien que corriera, jaja!, en serio. Esto que les cuento no sé si Gabriel lo sabe!!, y también me gustaban las carreras de Fórmula 1 más allá que en mi casa no se veían tanto.

 

En pleno trabajo, en los boxes de cualquier autódromo

 

¿Cómo he vivido tantos años en las carreras de autos junto a Gabriel?; feliz y tengo que dar gracias a Dios por todo lo que nos dio el automovilismo, atravesamos circunstancias lindas y otras difíciles que nos sirvieron para fortalecernos como pareja desde la época en que nos conocimos. Antes que a Gabriel se le ocurriera empezar a correr, el había empezado la facultad…; pero bueno así fue que comenzarmos a meternos en las carreras, y después a recorrer el mundo del automovilismo juntos. Je!, me acuerdo, desde la Escuela de Pilotos de Jorge Omar del Río adonde comenzó Gaby, hasta el día de hoy, juntos. ¡Cuanto tiempo!».

AQUELLOS AÑOS EN ITALIA

«Pasamos momentos muy felices por tantos campeonatos que el ganó, vivimos dos años en Italia cuando corrió en Fórmula 3 en el año ´90 y en Fórmula 3000 al año siguiente. Fueron experiencias que nos hicieron crecer mucho como pareja, como personas. Tuvimos la suerte de conocer desde adentro otro tipo de automovilismo, mucho más profesional y distinto al que se hacía en la Argentina por esos años. Después llegó la hora de volvernos porque, como siempre ha sabido ocurrir con tantos pilotos de nuestro país que vinieron atrás nuestro lamentablemente, se terminó el apoyo.

A la vuelta armamos el equipo que sigue participando en la actualidad, en los últimos años En Top Race, aprovechamos toda la experiencia vivida en Europa, montamos nueva infraestructura y aplicamos conceptos de trabajos con mucho mas método y organización.

Después llegaron más campeonatos de Fórmula 3 Sudamericana, fueron muchos años vividos con gran intensidad y por supuesto re-felices; tantos pilotos número 1de tanta felicidad, tantos pilotos número uno que han pasado por nuestro equipo, que desde ya también ayudaron a que todo funcionara y pudieramos continuar creciendo».

«NUNCA TUVE MIEDO PORQUE GABY CORRIERA»

«¿Miedos?, nunca tuve tuve miedo porque Gaby corriera, se que los autos son seguros, sólo me agarraba un poco de nervios a la hora de las largadas. De todas formas, siempre pensaba que todo iba a andar bien y que bueno, si pasaba algo sería una fatalidad que, claro en el automovilismo puede ocurrir. Gabriel tuvo varios accidentes feos pero gracias a Dios siempre salió ileso, voló y volcó en un Fórmula 3 y con el Top Race, y también vivió otros accidentes más.

La familia unida; Luciano, mamá Mariela y papá Gabriel

 

En nuestra vida, las carreras de autos desde siempre ocupan un lugar muy importante, con buenas y malas, alegrías y tristezas y momentos de dolor. Pero bueno, yo trato siempre de pensar en positivo, por eso quiero acordarme y pensar siempre en las alegrías. Uh!, por suerte fueron muchas!. Como dije los campeonatos de F-3 Sudamericana de Gabriel, muchas carreras ganadas, viajes, conocer lugares tan lindos, y por supuesto muchas vivencias que nos permitió el automovilismo».

«DECIDIMOS TENER UN SOLO HIJO»

«Siempre fuímos muy unidos en nuestra familia, ¡cuantos años fuímos todos a las carreras, Gabriel y yo, sus padres, hermanos; cuando nació Luciano también desde bebé fue con nosotros a los autódromos. ¿Si cambió la forma de encarar el automovilismo por el lado nuestro como matrimonio, el nacimiento de nuestro hijo?, la llegada de Luciano fue lo más lindo que nos pasó en la vida a Gaby y a mí; pero si hablo de las carreras en sí, no nos modificó muchas cosas.

Luciano, el hijo. Corrió en Top Race Junior pero se hizo cuesta arriba por falta de $$ y se bajó.

 

Por decisión de los dos tuvimos un solo hijo, siempre pensamos que así lo podríamos criar juntos, porque iba a ser más fácil para llevarlo a las carreras con nosotros y así fue. Viajamos con Lucho incluso antes que naciera!, desde que estuvo en mi panza. Hoy que ya está en su primer año de facultad sigue yendo; nos ayuda con la tecnología del equipo, las cámaras, radios. El año pasado hicimos con Gabriel un esfuerzo para que corriera en el Top Race Junior, pero la realidad económica del país no nos dejó seguir. Se necesitan sponsors para hacer automovilismo, y fueron carreras donde hicimos como digo, un importante esfuerzo familiar para que pudiera correr, no solo nosotros, también los abuelos, primos; pero no fue suficiente.

El como chico muy ubicado que es, entendió lo que pasaba y se bajó del auto. De todas maneras como les digo, sigue ayudando desde otro lado, Lucho es un chico muy responsable con las cosas que hace, y nos llena de felicidad que nos haya podido acompañar siempre.

         LAS POLEMICAS EN LAS QUE SE HA METIDO MI MARIDO

«¿Cómo he tomado las polémicas en las que ha estado involucrado Gabriel?, casi la mayoría de las veces que ha polemizado estuve de acuerdo con su forma de pensar, y si no lo charlamos en casa. Si sentí la necesidad de decirle algo que no me parecía bien o no estaba de acuerdo, se lo he dicho; no porque Gabriel fuera a cambiar su forma de pensar, pero sí porque creo que muchas veces le han servido mis palabras para reflexionar un poco más.

«Me encanta encanta seguir estando al lado de Gabriel como desde que nos conocimos; es un tipo frontal, a veces duro, polémico, pero muy sincero. Y siempre buscando que las cosas funcionen mejor, le gusta enseñar a los pilotos jóvenes y es muy didáctico. Además me parece muy importante que esté abocado a la seguridad en el automovilismo, aunque a veces parezca remar en el dulce de leche, ja,ja, ja!!!, pero bueno, no puedo dejar de repetir siempre, siempre, que soy feliz de formar parte del automovilismo argentino.  Y por disfrutar de una familia que no deja de acompañarnos, mi hijo, mis suegros, mis cuñados, primos y tíos que nos bancan y apoyan. Doy gracias por todo lo vivido y por supuesto, !vamos por mas!».

 

Por Mariela Quintero de Furlan

Fotos: archivo familiar y facebook

-publicidad-

2 COMENTARIOS

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre