OTRA VEZ SOPA…

El destino parace ensañado con la posibilidad que Kevin Benavides levante entre las motos el trofeo de ganador final en el Dakar.

En esta edición 2020 que recorre Arabia Saudita, las cosas pintaban bien para el salteño con su expectante marcha entre el segundo y tercer puesto en la general. Por eso se lo veía confiado al término de la quinta etapa, el mismo día de su cumpleaños número 31.

Sin embargo el diablo metió la cola en el motor de su Honda que a sólo 44 Km. de Riyadh, punto final de la sexta etapa, falló y lo dejó en el camino con las chances de victoria destrozadas y a la espera de ser remolcado.Después de 3h37m32s llegó el auxilio y fue remolcado hasta el punto final de la jornada. Se podrá reenganchar en la 7ª etapa tras el día de descanso pero al quedar relegado al 102º lugar en la clasificación perdió toda oportunidad para la victoria.

El estadounidense Ricky Brabec quedó como la principal esperanza de Honda para quebrar la serie de 18 éxitos consecutivos de KTM en el Dakar.

Paradojicamente quien en esta misma jornada acrecentó las posibilidades de lograr el éxito que corte 18 victorias consecutivas de KTM es Honda (el equipo de Kevin)  gracias a la consolidación del estadounidense Ricky Brabec al frente de la clasificación general tras su victoria en la etapa. Brabec aventaja por 20m26s al chileno Pablo Quintanilkla /Husqvarna) y por 25m39s al australiano Toby Price, el mejor representante de KTM.

Con el retraso de Kevin Benavides, para encontrar un argentino hay que llegar hasta el puesto donde con su KTM se ubica su hermano menor Luciano, mientras que Franco Caimi (Yamaha) marcha en el 10° lugar. No está mal pero las expectativas eran ver a Kevin en lo alto del podio final.

 

Fotos: www.dakar.com

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre